Eneko Iraizoz | Ingeniero industrial

"A partir del 1 de enero, las viviendas nuevas o rehabilitadas estarán obligadas a cumplir las exigencias de consumo casi nulo"

13.09.2020 | 02:45
El equipo de dirección de Hobeki, Eneko Iraizoz y Arkaitz Solabarrieta, posa con distintos equipos de medición de BlowerDoor.

A través del dispositivo BlowerDoor, Ingeniería Hobeki mide las infiltraciones en las viviendas, ensayo adicional clave para conocer la demanda energética del edificio

Desde la primeras directivas que surgen a raíz del Protocolo de Kyoto hasta el último gran plan lanzado recientemente por la Unión Europea, el European Green Deal, Bruselas ha ido marcando el ritmo regulatorio en nuestro país en lo referente a la lucha contra el cambio climático. Dada la importancia y el peso del sector de la edificación en este aspecto, dado que son los responsables de alrededor del 36% de las emisiones de CO2 y del 40% del consumo de energía en Europa, la regulación de la actividad del sector ha estado muy marcada.


La normativa más importante hasta la actualidad es la directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo del Consejo de 19 de mayo 2010, que obliga a todos los edificios a partir del 1 de enero de 2021 a cumplir una serie de exigencias relativas a la eficiencia energética. Además, el Código Técnico de la Edificación (CTE) lleva tiempo ajustándose para que las viviendas y los centros de trabajo sean construcciones sostenibles como se recoge en la modificación del DB HE2019 del CTE que entrará en vigor el próximo 24 de septiembre.

Eneko Iraizoz, ingeniero técnico industrial mecánico, máster en Ingeniería Térmica en la Edificación y director de Ingeniería Hobeki explica uno de los aspectos más desconocidos que debemos tener en cuenta para construir o rehabilitar un edificio cumpliendo con las exigencias europeas y, así, conseguir un EECN. Además, señala "la importancia de considerar la eficiencia energética como aspecto clave a la hora de adquirir un inmueble de segunda mano".


 

A pocos meses de que la Edificación de Consumo Casi Nulo (EECN) sea una obligatoriedad para las nuevas construcciones y rehabilitaciones, ¿qué factores tenemos que considerar?

–Debemos tener claro que no se trata de un mero trámite administrativo y de certificación y que son muchos los factores que entran en juego en el cumplimiento de la normativa. Hay que realizar numerosas acciones, cálculos y ensayos que acrediten un correcto resultado y que no siempre se realizan como debieran.

De cara a la nueva normativa, se tienen que tener en cuenta aspectos como el control de la ventilación y la medición de las infiltraciones de aire en el inmueble, aquel que penetra en nuestra vivienda de manera incontrolada. Este aire lo hemos visto en muchas ocasiones moviendo las cortinas de nuestras ventanas o silbar en las cajas de persiana y es uno de los agentes que hacen que nuestra demanda energética de calefacción o refrigeración aumente o no.

Para realizar esta medición, las ingenierías emplean equipos de medición específicos compuestos principalmente por un gran ventilador que habitualmente lo colocan en las puertas de entrada para realizar el ensayo. El dispositivo se llama BlowerDoor, puerta soplante. Sin esta prueba, no es posible medir correctamente la demanda energética del edificio. Con esta prueba de medición conseguiremos tener un diagnóstico más real de la vivienda de cara a la ejecución EECN nueva, incluso en aquellas que estén en fase de rehabilitación. Para las construcciones nuevas, nos dará un resultado de la permeabilidad de la envolvente.


 

Además, cabe señalar que estos ensayos deberían ser realizados por personal debidamente cualificado y con gran conocimiento en alta eficiencia de la edificación, como es el caso del equipo de la Ingeniería Hobeki. Nos hemos convertido en la primera empresa con carácter nacional que se ha especializado en la realización de estas pruebas a gran escala. Contamos con una experiencia de más de 1.000 ensayos, que nos ha permitido situarnos a la cabeza en este sector.

¿En qué consiste la prueba BlowerDoor?

–Se trata de un control de calidad a la envolvente térmica. Básicamente, se trata de una prueba que realizamos a la vivienda, que nos indica qué cantidad de fugas de aire no deseado penetran en ella. Consiste en generar una diferencia de presión entre el exterior e interior de la vivienda mediante la acción del ventilador. Como resultado, obtenemos el flujo de aire de las infiltraciones no deseadas, con la que podemos calcular la tasa de renovación n50 y permeabilidad específica de la vivienda qE50, entre otros. Es un ensayo que está normalizado bajo la norma internacional ISO 9972:2015.

¿Dónde se producen las infiltraciones, principalmente?

–El aire penetra en la vivienda por diversas zonas, incluso por las más insospechadas. Quien no ha notado alguna vez en su vivienda corrientes de aire a través de algún enchufe en la fachada, en la puerta de entrada, o como es el caso más común, ¿a través de las ventanas? En general, podemos clasificar en tres tipos las infiltraciones que penetran a una vivienda. Las fugas de aire a través de pasos de instalaciones (tubos eléctricos, fontanería, ventilación, calefacción, aire acondicionado€), fugas de aire a través de elementos constructivos (muros, suelos, techos, y las uniones entre ellos) y, finalmente, las fugas en los huecos de fachada donde se colocan las ventanas (carpintería, cajón de persiana, y la junta que se genera entre ventana y hueco de obra, normalmente oculto por un elemento embellecedor). En la actualidad, cuando oímos que se trabaja la hermeticidad de la vivienda, en el fondo estamos tratando de evitar y controlar estas fugas, y otro concepto quizás algo más complejo como es el del control de la difusión de vapor.

¿Se pueden medir?

–Sí. Gracias a la tecnología actual que empleamos, podemos en gran medida medir y localizar por dónde se escapa el aire. En los ensayos que solemos llevar a cabo empleamos cámaras termográficas, máquina de generación de humo, anemómetros de hilo caliente y un emisor de ultrasonidos, entre otros. Mediante la cámara termográfica podemos observar los cambios de temperatura generados por infiltraciones de aire frío. La generación de humo la empleamos para detectar de una manera rápida y visual las fugas a través de carpinterías. Los anemómetros de hilo caliente pueden detectar pequeñas corrientes de aire, casi inapreciables. El empleo de esta instrumentación para detectar, corregir y minimizar es como denominamos a la infiltrometría.

¿Qué diferencia hay entre BlowerDoor e Infiltrometría?

–Son dos servicios diferentes, pero que deben de llevarse a cabo conjuntamente. Ya que la infiltrometría nos proporciona la capacidad localizar y reducir las fugas.

¿Qué tiempo lleva realizar un ensayo?

–Hacer un ensayo de BlowerDoor estándar puede estar en torno a dos horas, pero hay factores añadidos. A la hora de profundizar en el ensayo y profundizar en labores de infiltrometría, puede aumentar el tiempo.

¿Cuándo se realiza esta prueba?

–Esta prueba se puede realizar en varias fases de la obra. A mitad de obra y cierre de envolvente, al finalizar la obra, al inicio de una rehabilitación como diagnóstico previo, y en sus sucesivas etapas.

Entonces, ¿ve necesario solicitar este ensayo antes de realizar una adquisición inmobiliaria?

–A mi juicio, es importante conocer qué grado de perdida de energía va a tener mi vivienda debido a las infiltraciones. Pero si no estamos sensibilizados con la calidad de nuestra vivienda, si no nos importa mucho el consumo energético que pueda tener, ni las patologías que en ella puedan generar, mejor no hacer nada. Ahora bien, si queremos comprar una vivienda de nueva construcción, que se trata de una de nuestras mayores inversiones en la vida, deberíamos solicitar cual es la tasa de renovación n50 de la vivienda, además de la demanda energética del edificio, al igual que ya lo hacemos cuando adquirimos en el mercado cualquier tipo de electrodoméstico o coche nuevo, donde tenemos una gran cantidad de datos técnicos como, por ejemplo, los consumos energéticos.

Y para finalizar, ¿Cómo será la evolución del mercado en este tipo de ensayos?

–Desde que llegaron los nuevos estándares constructivos con altísimas exigencias a la calidad de los edificios, como fueron las nuevas promociones de viviendas pasivas a nuestro territorio, ha habido un aumento notable en este campo. Hoy en día promociones privadas que quieren ofrecer un extra (mayor confort, mejor calidad, en definitiva) empiezan a incluir estas características a sus promociones.

Por otro lado, pienso que, con las modificaciones futuras de las normativas de construcción y directivas europeas, cada vez más exigentes, a medio plazo se exigirá a toda nueva construcción la ejecución de este ensayo como medida de control de calidad, además de exigir altos requisitos de hermeticidad. Al fin y al cabo, no debemos de dejar de lado el problema que nos atañe a todos, el del calentamiento global. Por lo que una medida efectiva como es mejorar la construcción y limitar aún más la demanda energética de la viviendas y hacer del consumo nulo una realidad es tarea de todos.

"Estos ensayos deberían ser realizados por personal debidamente cualificado y con gran conocimiento en alta eficiencia de la edificación"

"Al iniciar una obra de rehabilitación, la prueba sirve como diagnóstico previo del edificio"

"A la hora de adquirir un inmueble es conveniente tener en cuenta el consumo energético del mismo"