Para todas las maestras y maestros

09.02.2020 | 16:21

Únicamente la persona que alguna vez ha estado en esa situación sabe qué significa preparar una oposición. El entorno de la persona opositora acompaña, escucha, aguanta, ayuda y, también, por qué no, puede hartarse a ratos ante la tensión acumulada en el ambiente. Los puestos a conseguir para alcanzar la posición funcionaria son variados y continuos: administrativo, informática, enfermería, bomberos, conserje, personal de biblioteca? Estos días les llega el turno a miles de maestras y maestros en Navarra y Euskadi. Como parte del colectivo, y habiendo pasado por el trance tres veces, quiero enviar todo el ánimo y la serenidad posibles ante estas últimas horas de estudio y proximidad de la prueba. Creo sinceramente que para una persona que prepara varios concurso oposición al mismo tiempo, que trabaja de forma interina en la Administración pública es cuestión de tiempo conseguir una plaza, ya que llega un momento cuya puntuación de baremo es alta, y que si realiza un buen examen, las cuentas resultan favorables. Eso sí, hay que estudiar y esforzarse para el examen en todo caso. Y conllevarlo con el día a día, la familia, la pareja, el cuidado de alguna persona mayor en muchos casos, la enfermedad, con la crítica social de que tenemos casi perpetuas vacaciones, de que "para maestras las de antes", el cansancio que se acumula, las dudas de si seguir adelante o no, el interrogante de si quiero formar parte de eso ante la certeza de que el sistema educativo sigue apostando por la estadística y el resultado antes que por las personas discentes. También es verdad que la puerta del cambio hacia recuperar los valores, la cercanía a la emocionalidad en el aula y otra forma más activa de participar, aprender y enseñar, está cada vez más abierta en más sitios.

Llegan horas de rumiar la tensión acumulada, de sorteo de temas, de casos prácticos a desarrollar, de jugaros mucho en una exposición oral ante miembros de tribunales que, al menos en una ocasión, han estado en vuestra misma situación. Calma, son maestras y maestros como lo eres o serás tú.

Se atropellan en la cabeza teorías de Piaget, Vigotsky o Gardner. Sé tu mismo/a. Confía en ti. Cree en lo que estás haciendo y serás creíble. Sabiendo también que la vida continúa a pesar de tanto esfuerzo y tiempo invertido, y que en caso de no salir las cosas como puedas desear, todo lo realizado habrá hecho poso. Disfruta, dentro de lo posible, del proceso. De veras.

Todas las barajas parecen iguales, lo que te distingue es tu forma de jugar las cartas. El futuro y la posibilidad de cambio social pasa, en parte, por tus manos. ¡Órdago! (Hor dago). Mucha suerte a todas/os.