290 personas se apuntan a trabajar en el campo tras los incentivos por el virus

El Estado permite compatibilizar prestación o subsidio con contrato y a migrantes que concluyen su permiso de trabajo del 15 de marzo al 30 de junio

24.04.2020 | 01:15
Operarios trabajan en una esparraguera en Mendavia. Foto: José Luis Elvira

pamplona – Tras las medidas extraordinarias adoptadas por el Estado hace 15 días para asegurar mano de obra en el campo, 290 personas han mostrado interés en Navarra para trabajar en las próximas campañas agrarias, según datos del Servicio Navarro de Empleo/Nafar Lansare (SNE/NL). Estos trabajadores se unen a las más de 3.000 personas sin trabajo que demandan ocupación en el sector primario. "Durante este mes y con fecha del 21 de abril, el SNE/NL ha recibido 14 ofertas de empleo del sector en las que se ofrecen 66 puestos de trabajo. Por el momento ya se han resuelto ocho que llevan asociadas 16 contrataciones", detalla Miriam Martón, directora gerente de este organismo.

campaña de mayo y de verano El sector primario en el Estado y en Navarra ha manifestado su temor por no encontrar personal para las próximas campañas, una situación agravada por el coronavirus. Ante este escenario, el Gobierno central aprobó un Real Decreto a principios de abril para atraer ocupados a la agricultura y ganadería. La campaña del espárrago en la Comunidad Foral se ha desarrollado con normalidad, pero "las mayores dificultades pueden sobrevenir para las campañas de mayo y el verano", aclara Martón. Por ese motivo, "el SNE/NL está a la espera de que las entidades remitan sus necesidades", manifiesta.

El Estado permite compatibilizar el paro o subsidio con un empleo en el campo, siempre que estas personas estén en desempleo o hayan cesado su actividad. También pueden apuntarse a estas ofertas migrantes con un permiso de trabajo que concluye del 15 de marzo al 30 de junio; si la persona interesada tiene entre 18 y 21 años y permiso de residencia. La persona demandante debe tener su domicilio o residir en una localidad limítrofe al sitio donde se ofrece el trabajo; un contrato temporal que concluirá como máximo el 30 de junio; el salario se cobrará según convenio, y con una nómina que se abonará por transferencia bancaria.

El SNE debe gestionar la oferta y demanda de empleo para las personas que se acogen a los incentivos por el COVID-19. "Los empleadores deben poner una oferta y comunicar el contrato", destaca Martón. Aunque también especifica que el sector tiene libertad para contratar a personal que no cumpla estos requisitos. Además, Martón recuerda que las personas que cobran prestación por un ERTE relacionado con la pandemia o si son autónomos no pueden beneficiarse de este Real Decreto; y tampoco aquellas con prestaciones por paternidad o maternidad o incapacidades.

Antes de la proclamación del estado de alarma, el Gobierno de Navarra había trabajado con el sector (UAGN, EHNE, UCAN y Alinar) en la problemática de la falta de mano de obra en el campo, y el 5 de marzo acordaron poner en marcha un plan. Pero días después estalló todo. Y ante la situación de emergencia, el SNE-NL ha impulsado varias líneas de actuación: coordinar las nueve agencias de empleo con los equipos de incorporación sociolaboral para atender rápido las ofertas de trabajo del sector; y mantener reuniones con UAGN y EHNE y la Dirección General de Protección Social para definir un plan de acción para identificar las necesidades del sector; una campaña de comunicación para difundir el valor de la ganadería y la agricultura en la ciudadanía y canalizar de forma adecuada la demanda de empleo, y reforzar el asesoramiento e intermediación del SNE con los contratadores.

con cifras Martón remarca que "la carencia de mano de obra en el sector agrario es un problema que también soportan comunidades que carecen de renta garantizada". En Navarra, "estas personas perceptoras ya trabajan en este sector: en 2018 y 2019 1.133 compatibilizaron la ayuda con un empleo en el campo, o alternaron el trabajo con la renta garantizada", concluye.

en breve

Colaboración. Martón señala que "el SNE-NL siempre ha trabajado y colaborado para que haya mano de obra en el sector agrario".

"No suelen acudir al SNE los empleadores". La directora gerente indica que "tradicionalmente, el sector agrario no busca trabajadores de ofertas puestas en las agencias del SNE-NL sino que la fórmula de colaboración es la subvención". Como ejemplo, en 2019 las agencias gestionaron 195 puestos trabajo derivados de ofertas de empleo; y en 2015 y 2016, 80. "Han crecido, pero son pocas", dice.

3.034 desempleados en el sector agrario. En la agencia de empleo de Tudela hay 1.250; en Tafalla, 381; en Lodosa, 340; en Iturrondo, 586; en Estella, 355; en Aoiz, 78; en Santesteban, 19; en Alsasua, 25 y en el II Ensanche, 0.

Complementar. En 2019, Martón manifiesta que 5.596 familias complementaron un empleo (no solo encuadrado en el campo) con la renta garantizada porque "desgraciadamente hoy en día tener un trabajo no asegura cubrir necesidades vitales mínimas".

"En 2018 y 2019, 1.133 personas perceptoras de renta garantizada trabajaron en este sector"

miriam martón

Directora gerente del SNE-NL