La empresa navarra Electricidad Bat-Vol se abre a las renovables y al vehículo eléctrico

Esta compañía familiar, con más de 40 años y una facturación de 3 millones, también trabaja la aerotermia

14.01.2021 | 17:58
Gonzalo Pérez Yoldi, con sus hijos Maite y Gonzalo Pérez Senosiain, en la sala de juntas de la empresa en el polígono Iruregaña.

Electricidad Bat-Vol afronta 2021 con el reto de seguir profundizando en el sector de las energías renovables, del vehículo eléctrico y de la aerotermia para que estas líneas de negocio aumenten peso en la facturación. El año pasado, un ejercicio complicado por la pandemia, facturó tres millones de euros, una cantidad semejante a la del ejercicio de 2019.

Los hermanos Maite y Gonzalo Pérez Senosiain se convierten en los rostros de la segunda generación de esta empresa familiar que fundó su padre Gonzalo Pérez Yoldi hace más de 40 años con su oficio de electricista.

En sus instalaciones en el polígono Iruregaña, en Aizoáin, han confeccionado su estrategia para un año con incertidumbres por la situación económica general, pero lleno de retos, ya que los dos hermanos observan que "el mercado continúa demandando, aunque de manera pausada debido a todo lo derivado por la pandemia", remarca Maite Pérez Senosiain, directora general de Bat-Vol y con título de grado superior en Administración y Finanzas y con diplomatura en Empresariales. Su hermano Gonzalo, con FP-2 en la especialidad de Eléctrica, se encarga de la Dirección Comercial.

MERCADO TRADICIONAL ASENTADO


Su padre Gonzalo, que todavía a sus 74 años no se ha jubilado, posicionó a Bat-Vol en las líneas tradicionales de mantenimiento industrial, cuadros eléctricos y proyectos de alta y baja tensión. "La empresa se formó de manera natural con nuestro padre y ahora estamos profesionalizándola", recalca Gonzalo.

Estos hermanos han añadido al negocio tradicional las energías renovables, con la instalación de placas fotovoltaicas; el vehículo eléctrico, con la colocación de puntos de recarga; y la aerotermia, consistente en un servicio integral con el funcionamiento de la calefacción y del agua caliente mediante la electricidad generada por los paneles solares. "Queremos lograr que el 60% de la facturación proceda de estas tres nuevas líneas de negocio", remarca Gonzalo Pérez Senosiain.

Bat-Vol cuenta con una plantilla de unas 40 personas ingenieras y administrativas, principalmente, que centran su trabajo en Navarra, aunque de manera intermitente realizan proyectos en La Rioja y en la CAV.


VEHÍCULOS ELÉCTRICOS


El año pasado Navarra cerró con la venta de 369 vehículos eléctricos. La cifra supone el 4,4% del total de matriculaciones, un porcentaje pequeño, pero la demanda de este tipo de coche ha crecido casi un 143% en 2020 respecto al ejercicio anterior. "Cada vez la gente es más consciente del consumo responsable para proteger el medio ambiente", aclara Maite. La introducción del vehículo eléctrico ha favorecido la necesidad de colocar puntos de recarga en los garajes de comunidades de vecinos, en viviendas particulares y en empresas.

"Hemos aumentado un 70% su instalación el año pasado, y somos la empresa de la Comunidad que más puntos residenciales coloca. En 2019, instalamos el 25% de los cargadores de vehículos eléctricos comercializados en Navarra", recuerda Maite.

EL AUTOCONSUMO CON PLACAS SOLARES: AHORRO DE HASTA EL 80%


Otra área en la que trabaja Bat-Vol es la fotovoltaica, con placas solares en viviendas unifamiliares, como en Murieta y en Añorbe; en instalaciones públicas como las piscinas de Añorbe; en empresas de distribución como el supermercado Eroski; o en empresas como Zorpack, etc. "El autoconsumo fotovoltaico con o sin baterías de almacenamiento permite generar, almacenar, consumir, compartir y vender la energía eléctrica. Puede producirse mediante placas en viviendas unifamiliares y comunitarias, en empresas, en industrias, en el sector agroganadero, en huertas o en locales aislados a los que no llega la red eléctrica, etc", señala Maite.

Las placas pueden colocarse en el tejado o en un punto próximo, máximo 500 metros; su vida útil oscila entre los 25 y 30 años; la inversión se amortiza entre cuatro y diez años según el consumo; el ahorro en la factura llega al 40% sin batería y entre el 60% y 80% con batería; y el impuesto al sol ya está suprimido. "Con estas heladas en las que la factura de la luz se va a disparar en enero, parte de nuestros clientes no estarán preocupados por esta subida al haber optado por la solución fotovoltaica de paneles solares con baterías", detalla Maite.

Por último, Bat-Vol también ha apostado por la aerotermia, "un servicio integral que fomenta las energías limpias, a través del cual los sistemas de calefacción y agua caliente funcionan mediante la electricidad producida a través de las placas solares", especifica la directora general de Bat-Vol.


CORAZÓN ELÉCTRICO


Gonzalo Pérez Yoldi, natural de Añorbe y que actualmente vive en Pamplona, comenzó a trabajar en la Zapatería Amorena, comercio de electricidad en la calle San Nicolás de Pamplona. "Nuestro padre tenía el oficio de electricista y formó la empresa de manera natural", cuentan sus hijos. Ambos recuerdan las horas que pasaban cada tarde en la sede de la empresa en Monasterio Irache de Pamplona al salir del colegio.

"Desde pequeños hemos mantenido contacto con el negocio familiar, y ahora estamos al frente. Nuestro padre es una figura importante y consideramos que la colaboración entre las dos generaciones fortalece la empresa y aporta tranquilidad a la plantilla, clientes y proveedores", remarcan Maite y Gonzalo. Hace 25 años decidieron trasladarse a una nave en el polígono Iruregaña, en Aizoáin. "El relevo se culminó con éxito hace dos años, pero hemos necesitado la colaboración de personal externo para que nos asesorara", destaca Maite, que al igual que su hermano Gonzalo, sienten "el corazón eléctrico", como el lema de Bat-Vol.