Mesa de Redacción

Los retos del turismo

10.02.2020 | 02:20

Navarra tiene en el turismo un sector clave de su economía, que todavía es más acentuado en el mundo rural y local, por la importancia que significa dicha actividad en este ámbito. Poco a poco el turismo se ha ido abriendo un hueco como una actividad económica y laboral de peso creciente en el PIB foral, donde supone ya el 7%. Hasta julio de este 2019, el número de viajeros había crecido un 2,7% respecto al pasado año, y los datos de este verano, en especial la segunda quincena de agosto, confirman un nuevo periodo turístico al alza con más visitantes, mayor ocupación que en 2018 y más gasto. Las pernoctaciones en hoteles han aumentado un 5%, un 12,5% en las casas rurales -con una ocupación del 52% es la más alta de todas las comunidades- y otro 22% en los campings. Navarra tiene capacidad de presentar una oferta diferente y diferencial capaz de seducir al turista más exigente. Se trata de incidir en desestacionalizar la oferta, en ampliar el plazo de las estancias y en mimar al turista para que consuma más y mejor en nuestra tierra. A lo largo del año la actividad -cultural, monumental, en la naturaleza, gastronómica, etcétera- tiene ocasiones múltiples como para seducir a cientos de miles de visitantes. Navarra se ha consolidado con creces en el segmento del turismo interior del estado -la CAV, Catalunya y Madrid son su principal origen-, y afronta ahora el reto de expandirse en el exterior. El origen mayoritario es Francia -desde Iparralde hasta Burdeos, principalmente- y Reino Unido, y se está poniendo el acento en otros países como Alemania -más aún tras los vuelos directos a Fráncfort-, México o China. Y también el reto de reimpulsar el turismo propio, el de los navarros y navarras en su propia tierra. Las instituciones tienen clara la apuesta por la desestacionalización y por que el turismo no sea siempre más sino mejor, más repartido a lo largo del año y en el espacio que permita hacerlo más sostenible. La pasada Legislatura, el Gobierno foral aprobó el Plan Estratégico de Turismo y creó el Centro de Estudios Turísticos de Navarra como compromiso institucional con el impulso del sector. Toda la sociedad navarra saldrá ganando.