Inmediato y efímero

13.10.2021 | 00:28

El interés por las noticias de catástrofes y dramas humanos suele ser tan inmediato como efímero. Esa inmediatez nos empieza ya a alejar de la angustia y desesperación que se expandió en Afganistán ante el nuevo giro de la política de Estados Unidos. Joe Biden y Donald Trump se subieron al ring de las descalificaciones, con nula autocrítica, haciendo honor a la mediocridad de nuestro siglo. La política se puso la dalmática de pontificar y, tras veinte años de complejas ecuaciones, nos dio el resultado final como colofón de un monumental fracaso: "la democracia no se puede exportar", síntesis bastante completa si el receptor tiene el cerebro fosilizado. Ante este desastre humanitario, Occidente muestra su pena, pero la pena de los países acariciados por la libertad es un cervatillo que entra tímido y leve en dramas y funerales, con la premura de salir corriendo al disfrute de la vida. La pena en Afganistán es una palabra menor aplastada por sus hermanas mayores: miedo, miseria y terror. El oculto desdén hacia los países pobres no ha impedido que Occidente proporcione su limitado oasis de sombra protectora a este país. Contrasta la invisibilidad de la mujer, inhabilitada en su libertad, con un cierto feminismo de salón que se da en nuestra sociedad, alejado de pioneras como Virginia Woolf y saltando por encima del concepto del amor, para reducirlo, en las parejas, a una suerte de contrato sindical. Son muchas las miradas que observan a este país de Asia, atrapado bajo la esfera convexa de un cielo sin esperanza, donde secretas hogueras se encienden en la sangre de sus gentes. Ante el fanatismo terrorista, cuya brújula epiléptica puede llevar el dolor a cualquier rincón, se hace precisa la sonoridad honesta de un grito universal de rechazo al secuestro de la libertad y la esperanza, actitud que nos distancia del inoperante fatalismo derrotista. Una multitud de afganos anhelan una vida más digna para sus familias, soñando con abandonar las rojas colinas de su país, dejando atrás, en una tierra de plomo, su presente sin futuro. En el verde reflejo de los escaparates de Kabul, se perciben las sombras de la muerte y de la mutilación de la libertad. El apoyo que puedan encontrar los talibanes está presidido por el miedo que introduce un orden social vilmente masculinizado y de invisibilidad femenina. Ante el temor de volver a los tiempos más oscuros, miles de afganos, en su frágil ingenuidad, sueñan con esa Europa en donde el pan lo dan con mantequilla y el agua baja fría para la sed, no conscientes de la lenta insolación que les espera en la gran ruleta humana de viaje compartido, buscando eslabones de manos entre vértigos de melancolía y desasosiego. Algunos lograrán alcanzar la calma de esa luz de domingo suavemente tamizada por la libertad.

noticias de noticiasdenavarra