Mikel Irujo Amezaga / Doctor en Derecho Europeo y Director General de Acción Exterior

Next Generation EU, un impulso para la economía verde y digital de Europa

29.06.2020 | 10:01
Irujo habla del instrumento de financiación "excepcional y temporal" de la UE para ayudar a las empresas en esta cri

La Comisión estima que será necesaria una inversión pública y privada de unos 1,5 billones de euros, para reparar el daño económico y social inmediato causado por la pandemia del covid-19. Por ello, el pasado 27 de mayo la presidenta Von der Leyen propuso un Instrumento Europeo de Recuperación de emergencia (Next Generation EU) por un importe de 750.000 millones de euros. El instrumento será un mecanismo de emergencia excepcional y temporal. La financiación estará habilitada mediante la Decisión sobre recursos propios, que permitirá a la Comisión endeudarse hasta 750.000 millones de euros en nombre de la Unión, para medidas durante el período 2021-2024. Además del Next Generation EU, la Comisión propone un presupuesto de la UE renovado que asciende a aproximadamente 1,1 billones EUR, lo que supone un marco financiero plurianual reforzado para 2021-2027.

El paquete se basa en tres pilares: herramientas para apoyar los esfuerzos de los Estados miembros para recuperar, reparar y hacerse más firmes de la crisis; medidas para impulsar la inversión privada y apoyar a las empresas; y el refuerzo de los principales programas de la UE para extraer las lecciones de la crisis y hacer que el mercado único sea más fuerte y resistente. Estas medidas se suman a las ya adoptadas por la UE con anterioridad, es decir, el nuevo instrumento temporal para atenuar los riesgos de desempleo en una emergencia (SURE) facilitará 100.000 millones EUR para ayudar a que trabajadores/as mantengan sus ingresos y asegurar que las empresas puedan seguir a flote y mantener a su personal. En segundo lugar, el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad), el fondo de rescate establecido durante la pasada crisis, que cuenta con 410.000 millones de euros en capacidad de préstamo. Por último, la propuesta del BEI para crear un fondo con 25.000 millones de euros en garantías aportadas por los Estados miembros. Además, junto a esta respuesta fiscal europea sin precedentes, el Banco Central Europeo también ha adoptado medidas, entre ellas el lanzamiento del Programa de Compras de Emergencia Pandémica de 750.000 millones de euros, que aumentará los activos totales adquiridos por el Banco Central Europeo a 1,1 billones de euros en 2020, con el fin de mantener la estabilidad financiera en los mercados de bonos del gobierno.

De todas las medidas mencionadas, debemos destacar el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. En primer lugar, porque abarca el 80% del presupuesto total, y sobre todo porque gran parte de dicho fondo (310.000 millones €) se distribuirá como ayudas no reembolsables. El objetivo del mecanismo es ayudar a financiar los planes de recuperación y resiliencia de los Estados miembros. Apoyará las inversiones y reformas esenciales para una recuperación duradera, mejorar la resiliencia económica y social de los Estados miembros y apoyar las transiciones ecológicas y digitales.

¿Qué deben hacer los Estados miembro para recibir al ayuda? Deberán elaborar planes de recuperación y resiliencia como parte de sus programas nacionales de reforma. Estos planes establecerán las prioridades de inversión y reforma y los paquetes de inversión para los cuatro años siguientes. Los planes nacionales deben ser coherentes con los retos y prioridades identificados en el Semestre Europeo, en particular los pertinentes o resultantes de la transición verde y digital, fomentando así una senda de recuperación sostenible. En resumen, hablamos de más de 70.000 millones € para el Estado español, sólo en subvenciones no reembolsables, debiendo añadir en la misma otros fondos que se han mencionado en el segundo párrafo. Unas ayudas sin precedentes en nuestra historia. Eso sí, de momento se trata de una propuesta de la Comisión presidida por Úrsula Von der Leyen, que debe ser aprobada por el Parlamento Europeo, y, sobre todo, por todos los gobierno de los Estados de la Unión Europea. En Europe confiamos.