Kike Barja: "Hasta que las matemáticas digan lo contrario, no cabe espacio para la relajación"

El canterano, que con su primer gol en Primera División dio la victoria a Osasuna en Mendizorroza, ha comparecido ante los medios este martes

02.03.2021 | 13:12
Barja, durante un entrenamiento de Osasuna

Después de anotar su primer gol en Primera División, un tanto que le dio a Osasuna tres puntos que le acercan al objetivo de la permanencia en la máxima categoría, Kike Barja ha comparecido ante los medios de comunicación este martes para valorar la situación por la que atraviesa el equipo, así como la suya personal.

Preguntado por la victoria del sábado ante el Alavés, Barja la ha calificado de "importante" porque el Alavés era "un irval directo donde puede estar la salvacion y afrontamos como un partido especial e importante. Fue igualado, se decanto en una jugada puntual a nuestro favor y si alguien estuvo cerca de los tres puntos fuimos nosotros estamos donde queríamos estar, con unos puntos buenos, no nos podemos relajar y este finde tenemos una nueva oportunidad ante gran equipo y trataremos de sumar".

Después del partido de este fin de semana, Osasuna se medirá ante Valladolid y Huesca. Dos rivales directos pero para el extremo de Noáin no hay que pensar más allá de este primer encuentro. "Está claro que esos partidos son ante rivales directos y si tú sumas ellos no lo hacen. Son importantes, directos y pueden ser determinantes pero primero está el Barça, que es un partido muy difícil, un gran equipo, y ahí está la primera oportunidad para sumar, porque si sacamos los puntos, estaremos más cerca de conseguir el objetivo", ha expuesto.

La incidencia del canterano en esta temporada se refleja en que ha participado en 22 de los 25 partidos ligueros, en los que en 7 de ellos ha salido de titular. Lejos de valorar las estadísticas, Barja ha señalado que "lo que quiero es que el equipo gane y consiga el objetivo, que es lo primordial. Yo voy a intentar aportar mi granito de arena. Es un deporte de equipo, las individualidades no ganan. Es algo colectivo, todos sumamos a diarios. He pasado por diferentes fases y el fútbol profesional es eso. Estoy preparado para lo que me toque y así lo tengo que afrontar".

El bagaje anotador del extremo rojillo se traduce en cinco tantos en la presente temporada, cuatro de ellos en Copa del Rey. Un proceso de "aprendizaje, mejora y crecimiento" para un jugador de 23 años que afronta su primera temporada en la élite con regularidad, pues la anterior la pasó alejado del terreno de juego por una grave lesión de ligamento cruzado, que solo le permitió participar en apenas 10 encuentros. "Con los años voy mejorando, decidiendo mejor, voy aportando más y estoy contento porque veo que estoy madurando como jugador y eso me da energía para seguir, y dar más de mí. Estoy contento en ese sentido. 92 partidos con 23 años ni me lo imaginaba. Más allá de los números lo importante es estar preparado día a día para ir creciendo y sumar partidos. Estoy contento porque estoy en una situación privilegiada, es lo que todo niño sueña y quiero seguir", ha comentado.


Barja celebra el gol del encuentro ante el Alavés. Foto: C.A. Osasuna

En cuanto a su papel en el vestuario, Barja ha reconocido que cualquier jugador es "importante", porque "si algo bueno tiene este equipo es que el rendimiento se mantiene cuando entra uno u otro. Tenemos un equipo competitivo, todos somos importantes, pero si que me siento muy querido, me ayudan mucho. A uno le llena más sentirse querido que marcar. Pero poder ayudar con jugadas determinantes a uno le hace ilusión" y no esconde que los jugadores son "personas" y que, estando con 28 puntos en 13 jornadas, "miramos la clasificación, los puntos y los equipos rivales. Es un error mirar a largo plazo, hay que pensar en cada fin de semana, porque si ganamos este fin de semana estaremos tres puntos más cerca- Hacer cálculos a largo plazo es un error porque hay días que menos te lo esperas que puedes ganar, como este finde, que ellos a priori son favoritos. Tenemos que hacer nuestro camino".

Preguntado de nuevo sobre su gol, el jugador rojillo ha admitido que "lo viví con mucha emoción, te sobrepasa la euforia del momento, por conseguir un gol importante con esa fortuna y ese suspense. Fue especial porque nos dio la victoria y sumamos tres puntos contra un rival directo. Es algo que ya ha pasado y ahora tengo que entrenar bien y prepararme para estar lo mejor posible el sábado", mientras que ha considerado que su secreto "es la actitud y aceptar el rol que le toca a cada uno en cada momento. Está claro que es algo que todos queremos jugar todo, pero somos 23-24, juegan 11 y salen cinco del banquillo. Hay compañeros que estan igual de preparados o más que yo y hay que aceptar lo que diga el míster, que es quien prepara los partidos. Si un día no tengo que jugar me enfadaré con el mundo, pero lo tengo que aceptar porque así es el fútbol. Esa es la clave de cualquier jugador".

La aportación de Kike Barja en Osasuna ha sido partiendo en banda izquierda, derecha e incluso de lateral. Una polivalencia "positiva para mí, porque tengo la oportunidad de jugar, sea en la derecha, izquierda. Es beneficioso porque me abre más puertas, para el equipo si puedo ayudar en más posiciones. Estoy mejorando en facetas en las que no estaba acostumbrado a jugar. Me va a hacer crecer".


Momento en el que Barja anota el gol en Mendizorroza. Foto: C.A. Osasuna

"Queremos disfrutar con el campo lleno, porque se hace duro jugar sin el calor de la afición. Tenemos una motivación extra, que es seguir en Primera para que la afición disfrute de su equipo en la máxima categoría después de estar tanto tiempo sin poder ir", ha proseguido detallando Kike Barja, al ser preguntado por el objetivo de la permanencia, mientras que, sobre su próximo rival, al que la temporada pasada se le sacaron cuatro de los seis puntos, el canterano ha expuesto que "el equipo no se relajó en ningún momento y eso fue lo que nos dio de comer. Afrontar ese partido con ambición y ganas, porque eso nos va a hacer pelear cada balón y luchar los 90 minutos porque en un minuto de relajación no te perdonan. Estamos en un momento bueno, nos encontramos bien y es un momento muy bonito para sacar esa oportunidad delante y seguir sumando".

Ahora la situación es diferente, con temas extradeportivos que han estallado en Barcelona, algo que en lo que no deberían caer los rojillos. "Personalmente espero al mejor Barcelona porque si pensamos en lo que le rodea, en que ellos van a dar menos nivel, va a ser un error. Tenemos que pensar que va a venir el mejor Barça posible, porque estaremos más cerca de sumar. Si pensamos en otras cosas, o te relajas, estos equipos te ganan y bien. Aunque tengan esos temas extradeportivos, los jugadores cuando pita el árbitro se olvidan de todo. Tienen esa presión de que tienen que pelear cada título", ha señalado.

Sobre el estado de forma que atraviesa Osasuna, el jugador de Noáin ha argumentado que "estamos en un momento bueno, en una posición y puntos idóneos, pero hemos atravesado una racha en la que no sumamos. Hasta que las matemáticas digan lo contrario, no cabe espacio para la relajación", ha señalado el partido de Elche como punto de inflexión en aquel bache de 13 jornadas sin ganar y ha recalcado que "no nos estaba acompañando esa fortuna que en los últimos días nos ha sonreído".

"Son semanas que se pasan mla, porque ves cómo entrena y compite el equipo y ves que no llega esa recompensa. Cada uno le damos vueltas a la cabeza porque cuando las cosas no van bien todos pensamos en qué hacer para darle la vuelta, pero ese trabajo y ese creer en ello es lo que nos ha llevado hasta aquí. Esa rueda de prensa de Braulio sirvió para ver que teníamos que arrimar el hombro, para ver que íbamos a ir todos hasta el final y que teníamos un referente. El día del Levante, con esas imágenes del banquillo celebrando la victoria fue el resumen de este equipo. Somos una piña y todos somos importantes", ha concluido.