Osasuna viaja mañana para medirse al Levante

La plantilla completa la tradicional sesión de recuperación y Arrasate decidirá tras la sesión a puerta cerrada la convocatoria

12.02.2021 | 12:40
Roberto Torres se pone un peto junto a Unai García.

Osasuna se ha entrenado esta mañana en la habitual sesión de recuperación dos días antes de la disputa de un partido, en este caso con el Levante. Los futbolistas, además del trabajo en el interior de las instalaciones, han realizado los tradicionales partidillos de fútbol tenis en el campo de los porteros, uno de los anexos a los dos terrenos de entrenamiento habituales. La presencia del Chimy Ávila junto con sus compañeros fue una de las novedades de la sesión. El atacante argentino sigue cumpliendo plazos en su recuperación cuando se cumplen cinco meses desde su lesión en la rodilla derecha que le obligó a pasar de nuevo por el quirófano. Al Chimy aún le quedan varias semanas de trabajo por delante, primero, para cumplir con el plazo mínimo de seis meses tras una grave intervención -la rotura del ligamento cruzado- y, segundo, para ir cogiendo ritmo y poder llegar a entrar en los planes del entrenador, cosa que se podría podrucir para la fase final del campeonato -la Liga termina el 23 de mayo-.

La plantilla se entrena mañana por la mañana a puerta cerrada y por la tarde, los citados por Arrasate, viajarán hasta Valencia para medirse el domingo por la tarde frente al Levante en el estadio Ciutat de Valencia (18.30). El equipo valenciano, semifinalista de la Copa que cosechó el jueves un gran resultado en San Mamés frente al Athletic (1-1), se presenta como una exigente prueba para los rojillos que se medirán contra un rival en forma, con la moral por las nubes pero que, de todos modos, va a tener que refrescar la alineación para este encuentro. Además, varios jugadores acabaron con problemas físicos en este partido y serán baja el domingo.

Arrasate contará por segunda semana consecutiva con un buen número de jugadores para configurar una convocatoria con alternativas y, por lo visto ante el Eibar, con futbolistas que están llamando de nuevo a la titularidad tras haber esperado su oportunidad en el banquillo. Nuevamente la disyuntiva sobre jugar con uno o dos delanteros -el estado de gracia de Calleri y Budimir complica más la toma de decisión- será uno de los asuntos principales que deberá resolver el entrenador.