Asociaciones ecologistas alegan contra una nueva macrogranja de cerdos en Pitillas

Las organizaciones alertan de las consecuencias para el suelo y los acuíferos del modelo de ganadería industrial

19.11.2021 | 20:44
Granja de cerdos en Navarra.

La cría intensiva de cerdos sigue exténdiéndose en el entorno rural de Navarra. Y las peticiones para nuevas instalaciones de engorde se suceden en los últimos meses a un ritmo nada despreciable. Según ha denunciado el colectivo ecologista Lurra, solo entre marzo y octubre de este año se han registrado siete nuevas instalaciones con capacidad para 34.000 cerdos de cebo.

El dato figura en las alegaciones que Lurra ha presentado ante el Gobierno de Navarra tras la publicación en el Boletín Oficial de Navarra de una nueva solicitud-, a cargo de Agropecuaria San Fermín, para poner en funcionamiento en Pitillas una instalación porcina de cebo (7.200 plazas). A juicio de la organización, la granja tendrá un impacto ambiental considerable, supone un riesgo para las aguas subterráneas, se ejecuta en una zona ya de por sí vulnerable debido a la acumulación de nitratos y, en suma, "resultaría contraproducente" para los valores ambientales y sociales de Navarra.

"La actividad ganadera propuesta es posterior a una solicitud realizada por la misma sociedad también para 7.200 plazas. Es decir, que nos encontraríamos ante una misma granja en dos ubicaciones, con un total de 14.400 plazas", explicam desde Lurra. La organización añade que "se da la circunstancia de que en Pitillas el Gobierno de Navarra acaba de autorizar en octubre de 2021 la ampliación de otra granja de cerdos de cebo", que pasaría de 3.960 plazas a 7.176 plazas. Pero además, continúa Lurra, en mayo de 2018 el Gobierno de Navarra autorizó la amplaición de otra granja de cerdos de cebo, que pasó de 3.960 a 4.617 plazas.

Todo ello da lugar, según el mismo informe, a 26.193 plazas en granjas que disponen de Autorización Ambiental Integrada. "Para una población de 502 habitantes, tenemos más de 52 cerdos de cebo por habitante".


Los pueblos donde se abrirán nuevas granjas


Esta instalación es la última de un listado que muetsra el crecimiento de una actividad muy dirigida a la exportación, con China como uno de los grandes clientes de carne de cerdo. Las nuevas instalaciones propuestas se ubicarían emn Pitillas (2), Oteiza, Lerín, Cintruénigo, Arguedas y Peralta.

"Nos encontramos –dice Lurra– en la zona más contaminada por nitratos del Navarra, agravando la ya de por sí situación insotenible de Caparroso y aledaños". Lurra señala en su informe de alegaciones que la política de autorización de granjas intensivas va en contra de la pretendida disminución de nitratos n una zona ya de por sí declarada vulnerable, por lo que "cabe esperar un aumento de nitratos, emisión de amoniaco y otros gases de efecto invernadero".

"Nos encontramos en una zona vulnerable de contaminación por nitratos", dice Jesús Arbizu, del coletivo Tres Erres (Reducir, Reutilizar, Reciclar), quien recuerda que la totalidad del término municipal de Pitillas fue incluida como zona vulnerable, por la alta presencia de nitratos en 2018. "Hablamos de zonas vulnerables, pero en realidad se trata de zonas ya vulneradas", sigue Arbizu, quien destaca el impacto que estde tipo de ganadería y la posterior gestión de los residuos tiene en la tierra y en los acuíferos. "En Villafranca ya no se puede beber agua del grifo y corremos el riesgo de que en Marcilla, por ejemplo, pase lo mismo".

Arbizu recuerda que el impacto de esta ganadería industrial ha resultado demoledor en Catalunya, donde ya se ha aplicado una moratoria para nuevas instalaciones y que es también muy importante en Aragón. Tanto en esta comunidad como en amplias zonas de Castilla y León se aprovechan zonas escasamente pobladas, con el objetivo, por ejemplo, de que el olor impacte en el menor número de personas.

La gestión de esos residuos, que se emplean como abono en numerosos campos, es además uno de los elementos más conflictivos, ante la insuficiencia de unos controles que garanticen el cumplimiento de las buenas prácticas. "La zona del Aragón y el Cidacos es ya una de las más contaminadas –dice Arbizu y la consecuencia de todo ello es que cada vez hay que ir a buscar más lejos el agua, hasta Itoiz. El suelo hay que protegerlo, es un recurso limitado, que no se puede crear".

noticias de noticiasdenavarra