ÚLTIMA HORA
El Gobierno de Navarra informará a las seis de nuevas medidas contra el coronavirus

Alerta sanitaria

El FMI calcula que cada mes de suspensión de las actividades no esenciales resta tres puntos al PIB

El Fondo Monetario Internacional cree que "una profunda recesión en Europa es ya inevitable"

31.03.2020 | 00:51
Un trabajador de una empresa de reparto, durante una entrega a domicilio. Foto: E.P.

Madrid – El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha calculado que por cada mes que permanezcan cerrados las actividades económicas consideradas no esenciales en los principales países europeos se restarán tres puntos porcentuales al Producto Interior Bruto (PIB).

Así lo afirmó ayer el responsable del Departamento Europeo del FMI y encargado de liderar el trabajo de los técnicos de la entidad durante los rescates de Grecia o Portugal, Poul Thomsen, en un blog publicado en la web del organismo.

"En las mayores economías de Europa, los servicios no esenciales cerrados por decreto del Gobierno representan un tercio de la producción. Esto significa que cada mes que estos sectores permanezcan cerrados se traslada en una caída de tres puntos porcentuales del PIB anual, y eso antes de tener en cuenta otras interrupciones y efectos colaterales al resto de la economía sean tenidos en cuenta", aseguró Thomsen.

Italia y España, la tercera y la cuarta economía de la zona euro, se encuentran prácticamente paralizadas al ser los dos países más afectados por la pandemia; y otras grandes economías como Alemania y Francia han aplicado severas restricciones de movimiento y actividad.

Conclusión inevitable En opinión del danés, que se jubilará a finales del próximo mes de julio, una "profunda" recesión en 2020 en el Viejo Continente es una "conclusión inevitable". Thomsen aseguró que los sistemas de bienestar y modelos sociales europeos "facilitarán" la asistencia y ayuda a empresas y hogares, aunque no sin riesgos, ya que estos sistemas "no fueron construidos para cumplir con una demanda de tal magnitud".

"Todos los países de Europa necesitarán responder de forma agresiva a esta crisis, de una forma que sea valiente y proporcional a su escala. Si alguna vez ha habido un momento para usar los colchones y el espacio fiscal disponible, seguramente sea este", subrayó el técnico del FMI.

Thomsen aplaudió las medidas tomadas por las autoridades "al poner en práctica grandes estímulos monetarios y fiscales para contener el impacto de la crisis", como la suspensión de los límites de déficit fiscal y los masivos programas de recompra de activos del Banco Central Europeo (BCE).

En este sentido, consideró "crítica" la decisión del BCE de mejorar la liquidez del sistema financiero y bancario, así como su programa de compras de 750.000 millones de euros.

También valoró de forma positiva la intención algunos Estados miembros, como Austria, Países Bajos o Alemania, de usar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para asegurar que los países con una "elevada deuda pública" tengan el espacio fiscal necesario para reaccionar a esta crisis de forma adecuada.

Asimismo, explicó que la mayoría de los nueve economías emergentes de Europa Central y del Este ya han solicitado asistencia de emergencia al FMI" para encarar los efectos.

Por su parte, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) constata que los pocos indicadores adelantados apuntan a un impacto económico del COVID-19 "muy elevado", incluso superior al de la gran recesión de 2008, aunque "mucho más limitado en el tiempo" si se produce una fuerte recuperación cuando se levanten las medidas de contención del virus. Aboga por poner en marcha un mecanismo de mutualización de los costes de la crisis.

Fedea señala que es "esperable" una recuperación "rápida", con una demanda incluso mayor que antes de la crisis, al menos durante un tiempo, pero siempre y cuando la destrucción de empleo y de tejido económico durante la fase aguda sea la menor posible y, por tanto, los efectos "no se cronifiquen".

La clave

Sector servicios. Según la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedeas), el impacto de la crisis será mayor en aquellas economías en cuya estructura económica tenga más peso el sector servicios que el industrial.

Las consecuencias del parón

El ibex vuelve a cerrar en rojo

Cae un 1,74%. La bolsa española bajó ayer el 1,74% y perdió el nivel de los 6.700 puntos perjudicada por diversos factores, como la extensión del parón de la actividad a otros sectores productivos en España para contener al coronavirus o la recomendación del Banco Central Europeo (BCE) de suspender el pago del dividendo a los bancos, según datos del mercado. El principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, bajó 118 puntos, el 1,74%, hasta 6.659,9 puntos. Por el contrario, el resto de las grandes plazas de Europa subieron: Fráncfort, el 1,9%; Londres, el 0,97%; París, el 0,62%; y Milán, el 0,3%.