la carta del día

Turismo de salud: de las Antillas holandesas a Rusia

23.12.2019 | 06:16

Navarra lanza un proyecto para "ofrecer la mejor atención" a pacientes que eligen la sanidad de la comunidad.

Llama la atención el reciente artículo publicado el día 13 de diciembre en el DIARIO DE NOTICIAS en el que se informa de que la Clínica Universidad de Navarra, entidad privada, ha atendido en los últimos 12 meses a casi 3.000 personas de 96 países...

El director del proyecto recuerda que estos pacientes "acuden por temas de salud complicados y para estancias largas", situación que conlleva a la CUN a tomar la decisión de "mejorar la atención de sus pacientes y familias a través de una estancia más confortable en la comunidad".

Con este objetivo, la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo, el Gobierno Foral de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona han trabajado conjuntamente para poner en marcha un proyecto piloto denominado Servicio de Acogida, cuyo funcionamiento, personal implicado, etcétera, se describen en el propio artículo.

Esto nos lleva a preguntar si este servicio de acogida está organizado en los mismos términos y con los mismos recursos que la acogida a migrantes o refugiados que huyen del hambre y de la guerra.

Los temas de salud complicados requieren medios sofisticados y gran cantidad y variedad de recursos sanitarios, algunos de ellos estratégicos como son la sangre y sus derivados, los tejidos y órganos, de los cuales en nuestra tierra solo se disponen recurriendo al altruismo, a la voluntad y a la solidaridad de la población.

Es fácil de entender que, sin medidas adicionales, la demanda de estos recursos puede superar a la oferta, máxime cuando también en el sector público se está dando un incremento en el consumo de los mismos y que puede desembocar en un desabastecimiento o tener que plantear criterios para su adjudicación equitativa. ¿Quién sería el responsable de definirlos?

El proyecto continúa diciendo: "permite personalizar la experiencia turística según los segmentos y desde un enfoque muy internacional".

Es incomprensible cómo la Administración puede estimular el mercadeo de la sanidad y no se hayan parado a pensar en los pacientes de la sanidad pública navarra, también muy segmentada y diferenciada según la zona de salud a la que pertenecen, y que seguramente estarían encantados de que se les tratara de la misma manera, sobre todo cuanto más complicada es la enfermedad. De todos es conocida la situación de desorientación y vulnerabilidad en la que se encuentran pacientes y familiares en estos casos y el poco apoyo que reciben.

Si la facturación de la entidad sanitaria privada ha pasado de ocho a diez millones de euros, ¿deben el Gobierno Foral de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona destinar dinero público para una actividad sanitaria dirigida a clases adineradas y que puede comprometer otros servicios imprescindibles de la sanidad publica?

En nombre de la Plataforma Navarra de Salud

Lo último Lo más leído