A pie de obra

Txumarra

07.02.2022 | 00:52
Txumarra

Hay gente que muere siendo muy conocida. Y gente que muere siendo muy reconocida. Luego están los que sin buscar ni una cosa ni otra, hacen doblete. Txumarra era de estos. Un amigo que nos dejó el pasado martes a sabiendas que hacía tiempo le costaba seguir erguido. Txumarra fue muchas cosas: currela de taller ochentero y dependiente en la mítica "Mendi Kirolak", donde llegabas y ahí lo tenías, tras un mostrador que le quedaba pequeño. Un tipo de otra pasta cuya equidistancia nunca compadreó con el buenismo fashion de hoy en día. Un tipo cuya honestidad no le cabía en el cuerpo. Alguien reñido con la vanidad y ungido por la humildad que se vació en cuerpo y alma en todas y cada una de las ideas y proyectos que gestionó desde la sección de Montaña del Anaitasuna, su segunda casa. Porque su pasión fueron las montañas. Un tipo que renunció a la velocidad de las cosas y al stress hiperbólico que padece el alpinismo de hoy metabolizado por la pulsión capitalista.

Y es que Txumarra era de andar lento, como su concepción del montañismo, comunitario y hasta romántico, como el de Robert Walser. Alguien a pie de obra y rudimentario en su quehacer pero de enorme capacidad y entrega desmedida, un tipo que amaba el monte Ezkaba, Aralar y el Pirineo como otros se flipan con la Norte del Eiger. Un hombre que apostó por la militancia en los clubes de montaña, la divulgación, los proyectos de cercanía y un montañismo popular y de clase.

Txumarra fue, así lo creo, el último mohicano de un montañismo que se va secuestrado por el récord, la mercadotecnia y la individualidad. Txumarra peleó hasta el final por esas montañas que le hablaban de eso, de ir lento y en grupo, un montañismo de aprendizaje y de contemplación. Aunque él ya no pudiera patearlas.

Pero Txumarra fue, sobre todo, un amigo de sus amigos. Una prueba era su agenda, grande y con anillas, donde cabían todos los cumpleaños del mundo.

noticias de noticiasdenavarra