Volkswagen: con mi dinero, no

03.11.2020 | 01:22
Volkswagen: con mi dinero, no

Escribo esta carga desde la rabia y la impotencia que me produce el paso de las contingencias comunes a la mutua por parte de Volkswagen y con el beneplácito de UGT y CCOO.

Desde hace once años, mi mujer está peleando contra el cáncer. Desde el primer momento el trato del personal de Osasunbidea y en especial el de Oncología ha sido espectacular, desde los enfermeros y enfermeras hasta los médicos y médicas que lo componen.

Con el paso de los años lamentablemente hemos ido comprobando que cada vez somos más los que nos juntamos en la sala de espera. Los motivos, el que cada vez más personas padecen está maldita enfermedad e indudablemente, la no ampliación de personal sanitario equivalente al aumento de pacientes correspondiente.

El primer motivo es inevitable, pero al segundo sí podemos ponerle remedio entre todos. Nos dicen los titulares que el 85% de las empresas tiene sus contingencias comunes cedidas a las mutuas, con la terrible cantidad de dinero desviada de la Seguridad Social, dinero público aportado por todos los trabajadores, a empresas privadas, como son las mutuas, que solamente quieren que los trabajadores nos reincorporemos cuanto antes a nuestros puestos de trabajo.

Desde los comités de las empresas deberíamos hacer un frente común y plantarnos a las patronales en este tema.

Las mutuas, pese a llevarse ingentes cantidades de dinero público, no aportan ningún beneficio a la Sanidad Pública, ya que los tratamientos que son o muy largos o muy costosos, ni se plantean tratarlos. En esos casos, te envían rápidamente a la Seguridad Social, no sea que tengan que pagarnos la prestación durante un año o más y, al final, no les cuadren las cuentas de beneficios.

Por otro lado, nos "venden" que es una medida de mejora para reducir el absentismo, cosa totalmente incierta. A la mutua nos mandan cuando ya estamos de baja, no nos envían preventivamente para evitar lesiones o para poder incluirnos en algún tratamiento de recuperación. No, esto les cuesta dinero.

Además, tenemos que aguantar a UGT y CCOO, como se inventan excusas de lo más indignante, apelando al honor y otras charadas para justificar su firma. Lo más sangrante de estos sindicatos, es que recientemente varios compañeros han caído en manos del puñetero cáncer, pasando a recibir tratamiento en la Seguridad Social, ¿Habéis pensado que pudiera pasar si no hubiese dinero para suministrarles el tratamiento o médicos para atenderles, ya que se ha descapitalizado la Seguridad Social, al desviar el dinero a las mutuas?

Y ¿qué pensarán los compañeros de Osasunbidea de UGT y CCOO cuando se concentren o realicen un paro para la mejora de la sanidad y la petición de más medios y personal, sobre la actuación de las secciones sindicales de UGT y CCOO en Volkswagen Navarra? Igual deberían pedirles explicaciones acerca de su firma a cambio de las prebendas a las que la dirección los tiene acostumbrados a cambio de la paz social.

Como pataleta ya está bien, mi sindicato y yo defenderemos siempre lo público, y si como alguno de sus afiliados manifiestan, no están de acuerdo, bajad de ese carro y dejadlos solos, que es lo único que les hace daño.El autor es delegado sindical de LAB y miembro del comité de empresa de VW Navarra