La quimera de la deuda de Baztan

09.02.2020 | 09:01

Andan los representantes de dos grupos políticos erre que erre con la paliza de la deuda del Ayuntamiento de Baztan y con lo que les ha costado rebajarla, quizás como único (no veo otro) argumento para su muy escasa y pobre ejecutoria en materia de inversiones en las dos últimas legislaturas. Parece que pretenden cargar sobre espalda ajena el tremendo drama y ocultan y quieren hacer olvidar que en la creación de esa deuda también ellos mismos participaron de hecho y por derecho, ya que formaban parte de las corporaciones municipales que decidieron y apoyaron ese endeudamiento, los dos actuales corporativos en funciones de Baztango Ezkerra y EH Bildu con sus concejales bien que elegidos bajo otras siglas de las muchas que a lo largo de su existencia han venido utilizando.

Esa deuda que aburren de repetirla como excusa se empezó a gestar hace ya siete legislaturas, cuando ya existía en parte, siendo alcalde el llorado amigo Patxi Oyarzabal, y contribuyó con imaginación y visión de futuro ni más ni menos a conseguir para el Valle de Baztan unas dotaciones en infraestructuras y servicios como nunca antes se habían conocido y llevarle a una modernidad a la que ya se llegaba con excesivo retraso en atenciones a los vecinos y pueblos, en definitiva, a unas cotas de bienestar que se han visto cortadas por falta de imaginación y de auténtica visión de futuro.

Esa labor fue continuada por la injustamente denostada Virginia Alemán en la alcaldía, aprovechando unos créditos con muy bajos intereses y el euríbor en las mejores condiciones que se han conocido y la trabajada consecución de subvenciones del Gobierno de Navarra y del Estado, lo que ha permitido rebajarla sin mayor esfuerzo y sin ningún drama exagerado como ahora se pretende falsamente hacer creer. Saneamientos completos y mejoras de calles en Amaiur, Erratzu, Elizondo-Elbete, Irurita y prácticamente todo el valle, escuela de 0-3 años, nuevas escuelas de Irurita, Erratzu, Oronoz, Almandoz, frontón Aranabia de Irurita, frontón de Arraioz, matadero, biblioteca municipal, cubierta de piscina de Elizondo, césped artificial y remodelación del campo de fútbol de Giltxaurdi, inicio gracias a Udalbide de las excavaciones del Castillo de Amaiur, frontón municipal de Elizondo, plaza de Elizondo, consultorios médicos de Amaiur, Erratzu, Irurita, Oronoz, centro cívico de Irurita, soluciones a daños por desastres meteorológicos (Arraioz) y decidido apoyo a la creación del Campus de Lekaroz? ¿Sigo?

Peor que ese endeudamiento (¿es malo el endeudamiento cuando es necesario o es mejor el cruzarse de brazos y no hacer nada?) es el aumento de los gastos de personal y gasto corriente, que ese sí que permanece y ya supera los ingresos por transferencias corrientes. Menos rollo con la quimera de la deuda, menos cerrar museos y más decisión e imaginación. Y de paso más transparencia e información a la ciudadanía, que ahí está la fea decisión de eliminar el Boletín de Información Municipal (el último publicado en la página de internet del Ayuntamiento de Baztan data de diciembre de 2014), la desaparición de las comisiones participativas abiertas y dar cuenta a los vecinos del presupuesto municipal que el último que se publicó en la citada página del Ayuntamiento de Baztan en internet es el de 2014. (Se puede comprobar, a salvo de que ahora se actualice y se publique el de 2019 aprisa y corriendo).