La industria para en Navarra por el coronavirus

VW cancela la fabricación y obliga a parar a la industria auxiliar - Esta medida afecta a alrededor de 10.000 empleos - TRW no produce hoy a la espera de adoptar una decisión -  Benecke Kaliko no trabaja desde el pasado viernes BSH exige la suspensión temporal de la actividad Kybse mantiene hoy la producción

16.03.2020 | 01:44
De pie, izda-dcha: Igor Peñalver (ELA); Iñaki Coscolín (CCP); Oscar Añorbe (CGT); Eugenio Duque (CCOO) y Raúl Portillo (LAB). Alfredo Morales (UGT), sentado.

pamplona – Los comités de las empresas más representativas de Navarra exigieron ayer a sus direcciones paralizar la producción ante la declaración del estado de alarma el pasado viernes por el coronavirus: ocurrió en Volkswagen Navarra, TRW, Kybse o BSH, entre otras. Las respuestas de estas direcciones fueron desiguales ayer: VW Navarra canceló la actividad a última hora de la tarde, una medida que obliga a parar a toda su empresa auxiliar; TRW decidió no fabricar hoy, y BSH y Kybse van a continuar con la actividad. La industria emplea en la Comunidad Foral a 72.100 personas, según la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al último trimestre de 2019. Actualmente, una de cada cuatro personas ocupadas se detecta en este sector, con gran peso en la economía foral. Una parada temporal generalizada en la industria tendrá una grave repercusión este año en la economía, todavía imposible de evaluar, y también en el empleo.

La dirección y el comité de VW Navarra pactaron "cancelar la actividad industrial desde ayer a partir del turno de las 20.00 horas ante la falta de personal hasta nuevo aviso", anunció la empresa en una nota; y pidió a sus 4.800 trabajadores no incorporarse a sus puestos". Esta decisión afecta de lleno a la industria auxiliar, con unos 5.000 empleos. En total, unas 10.000 personas ocupadas verán interrumpida su activada. VW Navarra justificó esta media por "la alerta social provocada por el agravamiento de la evolución de la pandemia, a la entrada en vigor del estado de alarma, y ante la imposibilidad de garantizar la salud de los trabajadores por las cada vez más exigentes medidas de seguridad definidas por las autoridades sanitarias (razones todas ellas externas y ajenas a la voluntad y posibilidades de actuación de la empresa)". Sin embargo, también apuntó que "aquellas personas que sean necesarias para garantizar la nueva situación serán contactadas de forma individual" para dejar los talleres preparados para un "periodo indeterminado de inactividad", añadió el comité, en una nota rubricada por los seis sindicatos. La parte social informó a la plantilla de que hoy a las 11.00 horas se reunirán con la dirección "para analizar la situación, negociar las posibles medidas para poner en marcha, como el ERTE, y dar cobertura a los días de paro".

Domingo atípico La factoría de VW Navarra vivió un domingo atípico en Landaben. El comité se reunió a las 9.00 horas y elaboró un comunicado acordado por unanimidad entre UGT, CCOO, ELA, LAB, CGT y CCP. Citaron a los medios de comunicación a las 13.00 horas en la entrada de la fábrica de Landaben para denunciar la apertura de la fábrica durante este fin de semana y para exigir la paralización inmediata de la producción. La parte social resaltó que a pesar del estado de alarma, la dirección seguía sin reaccionar, "máxime cuando habían aparecido casos con síntomas muy claros y trabajadores en aislamiento", y que "pese a ello se había continuado con la producción el sábado y el domingo". El presidente del comité, Alfredo Morales (UGT), reiteró que "tanto la empresa como los sindicatos tienen la responsabilidad y la obligación de velar por la salud de los trabajadores y no se entendería que no se actuara de manera clara y contundente". Las seis centrales mostraron su disposición a adelantar medidas como, por ejemplo, la jornada industrial "para facilitar el cierre acordado y dar una semana de tiempo para pactar otra medida que prevea la actuación del Gobierno". Por la tarde, el comité volvió a juntarse a las 17.00 horas y la dirección a las 16.00 horas, por separado; para reunirse ambas partes a las 20.30 horas. Tras el encuentro entre dirección y comité y acordar el cese temporal de la actividad, este último difundió "un mensaje de tranquilidad y responsabilidad para la plantilla".

520 empleados en TRW El comité de TRW mantuvo una reunión ayer en la que acordó solicitar a la dirección dejar de fabricar hoy. La compañía de automoción contestó que accedía a la petición de "paralizar la actividad de la planta de ZF Pamplona, excepto parte de los tratamientos térmicos (hornos) y un servicio de expedición". Actualmente, la fábrica, dedicada a recambios y accesorios, suma unos 520 empleados. La empresa utilizará la flexibilidad del convenio para cubrir el día de hoy, y la comisión de seguimiento se juntará a las 10.00 horas para "decidir si interrumpen temporalmente la actividad y si es así, con qué tipo de herramientas laborales", detalló el presidente del comité, Josi Álvarez (CCOO).

La antigua Gorvi, desde el viernes Benecke Kaliko, especializada en poliéster y poliuretano, con unos cien empleados, dejó de fabricar el viernes "por un caso de contagio en producción", indicaron fuentes de LAB. La dirección ha cumplido las directrices ordenadas desde la central en Alemania y ha paralizado las líneas esta semana, y probablemente también la siguiente. "El personal de fábrica no puede desarrollar su actividad, y el de oficinas ha activado el teletrabajo", contaron las mismas fuentes sindicales.

BSH de Esquíroz sigue La parte social de BSH Esquíroz, UGT, LAB, Agrupación de Trabajadores Independientes Superser, ATTIS, CCOO, Candidatura Independiente de Oficinas y Solidari, mantuvieron ayer una reunión de urgencia para consensuar un comunicado para solicitar a la dirección "parar hoy la actividad a cargo de la flexibilidad de este año y analizar ampliar este periodo por el tiempo necesario para garantizar la higiene, usando para ello de manera solidaria las medidas individuales y colectivas del convenio", detallaron. El comité resaltó que "la negociación de los días de acuerdo para la competitividad que marca el convenio no deben ser moneda de cambio, y que la parte social está dispuesta a obviar", especificaron. La planta cuenta con 640 trabajadores, de los que unos 140 pueden desarrollar su actividad mediante el teletrabajo. La dirección respondió por la tarde a la propuesta del comité y comunicó que, por el momento, mantiene abierta la factoría de Esquíroz. "Los empleados y empleadas de todos los centros, salvo los que está previsto que teletrabajen, deben desplazarse por sus medios o por los transportes colectivos de empresa, que siguen trabajando, para ocupar sus diferentes puestos", especificó. La empresa informó de que "pondrá a disposición de la plantilla termómetros infrarrojos y un refuerzo adicional de personal para tomar la temperatura" a lo largo de esta semana. Fuentes sindicales señalaron que continuarán insistiendo en su propuesta de cesar la actividad de manera temporal por esta pandemia.

Kybse, a trabajar El comité de Kybse y la dirección estuvieron reunidos ayer todo el día para acordar si cerraban o no hoy la empresa ante la epidemia del coronavirus. Kybse, ubicada en Ororbia, fabrica amortiguadores. Sin embargo, finalmente la plantilla acudirá a trabajar, "porque los clientes de la planta mantienen su actividad y esperan suministros", defendió la compañía, pero se ponen en marcha medidas preventivas contra esta epidemia. El comité de salud laboral se juntará hoy a las 9.00 para evaluar si el plan de actuación es efectivo, porque si comprueban que no funciona, llamarán a Inspección. El documento distribuido a la plantilla contempla medidas de entrada y salida de vestuario, uso de equipos de protección, limpiezas especiales, tomar la temperatura corporal, distancia de seguridad, ventilación y puertas, transporte, descansos, personal de oficinas o prohibición de reuniones, entre otras, contaron fuentes de LAB. La empresa perderá seis horas de producción, dos por turno para que las entradas y salidas de trabajadores sean escalonadas.

Otras compañías siguen activas Otras empresas con peso en el tejido industrial de la Comunidad Foral siguen hoy con la actividad. Nordex, la firma de palas de Lumbier, mantiene abierta la fábrica por el momento, confirmaron fuentes sindicales. Lo mismo ocurre con Smurfit Kappa, la Papelera de Sangüesa, que a pesar de haberse detectado un caso por coronavirus, no ha tomado la decisión de interrumpir la producción de manera temporal, según indicaron fuentes de ELA; y Viscofan también trabaja, ratificaron fuentes de la compañía. Además esta última firma aclaró que "no va a cerrar, porque cubre primeras necesidades al ubicarse en el sector alimentario". Sin embargo el comité de la planta de Cáseda se reúne hoy con la dirección a las 15.00 horas para solicitar "la parada productiva".