Desigualdad

10.02.2020 | 00:47

Si se renuncia a la inocencia de la niñez, prescindiendo de su candor, entrando en el mundo de los adultos, de la bebida y la sordidez, se corre el riesgo casi seguro de la codicia carnal de depredadores degenerados. Es triste la desigualdad promovida por el permitivismo propio.

noticias de noticiasdenavarra