El edificio de Carlos III en Pamplona sigue lejos de llenarse una década después del final de Caja Navarra

Berkelium, Sodena, Gobierno de Navarra, Bankinter y Dimar llenan solo parcialmente el espacio que deja libre CaixaBank, con su oficina, sus servicios centrales y la banca privada y a distancia

10.09.2020 | 00:46
El edificio acoge la sede de CaixaBank pero tiene casi vacías sus cuatro plantas superiores.

Pamplona CaixaBank ya afronta la siguiente compra, la más importante de su historia, pero las huellas de anteriores adquisiciones siguen vivas en el paisaje urbano que un día dibujaron entidades financieras hoy desaparecidas. Es el caso de la antigua sede de Caja Navarra, ubicada la avenida de Carlos III, que acumula miles de metros cuadrados de oficinas vacías en el corazón de Pamplona. Solo la esquina de la calle Arrieta, encima de la sede de Mutuavenir, ha ido llenándose en los últimos años con las sedes de algunas empresas y organismo públicos,

Además de los empleados de la aseguradora, cuyo histórico chalet se ubicaba en ese mismo emplazamiento antes incluso de que el arquitecto Luis Felipe Gaztelu diseñara el edificio que iba a ocupar la entonces Caja de Ahorros de Navarra, por la entrada de la calle Arrieta acceden trabajadores de Icer Brakes, que ocupa la tercera planta del chaflán y representantes Berkinvest Capital, empresas ambas propiedad de Berkelium, que hace ya tres años adquirió estos locales a CaixaBank. Juan Miguel Sucunza, actual presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, fue durante años consejero delegado de este grupo.

El Gobierno de Navarra también ha trasladado a esta esquina una parte de sus oficinas. En concreto, alberga el Servicio de Proyección Internacional del Ejecutivo, adscrito al Departamento de Desarrollo Económico y que se encarga, entre otras cuestiones, de la gestión de las ayudas a la internacionalización o el control de los fondos europeos. No es el único emplazamiento del Gobierno de Navarra en esta ubicación. Desde 2016 tiene también sede en la séptima planta Sodena, quien disfruta de una cesión de uso por parte del Gobierno de Navarra.

Entre ambas, en el sexto piso, tiene su sede social Arte Morhua SA-Dimar. firma dedicada al bacalao y que tiene su actividad productiva ubicada en Ágreda, Soria. En 2017, la firma trasladó su sede social a esta céntrica ubicación. Miguel Javier Ojanguren Martínez figura como el administrador único de esta sociedad.

La última planta del edificio, la octava, acoge el centro de banca privada y el centro de agentes de Bankinter, institución financiera íntimamente ligada a la familia Botín. De hecho, Jaime Botín, hermano del que fue presidente del Banco Santander, Emilio Botín, es propietario del 23% de este banco fundado a finales de los años 60.

Estas firmas ocupan hoy la esquina de un edificio donde CaixaBank llena el resto de los tres primeros pisos, además la planta baja, donde se ubica su oficina principal,. En las siguientes plantas se ubican también los gestores de banca privada, la dirección territorial Ebro (Navarra, Aragón y La Rioja) y el servicio de banca digital in touch, al que la entidad trata de desviar a aquellos clientes digitales.

Desde allí y hasta la octava planta el edificio se encuentra prácticamente desierto. De hecho, comenzó a vaciarse hace una década, cuando Caja Navarra creó Banca Cívica y decidió trasladar buena sus servicios centrales, donde entonces trabajaban cerca de 500 personas a Madrid, a un edificio ubicado en la Plaza de Colón. Aquello terminó pronto y de la manera ya conocida. y hoy el edificio de Carlos III, propiedad de CaixaBank, busca quien lo llene de nuevo de vida y actividad.

apunte

La cuarta planta. La planta nomble, donde se ubicaban los despachos de la dirección general de la entidad y las salas de reuniones del consejo, es una de las que se encuentran vacíos. Inicialmente te tuvo su sede en ella la Fundación Caja Navarra, que finalmente se trasladó al Civican de Carlos III.

Las operaciones con clientes. Acuciada por la crisis económica, Caja Navarra vendió el edificio a clientes escogidos que cobraban una renta del 7% anual por su inversión. Una vez que se hizo con Banca Cívica en 2012, CaixaBank fue recomprando estas sociedades, que incluían no solo al edificio principal, sino también algunas de las mejores sucursales.

nueva fusión

El estado y sus acciones en Bankia

Maximizar el valor. La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, señaló que el Gobierno trabajará para que la fusión anunciada entre Caixabank y Bankia "maximice el valor de la participación pública" en esta segunda entidad, al mismo tiempo que se refuerza la estabilidad financiera en el país. Durante su participación en DigitalES Summit, Nadia Calviño indicó que el Gobierno, cuando tenga que tomar la decisión oportuna sobre esta operación anunciada la semana pasada, se va guiar por "los mismos principios" por los que se ha guiado en los últimos dos años. En concreto, indicó que buscará "proteger el interés general", lo que pasa, "como siempre", por tratar de maximizar el valor de la participación pública en Bankia, que es una de la "herencias arrastradas desde la crisis financiera", así como "reforzar la estabilidad financiera" en el país.