Un clásico de Rioja que apuesta por el viñedo propio como fuente fundamental de calidad

El Coto de Rioja es el mayor viticultor de la Denominación de Origen Rioja con más de 800 hectáreas de viñedo propio. Además, desde sus inicios en 1970 El Coto tuvo claro que su filosofía de elaboración debía respetar el estilo clásico de Rioja: vinos criados en barrica de roble; por esto El Coto no elabora tintos jóvenes

19.04.2022 | 20:32
Un clásico de Rioja que apuesta por el viñedo propio como fuente fundamental de calidad

1970 fue un año histórico para Rioja. Ese año se aprobó el Reglamento de la Denominación de Origen Rioja y de su Consejo Regulador. Y 1970 también fue el año en el que se fundó uno de las bodegas más representativas de la D.O.Ca Rioja. El Coto de Rioja.

Situada en una de las localidades históricas de la D.O.Ca Rioja, Oyón (Álava), prácticamente en la linde con Logroño, El Coto de Rioja ha protagonizado una historia de éxito, basada en el cuidado minucioso de los detalles y en el enfoque en elaborar vinos de la máxima calidad, capaces de satisfacer tanto a los consumidores más entendidos como a los ocasionales.

Desde sus inicios, la bodega tuvo claro que entre sus muros primaría una filosofía de elaboración que debía respetar el estilo clásico de Rioja, basado en los tintos criados en barricas de roble. Esa es la razón por la que El Coto no produce tintos jóvenes. Absolutamente todos sus vinos tintos se envejecen en barricas de madera de roble durante un mínimo de 12 meses.

Varias fincas distribuidas por todas las subzonas de la Denominación Rioja suman más de 800 hectáreas de viñedo en propiedad.

Sin embargo, en el proceso de elaboración de vinos, El Coto siempre ha tenido presente que el viñedo es la fuente fundamental de la calidad de sus vinos. Por ello, todos los años, la bodega invierte parte de los beneficios anuales en incrementar su superficie de viñedo propio. Esta creencia y filosofía de trabajo les ha convertido en el mayor viticultor de la D.O.Ca Rioja con más de 800 hectáreas de viñedo propio.

Gracias a esto, su equipo enológico cuenta con enormes posibilidades para la elaboración de vinos singulares al disponer de fincas en todas las subzonas de Rioja (Alta, Alavesa, Oriental), en las que se cultivan diferentes varietales y con composiciones de suelo, altura y orientación radicalmente distintos.

En Rioja Alavesa, la zona en la que la bodega se ubica, El Coto tiene viñedos viejos, divididos en pequeñas parcelas de terreno y resguardados por la Sierra de Cantabria en Elvillar de Álava, Yécora y Oyón.

La bodega se sitúa en la localidad alavesa de Oyón.

En Rioja Alta, las fincas en propiedad se centralizan en Cenicero y sus alrededores. Estos viñedos de más de 50 años presentan rendimientos muy limitados por hectárea, pero extraordinaria calidad.  

En Rioja Oriental destaca Finca Carbonera, plantado a una cota máxima de 900 metros, puede presumir de ser el viñedo a mayor altitud de la Denominación de Origen Rioja. Esta finca abandera un proyecto de blancos revolucionario tanto por las características de sus suelos y las variedades empleadas, como por las tipologías de vinos elaborados.

En una época en la que los blancos de Rioja habían perdido relevancia y muchas bodegas apostaban por otras denominaciones para sus proyectos de blancos, el equipo de El Coto, convencidos de las enormes posibilidades de Rioja para la elaboración de blancos de calidad, buscó una finca que cumpliese los requisitos óptimos de climatología y suelo.

El Coto ha sido una de las bodegas más inquietas de la D.O.Ca Rioja durante los últimos años, en los que ha lanzado nuevos vinos que han tenido gran aceptación. El último un Crianza Ecológico

Así tras años de búsqueda se encontró Finca Carbonera, y en la misma se plantaron las nuevas variedades blancas autorizadas por el Consejo Regulador en 2007. Verdejo, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Cada una a una altura diferente en función de su capacidad de adaptación a la altura.

Además, con el objetivo de conseguir la máxima calidad de las uvas, se construyó una bodega en el propio viñedo. Esto permite procesar la uva inmediatamente tras ser vendimiada. De este modo se mantienen intactas todas sus cualidades, evitando la oxidación que se producen durante el transporte con altas temperaturas.

Entre sus últimos lanzamientos destaca haber elaborado el primer verdejo de Rioja, o la gama de vinos 875 m que hace honor a la altura de su viñedo Finca Carbonera.

Calidad y sostenibilidad


Su última novedad es El Coto Ecológico, uno de los pocos crianzas ecológicos que existen en el mercado y que mantiene la esencia de la bodega de criar todos sus vinos tintos en barrica de roble. Un vino que aúna calidad y sostenibilidad, en el que todos los materiales empleados en el packaging de El Coto Ecológico son respetuosos con el medioambiente.

Crianza Ecológico de El Coto.

El Coto se ha puesto al día sin perder su propia identidad. Durante estos más de 50 años de trayectoria, el mayor premio para la bodega ha sido la confianza de las personas amantes del vino, que han convertido a El Coto de Rioja en la bodega líder del mercado español en todas las categorías en las que elabora: Crianza, Reservas, Blancos y Rosados. Supone todo un reto mantener esa posición y seguir siendo un referente del vino en todo el mundo al exportar sus botellas a más de 70 países.

Los tintos de El Coto, acierto seguro.

El Coto

  • EL COTO ECOLÓGICO 2019: Elaborado con uvas de la variedad tempranillo, entre sus notas de cata destacan sus aromas a fruta roja y su cuerpo persistente. es un vino producido de manera sostenible de principio a fin. Toda su elaboración se ha realizado en instalaciones totalmente independientes. Desde el transporte de las uvas a la bodega, pasando por el proceso de elaboración, su crianza y el posterior reposo en botella se han realizado en instalaciones separadas del resto de los vinos de la bodega. Todos estos procesos se han certificado de acuerdo con la normativa ecológica europea. Su crianza se leva a cabo en barrica de roble americano de 225 litros durante un mínimo de 12 meses. Ideal para acompañar arroces, guisos y tablas de quesos y embutidos.
  • COTO DE IMAZ GRAN RESERVA: Consistente y potente, elaborado con uva de la variedad Tempranillo y Graciano. Entre sus notas de cata se aprecian aromas a coco o a frutos secos.se elabora en tanques de acero inoxidable durante 21-30 días, con la maceración justa para alcanzar el equilibrio entre fruta y extracto. Se cría en barrica americana y francesa por un mínimo de 24 meses, seguidos de un mínimo de 36 meses de afinado en botella.Distintas añadas han sido galardonadas por Wine Spectator, el Concours Mondial de Bruxelles, International Wine & Spirit Competition o IWC por citar algunos de sus premios.
  • 875 m: Un vino tinto tempranillo intenso y fresco, con buena acidez, en el que se pueden detectar delicados aromas de cereza y fruta roja, combinados con moka y cacao, y un final balsámico. En definitiva, un tinto de carácter salvajemente delicado, procedente de las alturas de Finca Carbonera. Casa con carnes rojas a la parrilla, embutidos y quesos curados.
  • 875 m BLANCO FERMENTADO EN BARRICA: Chardonnay plantada en los altos de Finca Carbonera que da a luz un blanco muy aromático, con toques a frutas tropicales y vainilla. Se macera en frío, y se prensa suavemente en la bodega situada en el centro de la propia finca, evitando el contacto con el oxígeno del aire en todas las operaciones prefermentativas. En el proceso de fermentación alcohólica se emplean barricas de roble francés nuevo sin tostar). Una vez finalizada la fermentación, se realiza la suspensión periódica de lías para mantener la frutosidad del vino y favorecer su complejidad, untuosidad y longevidad. Maravilla solo y también con calderetas de pescado, arroces caldosos, pescados azules como el salmón o con mariscos.
  • COTO DE IMAZ RESERVA SELECCIÓN: Sin rival para acompañar cordero lechal asado, la caza o la carne roja. Un clásico creado con Tempranillo y Graciano procedentes de viñedos propios estros viñedos propios situados en la Finca Los Almendros de Rioja Alavesa. Tras la reposada fermentación, durante 18 meses tiene lugar la crianza en barrica nueva de roble americano. Luego descansa en botella un mínimo de otros 18 meses.

noticias de noticiasdenavarra