Siemens Gamesa cierra la planta de Aoiz tras 11 años de actividad y despedirá a 239 trabajadores

La empresa de aerogeneradores argumenta que precisa palas más grandes, no considera a la planta navarra competitiva para fabricarlas y presenta ERE

30.06.2020 | 21:01
Operarios de la factoría de palas de Aoiz.

pamplona Siemens Gamesa vuelve a dar un varapalo a su tejido productivo en Navarra, con el anuncio del cierre de la planta de palas de Aoiz, con 239 empleados.

Desde la compra de la factoría de Senvión en Portugal a finales de abril, ubicada estratégicamente junto a un puerto, los sindicatos encendieron todas las alarmas por su repercusión en los centros de Aoiz, Cuenca y As Somozas. Los rumores de las últimas semanas sobre el futuro de la fábrica navarra llevaron a su comité a concertar ayer una reunión con el director del Servicio de Trabajo del Gobierno foral, Javier Zubicoa.

Y, casualidades o no, Siemens Gamesa comunicaba a las 19.59 horas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el cierre de la planta de Aoiz con 239 empleados, poniendo fin a once años de proyecto en esta localidad.

La compañía, presidida por Andreas Nauen desde el 17 de junio, justificó esta drástica medida "para mejorar su competitividad a largo plazo". Explicó que el modelo, fabricado en Aoiz, el SG 3.4-132, con un rotor de 132 metros, principalmente para el mercado doméstico, no se amolda a las condiciones del mercado eólico global, "caracterizado por una fuerte competencia y presión de precios que ha deteriorado los márgenes de los fabricantes de aerogeneradores".

En este contexto, según detalla la compañía, "la nueva generación de turbinas terrestres (onshore), con rotores de hasta 170 metros, será clave para incrementar la competitividad del negocio de parques de tierra". La compañía considera que "el centro de Aoiz no es competitivo para producir estas enormes palas", porque además "se encuentra a más de 200 kilómetros del puerto más cercano", a diferencia de la fábrica portuguesa de Vagos.

Hace once años la distancia geográfica no fue un inconveniente para Gamesa –que todavía no se había aliado con la alemana Siemens–. En 2009 concluyó la construcción de esta planta, aunque comenzó a fabricar en serie tres años más tarde.

"Hemos tomado una decisión muy difícil y somos plenamente conscientes de su impacto en nuestros trabajadores y su comunidad local. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a las personas afectadas", explicó Alfonso Faubel, CEO Onshore de Siemens Gamesa, quien también afrontó el despido de cerca de 2.000 trabajadores tras cerrar Delphi en Cádiz.

Una vez comunicada la medida a la CNMV, la dirección contactó con el comité de empresa, compuesto por seis delegado de ELA, cuatro de LAB, dos de UGT y uno de CCOO, para convocarle a una reunión hoy a las 10.30 horas. La compañía presentará un expediente de regulación de empleo de extinción de contratos para un máximo de 239 personas.

De esta forma, las negociaciones con los representantes de los trabajadores comenzarán previsiblemente en los próximos días, de acuerdo con la regulación vigente. UGT y CCOO a nivel estatal informaron ayer de que habían mantenido contactos con el Gobierno central las últimas semanas para defender el empleo de Siemens Gamesa en España, pero que solo la empresa admitió abordar planes de viabilidad en Cuenca y en As Somozas.

A pesar de esta notificación, que se une a los cierres de plantas anteriores en la Comunidad, como las fábricas de Alsasua (2010), Tudela (2013) y también Imárcoain, Siemens Gamesa mostró su compromiso con Navarra, "donde se encuentra su centro mundial de ingeniería para el desarrollo y validación de tecnologías onshore". Además, instalará y probará en la sierra de Alaiz el prototipo de su última generación de turbinas, Siemens Gamesa 5.X. "En este emplazamiento, la compañía ha realizado la validación de todas sus turbinas onshore, beneficiándose de su proximidad al centro de ingeniería", concluyó en una nota.

reacciones sindicales

ELA: "La semana pasada la dirección dijo que había trabajo hasta 2021". Con seis delegados, expresaron su rechazo al cierre, y recriminaron a la compañía que "la semana pasada dijo que este centro tenía proyectos hasta 2021".

LAB: "Las multinacionales abaratan costes por encima de los empleos". Con cuatro representantes, este sindicato insistió en que esta acción "muestra una vez más la verdadera cara de las multinacionales, que priman el abaratamiento de costes por encima de los puestos de trabajo".

UGT: "Nos oponemos a las reestructuraciones permanentes". Con dos delegados, señala que deben trabajar en evitar que los 239 asalariados se queden sin trabajo.

CCOO: "No han dejado trabajar en un plan de viabilidad". Para la planta de Aoiz, dijo este sindicato, con un delegado.

DEFIENDE SU COMPROMISO CON NAVARRA


A pesar del anuncio del cierre de esta planta en Navarra, Siemens Gamesa defiende que cuenta con una "sólidas raíces" en la Comunidad foral, donde se encuentra su centro mundial de ingeniería para el desarrollo y validación de tecnologías 'onshore'.

Además, l a empresa instalará y probará en la sierra de Alaiz el prototipo de su última generación de turbinas, Siemens Gamesa 5.X. En este emplazamiento, la compañía ha realizado la validación de todas sus turbinas 'onshore', beneficiándose de su proximidad al centro de ingeniería.

También recuerda su "compromiso" con la zona, tras reforzar las actividades vinculadas a la I+D, menos expuestas a los vaivenes del mercado, y en los últimos dos años ha incorporado a 450 personas en Navarra y el País Vasco.

"Hemos tomado una decisión muy difícil y somos plenamente conscientes de su impacto en nuestros trabajadores y su comunidad local. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a las personas afectadas", concluye la compañía.