La construcción, la vida y la economía

15.02.2021 | 23:53
La construcción, la vida y la economía

Estamos en tiempos de pesar, la vida nos ha cambiado radicalmente a todos con el Covid y desgraciadamente han fallecido muchas personas, muchas de ellas amigas y en algunos casos muy próximas.

Desde ANECOP (Asociación Navarra de Empresas Construcción de Obra Pública) tenemos el deber de trasladar nuestras condolencias a todas aquellas personas que han padecido una perdida en su entorno, trasladamos también nuestra admiración a todos aquellos colectivos que luchan día a día contra la pandemia y deseamos, como el resto de los "mortales", que pase esta situación cuanto antes.

Son tiempos, también, de crisis e incertidumbre en el mundo de la empresa y la economía. Nuestro sector sabe muy bien que es "pasarlas canutas" y por ello queremos trasladar nuestra solidaridad a otros sectores económicos a los cuales esta situación les ha impactado de lleno.

La anterior crisis del 2008/2014 impactó al sector de la construcción de lleno. De esa coyuntura económica surgió más un cambio de modelo que una crisis al uso. Modificó la forma de percibir nuestro trabajo (ahora prácticamente nadie piensa que el empleo que tiene hoy en una empresa puede ser parar siempre), la percepción de la contabilidad (empresas con "balances de situación" más que razonables desaparecieron), la liquidez y la caja de las empresas se convirtieron en polos fundamentales de la gestión€.

En nuestra Comunidad Foral desapareció una gran parte del tejido empresarial de la construcción, así como cientos de empleos. No solo por la caída de actividad y la morosidad que padeció el sector, sino también por la necesidad de recursos financieros intensivos que requería este negocio en un momento en el que no había liquidez en el mercado financiero.

Es verdad que aquella crisis fue más una crisis financiera, de liquidez. La crisis generada por el COVID es de actividad. Es cierto que en estos momentos hay liquidez en los mercados, pero sin actividad, sin facturación, los recursos económicos se acaban y las empresas se mueren y desaparecen los puestos de trabajo. Ésta es la gran incertidumbre en estos momentos.

El papel de las Administraciones Públicas en esta situación es fundamental. La llegada de los fondos europeos es una gran noticia, pero hay que ver como se gestionan estos recursos económicos. También es esencial acertar en las estrategias de recuperación que marcarán tanto el Estado como nuestra Comunidad Foral.

Es prioritario incentivar la actividad económica y no caer en errores del pasado, "rigor financiero por encima del crecimiento y la actividad." Si en el momento que se estabilice la situación sanitaria se plantean políticas para intentar recuperar niveles de actividad pre-covid entendemos que estaremos en la buena senda.

El sector de la construcción es uno de los sectores fundamentales para desarrollar estas posibles estrategias. Históricamente hemos sido MOTOR de la recuperación económica. Somos grandes generadores de actividad, la mano de obra es intensiva y también producimos un gran retorno fiscal a Navarra.

En el año 2019 en Navarra se licitó Obra Pública por un valor de 463.063.000 euros con la consiguiente actividad económica que ello conlleva. El número de trabajadores que nuestro sector genera es de 17.000 personas.

La actividad constructiva tiene recorrido y no solo por lo que manifiesta el propio Gobierno de Navarra sobre la necesidad de reparación y mantenimiento de nuestras infraestructuras y equipamiento, sino porque la vida "moderna" en muchos casos es construcción: nuestro hogar es construcción, el colegio de nuestros hijos es construcción, los hospitales, las carreteras, las factorías donde trabajamos€ son construcción.

Sin olvidarnos de las grandes infraestructuras pendientes que todos conocemos y son tan necesarios para el desarrollo de Navarra.

En la anterior crisis 2008/2014 el sector de la construcción fue "demonizado." Frente ello hoy revindicamos, con más fuerza si cabe, que somos necesarios para salir fortalecidos de esta crisis. El sector de la construcción lo forman empresas locales que generan empleo y riqueza para nuestra Comunidad. Organizaciones modernas y solventes, con gran capacidad de producción tanto en Obra Civil como en Edificación. Y además los centros de decisión están en nuestros pueblos y ciudades, a lo largo y ancho de nuestra geografía Foral.

Reiteramos nuestro deseo de que se estabilice durante este año la situación sanitaria, solicitamos a nuestras administraciones que pongan en marcha políticas y estrategias activas de recuperación económica y que nuestras empresas, con el resto de los sectores económicos, sean actoras de esta recuperación.

El autor es presidente de ANECOP