Lucas Torró: "Cada día me encuentro mejor"

Asegura que se encuentra más cómodo en un 4-3-3

19.02.2021 | 10:10
Torró, durante un partido contra el Valencia.

El jugador de Osasuna Lucas Torró asegura que cada vez se siente "mejor" tras olvidar sus lesiones, recuperando así su mejor nivel en las últimas jornadas en las que su equipo ha dejado atrás la mala dinámica que arrastró durante varias semanas.

Osasuna ha ganado tres de los últimos cuatro encuentros ligueros, una "muy buena tendencia", a la que acompaña la "gran" sensación de "estar compitiendo todos los partidos. Ahora nos está acompañando esa pizca de suerte".

En una entrevista con Efe, el futbolista cree que, "cuando estás en una mala inercia es más difícil salir de ella y más fácil perder, y viceversa. La confianza en nosotros mismos y encarrilar buenos resultados allana el camino para salir a ganar".

De la racha de 13 jornadas consecutivas sin conocer la victoria que acumuló Osasuna, Torró asegura que fue "complicado" revertirla, y que, gracias a la confianza en ellos mimos y en su entrenador, Jagoba Arrasate, tuvieron claro que pronto podrían reconducir la situación: "al final pudimos darle la vuelta y ahora tenemos la ilusión de prolongar este buen momento, siempre con el objetivo de la salvación en mente".

"Ojalá que lo mejor esté por venir, pero no se puede negar que ahora atravesamos una buena racha. Los resultados hablan, y confiamos en aguantar la presión el lunes ante el Sevilla, un rival muy complicado", opina sobre el estado del equipo y su capacidad de mejora para, "paso a paso y con los pies en el suelo", llegar al objetivo final.

"Hemos pasado por malos momentos; sabemos lo que es estar ahí abajo, y fue jodido. No nos podemos relajar y tenemos que mejorar los registros de la primera vuelta", añade.

Regresó a Pamplona este verano, procedente del Eintracht Fráncfort previo pago de 2.000.000 de euros después de dos temporadas en Alemania en las que no pudo encontrar su fútbol por las continuas lesiones que le persiguieron en la Bundesliga.

"El interés venía de antes. Tenía muchísimas ganas de volver y el momento perfecto era este año, con el Centenario y el equipo asentando en Primera División", explica el de Cocentaina sobre su salida del anterior club, que en todo momento facilitó el proceso.

"Recibí alguna otra oferta, pero yo siempre quise venir aquí. Llevaba varios años sin gozar de la continuidad necesaria que logré aquí antes de marcharme a Alemania", cuenta el canterano madridista que busca "repetir" la buena etapa que vivió en Segunda con el conjunto rojillo en la temporada 2017/2018.

Con su fichaje por Osasuna en agosto de 2020, Torró decidió regresar con el objetivo de "crecer y sentirme futbolista de nuevo", y la prioridad de retornar al lugar donde se sintió "a gusto" con unos compañeros a los que ya conocía bien, por lo que no le supuso "ningún esfuerzo" adaptarse.

Tras firmar un contrato hasta el 30 de junio del 2024, Torró indica que Osasuna sigue siendo el mismo club que él conoció, y destaca la "espectacular" reforma de El Sadar, que realmente "impresiona" y sin duda representa la "grandeza" de una entidad.

El jugador de 26 años pone en valor el proyecto por el que apuesta el club que preside Luis Sabalza: "Si logra permanecer en Primera y se apuesta por él de forma sostenida, el resultado será muy positivo para todos".

Lamenta no poder contar con su afición esta temporada: "A los equipos que vienen se les hace complicado, porque la hinchada rojilla aprieta mucho. Deseamos lograr la salvación para poder celebrarla con todos ellos el año que viene".

Esta es la primera campaña en la que tiene como jefe a Jagoba Arrasate, un técnico que le ha enseñado a "cambiar; yo tradicionalmente venía de ocupar el espacio de mediocentro posicional, y él me animó a ser más dinámico. Se lo agradezco y lo tomo como algo positivo, porque quiero aprender".

El entrenador vasco cambió el esquema 4-4-2 por el 4-3-3 con Torró como el ancla del equipo: "en esa posición me encuentro más cómodo. A lo largo de mi carrera he jugado por delante de los centrales, dando equilibrio en el juego y en la salida de balón".

"Es sorprendente", opina sobre la progresión de su compañero Jon Moncayola, "un chaval canterano que crece día a día" y que a su vez cuenta con otros grandes futbolistas en los que mirarse como Darko, Oier o Iñigo Pérez.

En su paso por el Eintracht, Torró tan solo pudo jugar 888 del máximo posible de 6120 en Liga. Los recuerda como los "dos peores años" de su carrera debido a las lesiones sufridas.

"No conseguí continuidad para jugar porque con frecuencia sentía molestias. Tras operarme del pubis comenzaron los problemas. Fue una etapa dura", recuerda.

"Pasé malos momentos, y David Abraham y Gonçalo Paciência fueron mis dos pilares fundamentales. Me apoyaron y fui afortunado de contar con su ayuda", relata sobre los amigos que conoció en su aventura germana.

Esta temporada, las lesiones han perseguido de nuevo al jugador, y tan solo ha podido disputar 11 de 23 encuentros posibles, a pesar de que en las últimas jornadas la mala suerte parece haberle dado un respiro.

"Parece que lo malo ya ha pasado; me encuentro perfectamente, y quiero estar disponible en la mayoría de partidos para seguir creciendo", comenta tras caer lesionado ante el Sevilla en la jornada 9, perdiéndose así las 9 siguientes y regresar ante el Granada el 12 de enero.

Espera "ilusionado" obtener un buen resultado frente a los hispalenses el próximo lunes y prolongar así la actual situación, asumiendo que se verán las caras "con uno de los mejores equipos españoles actuales".

El valenciano habla de la buena relación que tiene con sus con sus paisanos Rubén García y Nacho Vidal, compañeros con los que disfruta de su plato favorito, la paella.

"Este año he aprendido a cocinarla, y están encantados con mi nivel culinario. Nacho está en ello; a ver si se le pega algo estando a mi lado", comenta entre risas el 24 rojillo.

Sobre qué jugador de Osasuna le parece más divertido y gracioso, Torró no tiene dudas: "Sergio Herrera. Siempre está de buen humor; es un buen elemento".

Además de cocinar, el ajedrez, el tenis y pasear por la Ciudadela de Pamplona son las actividades que ocupan su tiempo libre, reconociendo que es una persona "tranquila" a la que le gusta estar en casa.