alerta sanitaria

La Eurocámara apuesta por un fondo de dos billones basado en subvenciones no reembolsables

14.05.2020 | 00:46

bruselas – La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, compartió ayer con el Parlamento Europeo las "principales características" del plan de recuperación que está diseñando para relanzar la economía europea tras la pandemia, que estará basado en tres grandes pilares y cuyas inversiones se podrán adelantar a este año.

La alemana, no obstante, no entró en cifras concretas sobre este fondo de reconstrucción –se especula con un tamaño de hasta 1,5 billones de euros– ni detalló qué parte irá destinada a las capitales a través de trasferencias y cuánto tomará la forma de préstamos a devolver.

"Estará centrado en las grandes necesidades y en el mayor potencial, será para el corto plazo y estará concentrado en los primeros años de la recuperación. Incluirá subvenciones y la posibilidad de adelantar parte de la inversión a este año", resumió la jefa del Ejecutivo comunitario.

Von der Leyen sí que explicó que Bruselas financiará con deuda europea este plan de recuperación, cuyos fondos serán canalizados a través del Marco Financiero Plurianual (MFF) para el periodo 2021-2027.

El "grueso" del fondo estará en el primer pilar, destinado a "ayudar a los Estados miembros a recuperarse y salir más fuertes" de la pandemia. Bruselas propondrá que esta primera columna del fondo apoyo "inversiones públicas clave" que estén alineadas con las dos prioridades estratégicas del bloque: las transiciones climática y digital. También dentro del primer pilar se incluirá un presupuesto reforzado para la Política de Cohesión.

reducir la dependencia El segundo bloque del plan de relanzamiento incluirá una herramienta para "nuevas inversiones estratégicas", por ejemplo para reducir la dependencia de la UE del exterior en la producción de medicamentos. Del mismo modo, se creará un "instrumento de solvencia" que sirva para ayudar con fondos europeos a empresas que necesitan ser recapitalizadas tras la pandemia "se encuentren donde se encuentren".

El tercer y último pilar de la recuperación estará centrado en "fortalecer" programas europeos como el de investigación Horizonte, que "han demostrado su valor en la crisis" y otros nuevos, como uno específico sobre salud que se creará.

Von der Leyen presentó estas ideas ante un Parlamento Europeo cuyos cinco principales grupos parlamentarios se han unido para reclamar un fondo de 2 billones de euros a los que se llegue sin "hechicería financiera" o "dudosos multiplicadores".

En un borrador de resolución que será sometido a votación hoy pero pactado ya entre populares, socialistas, liberales, ecologistas y conservadores, la Eurocámara apuesta por un Fondo de Recuperación y Transformación financiado con la emisión de bonos a largo plazo garantizados con el presupuesto europeo.

El tamaño del fondo propuesto por los eurodiputados se mantendría durante el tiempo "proporcional al duradero y profundo impacto de la crisis actual", remarca el texto todavía por aprobar. Además, el dinero sería desembolsado a través de préstamos pero "sobre todo con subvenciones y pagos directos para inversiones".

Más allá de la emisión de deuda, la creación de nuevos recursos propios, por ejemplo con un impuesto al carbón, permitirían que los Estados miembros no tengan que elevar su contribución al presupuesto de la UE, señala el borrador en un guiño a los países ricos del bloque, más reacios a incrementar su aportación.

Entre los eurodiputados españoles que participaron en el debate, el eurodiputado del PSOE Jonás Fernández calificó de "inaceptable" que Bruselas no haya presentado ya su propuesta y aprovechó para invitar a la Comisión a su planteamiento no contenga "multiplicadores fantasmas" que restan credibilidad a todo el proyecto europeo.

En la misma línea, el eurodiputado de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun, señaló que los "multiplicadores mágicos no van a ninguna parte". "Señores de la Comisión, por favor estén a la altura del momento histórico", pidió.

la ocde

Escalada "sin precedentes" .

La tasa de paro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) subió en marzo al 5,6% como consecuencia del impacto de la pandemia. Según la organización, los primeros datos de abril apuntan a una escalada "sin precedentes" del desempleo en los países ricos.

EEUU y Canadá, los más afectados. En este sentido, la OCDE señala que los datos más recientes para el mes de abril muestran un fuerte incremento del desempleo en Estados Unidos, hasta el 14,7% desde el 4,4% de marzo, así como en Canadá, hasta el 13% desde el 7,8% de marzo, como reflejo del aumento sustancial de los despidos temporales.