Meteoritos

Frontones

10.02.2020 | 08:41

beti Jai. Madrid, calle Marqués del Riscal (barrio de Chamberí). Obra del arquitecto Joaquín Rucoba, autor también de la Casa Consistorial de Bilbao. Inauguración: 1894. En funcionamiento hasta 1919. Otros usos: comisaría, prisión, local de ensayo de bandas de música, taller de reparación de la automovilística Citroën. Por su delicado estado de conservación, el edificio estuvo en la Lista roja de patrimonio en peligro que la asociación Hispania Nostra comenzó a elaborar en 2006. Catalogado como Bien de Interés Cultural en 2011 por la Comunidad de Madrid. El Ayuntamiento desarrolló un proceso de expropiación (2010-2015). Inversión de 36 millones de euros (costas más trabajos de consolidación y restauración). La segunda fase de las obras de rehabilitación concluyó en junio. Eclecticismo en fachada principal, neomudéjar en el muro curvo occidental de la planta semi-elíptica, arquitectura de hierro en las gradas, cubierta de madera, restos de frescos. Cuatro plantas. Capacidad para unas cuatro mil personas. Reabierto 125 años después de su construcción y un siglo después de su cierre. Pelotaris a mano y de herramienta han hecho pruebas esta semana. Seguirá la determinación de contenidos deportivos y culturales. Euskal Jai -Pamplona- Iruñea. Calle San Agustín (Casco Viejo). Arquitecto: Serapio Esparza, autor del diseño urbanístico del II Ensanche. Inaugurado el 24 de enero de 1909. Último partido de remonte: 14 de diciembre de 1977. Otros usos: veladas de boxeo y cine con orquestina en los entreactos. Gaztetxe por ocupación entre 1994 y 2004, año de su demolición tras conflictivo desalojo. Singular edificio modernista de estructura metálica y arquería de forja, con un frontis de excepcional calidad. Cesada la actividad, los propietarios favorecieron y activaron su deterioro -con oscuros intereses inmobiliarios-, lo que el Ayuntamiento consintió. Luego, compró la propiedad y optó por el derribo. Beti Jai, in memoriam del Euskal Jai.