El Sadar debe ser talismán de nuevo

fútbol femenino | se han vendido cerca de 4.000 entradas para el decisivo partido de este domingo

09.02.2020 | 07:06
Las jugadoras de Osasuna agradecen el apoyo de la afición.

pamplona - La afición no va a fallar en el partido del domingo en El Sadar. Osasuna tendrá como mínimo 4.000 gargantas apoyando al equipo en el decisivo encuentro ante el Santa Teresa de Badajoz, en el que debe remontar el 1-0 del partido de ida para pasar a la eliminatoria final que decidirá el equipo que ascienda a la Liga Iberdrola.

La venta de entradas continúa su ritmo. Si los socios habían retirado 3.200 entradas hasta el jueves, ayer se abrieron las oficinas para el público en general y, con la venta on line, que será ininterrumpida hasta la hora del partido, prácticamente se alcanzaron las 4.000 localidades vendidas.

Las zonas del estadio que prácticamente están llenas son Preferencia Cubierta, donde a última hora de la tarde de ayer apenas quedaban 76 entradas disponibles), y Grada Lateral, con 119 asientos libres. En Graderío Sur quedaban 169 entradas y donde más hueco había era en Grada Gol Norte, donde todavía había sitio para 847 espectadores. Osasuna ha abierto en esta ocasión el anillo completo de la parte más cercana al terreno de juego.

Hasta mañana a las 12.00 se podrán comprar entradas on line a 5 euros y en El Sadar se abrirán cinco puntos de venta a las 10.00 horas con el fin de evitar las colas del día del partido ante el Alavés, en el que sólo hubo una taquilla abierta y eso provocó que aficionados se marcharan a casa a la vista de que no iban a poder entrar antes del inicio del partido por las largas colas que se formaron.

El Sadar quiere ser de nuevo talismán, en la tercera vez que se abre para las chicas esta temporada. En el primer partido, ante 10.250 espectadores y con entrada gratuita, Osasuna ganó 2-1 al Eibar en un partido que le sirvió para iniciar la pelea por el título.

El último partido en casa, cuando se jugaba sus opciones de ser campeón ante el Alavés, Osasuna volvió a jugar en El Sadar y terminó el partido con idéntico resultado (2-1) y 7.870 aficionados en las gradas celebrando un título que se confirmó en la siguiente jornada. Fue la primera vez que se cobró entrada (3 euros para los socios y 5 para el resto).

El Sadar se vuelve a abrir mañana, a las 12.00 horas, para facilitar el acceso del equipo femenino a la última y definitiva eliminatoria para el ascenso. Las entradas que quedan a la venta son las de 5 euros. El entrenador del equipo, Mikel Bakaikoa, valora positivamente el reconocimiento a las jugadoras por parte de la afición. "Si logramos llevar a 4.000 aficionados a El Sadar será muy bonito. Yo me alegro sobre todo por las chavalas, que han trabajado y han conseguido despertar esa ilusión en los aficionados. Que ellas puedan ser un referente para las niñas que estén empezando es algo muy grande".