Promoción de viviendas en Huarte (casco antiguo)

19.08.2020 | 23:26

Ugalaldea es el nombre originario del barrio conocido hasta hoy en día de San Esteban. Núcleo fundacional de la villa de Uharte del que se tiene noticias al menos desde el siglo X. Lugar donde se encontraba situado el monasterio de San Esteban, posterior parroquia del mismo nombre, que tuvo dos localizaciones diferentes en dicho barrio, en la falda del monte de San Miguel Miravalles y en la plaza homónima del que nos queda un resto de la portada a modo de arco del triunfo. Así como también lo fuera del afamado molino real de Atea junto a la presa de Atondoa. Este barrio se compone fundamentalmente de dos calles, Ibaialde y San Esteban, siendo limítrofes de otras dos: la de Moisés Barado y Zubiarte. Se puede afirmar que a día de hoy este barrio, pese a las intervenciones habidas en él, mantiene el tipismo del lugar y constituye el único núcleo residencial coherente con sabor rural con que cuenta la villa.

Así es recogido en el documento vigente de Revisión Parcial del Plan General de Ordenación Urbana de Huarte referida a las Determinaciones sobre el Casco Antiguo, datado en el año de 1988, y firmado por el arquitecto urbanista Manuel Sagastume Ruiz. En la parte de su memoria se realizan las siguientes consideraciones sobre el mismo: 1) el que, "se deben considerar dos núcleos diferenciados en situación y estructura originados por el corte de la trama que supone la actual calle Zubiarte (€). La parte norte se entrega contra el monte y tiene características mucho menos urbanas que la parte sur... 2) añade que, "el área del Casco Viejo soporta una estructura viva en funcionamiento y evolución (€) deteriorada parcialmente por su propio fenómeno de vejez... y 3) lo que viene a ser más interesante, denuncia, el que "en la década de los años 60, en pleno apogeo del desarrollo urbano general, se levantaron una serie de bloques de B+4 de tipo similar a otros de la periferia de Pamplona sin ningún tipo de sensibilidad para la ciudad y la arquitectura que impactaron negativamente en la trama construida y en la libre. Finalmente, en su sexto apartado el autor realiza la siguiente e imprescindible consideración: "Salvo excepciones concretas y puntuales, el Casco Viejo de Huarte no tiene patrimonio artístico notable.

Como suele ser normal en estos casos, el valor reside en el conjunto".

Es en la parte norte donde recientemente el ayuntamiento de la villa ha aprobado, inicialmente, el Plan Especial de Actuación Urbana, cuya publicación en el BON es de 23 de julio del presente, consintiendo la ampliación de edificabilidad en plantan sótano y entrecubierta a petición de la Promotora Constructora Pedroarena, SL, para proyecto de edificio que haya de sustituir los números 1 y 3 de la calle Ibaialde, y cuyas parcelas limitan con Moisés Barado, plaza de San Esteban, calles Ibaialde y Zubiarte. El edificio de nueva planta habrá de sustituir dos antiguas edificaciones denominadas como casa Zunzarren y casa Huici que iniciaban la entrada de la calle Ibaialde a modo de plazuela en torno a la calle Zubiarte. Como era el caso de la construcción tradicional uhartearra los edificios afectados por el inminente derribo, unifamiliares, se abrían a un patio delimitado por otros edificios menores, almacenes auxiliares de uso tradicional, agrícola y ganadero. El edificio que haya de resultar, de aprobarse definitivamente, colma prácticamente la totalidad de las parcelas afectadas resultando, a efectos residenciales, un edificio de cinco plantas, ya que se proyecta una planta adicional de ático por encima de lo estipulado en el plan general y la baja también se destina a viviendas.

Pues bien, es criterio de vecinos afectados, residenciados en las calles Ibaialde y Moisés Barado, el que ninguno de los criterios enunciados al principio, paradójicamente, han sido tenidos en cuenta en la aprobación inicial de dicho Plan. Además dicho edificio plantea las siguientes problemáticas soluciones para dar salida a necesidades que son propiamente de la promoción, no redundando en beneficio alguno para el pueblo, como la ocupación del subsuelo hasta más de la mitad de la calle de don Moisés Barado. La promotora recupera con creces el suelo afectado por el retranqueo al que se ve obligado por imperativo del propio plan vigente y según se nos informó en reunión con la comisión de urbanismo, es voluntad del ayuntamiento que sean los nuevos propietarios los responsables del mantenimiento derivado de la finca resultante en superficie, es decir la parte de la calle que quedaría sobre el subterráneo. Además plantea el acceso al garaje por su parte norte desde la plaza de San Esteban, con el consiguiente riesgo para personas mayores y menores que habitualmente hacen uso de la misma. Por si no fuera suficiente, del espacio libre fijado en el plan, de 12 metros para la calle de don Moisés Barado, se toma 1,5 metros para construir terrazas y accesos a las viviendas de planta baja. Y a consecuencia de las exigencias del planeamiento aprobado, inicialmente, suprime el arbolado con que se iniciaba las calles de Moisés Barado e Ibaialde.

Por otra parte, queremos hacer constar que en el publicitado como "periodo de participación", esgrimido por el ayuntamiento en su comunicación para la justificación de la aprobación inicial –error incluido al hacer mención de una sola de las parcelas, obviando la segunda–, no se nos haya facilitado acta alguna en la que quede recogida las anteriormente mencionadas sugerencias.

Firman este artículo: Sergio Senosiáin Catalán, Julio Urdin Elizaga, Sergio Garaicoechea Pérez, Ramón Roy Rovira y Domingo Elcarte ElíaEn representación de los vecinos afectados