Ganas de volver a El Sadar

26.07.2021 | 00:37
Markel y Adriel Ros, junto a su abuelo Chus Isaba.

La afición rojilla volvió a casa el sábado después de que Tajonar haya estado cerrado durante la pandemia, y se vivió en las gradas un ambiente que muchos esperan trasladar pronto al estadio

El 8 de marzo de 2020 se ve como un día muy lejano. Aquel día, contra el Espanyol, Osasuna jugó en El Sadar su último partido con afición en las gradas, algo que ha durado casi año y medio.

El sábado, en Tajonar y ante el Burgos, y con una pandemia de por medio que ha alterado nuestras vidas, la afición rojilla volvió a disfrutar en directo de su equipo en casa, tras haberlo hecho en Ribaforada la semana pasada.

Osasuna puso a disposición de sus socios y simpatizantes un total de 330 entradas gratuitas, que salieron vía online el viernes a las 12.30 horas. 15 minutos después, el club informaba de que se habían agotado, síntoma de las ganas de Osasuna que tenía la gente y preludio del buen ambiente que se viviría en el partido del sábado.

Los rojillos saltaron al césped de Tajonar entre una sonora ovación por parte de los espectadores. Un reencuentro emotivo, tras una larga espera. A pocos importaba que fuese un amistoso, ni la categoría del equipo rival. Se pudo ver la ilusión por ver de nuevo a los jugadores a escasos metros, sin un televisor entre medio.

Aspecto que presentaba el sábado la grada de Tajonar, con 330 aficionados de Osasuna disfrutando del amistoso en el que los rojillos batieron al Burgos (2-0).

En la primera mitad del encuentro no hubo goles, pero la afición disfrutó de las ocasiones y la posesión de balón de su equipo. El disfrute fue recíproco. Se notó en los once que alineó Arrasate por su intensidad y ganas de brindar algo bueno a la grada.

Fue en la segunda parte, con las internadas de Nacho Vidal, las asistencias de Rubén García y la dedicatoria a la grada del Chimy, cuando los rojillos se volcaron de lleno con el equipo. Dos buenos goles que desataron los aplausos de la gente y que a alguno hizo levantar del asiento.

De todas las edades Las ganas de ver un partido de nuevo fueron de igual manera para todos los aficionados. El socio Xabier Urrizola afirmó que "este partido ha sido el entrante y El Sadar será el plato fuerte", opinión que compartía su padre Peio, quien opinó que "por algo hay que empezar". Entre los más de 300 presentes se pudo ver de todo. Desde los más pequeños, con la ilusión de ver a sus ídolos de cerca, hasta los mayores, con las ganas de volver al fútbol en familia. Los hermanos Markel y Adriel Ros presenciaron el partido con su abuelo Chus Isaba, y llevaban "mucho tiempo esperando este momento, por eso estuvimos muy atentos a las entradas". Javier Elizalde e Iker González, quienes se quedaron hasta el final para ver la salida de los jugadores, disfrutaron "mucho" y quieren "volver a El Sadar".

Hubo hasta quien recorrió muchos kilómetros para ver el encuentro, como Aarón Ruiz, un joven burgalés aficionado de Osasuna. "Sin gente el ambiente estaba apagado, no era fútbol", declaró. Un ambiente del que disfrutó la rojilla Marta Curiel. "Había muchas ganas de volver a vivir ese ambientico, ha sido bonito", opinó.

El partido tuvo como acompañante un sol radiante. Muestra de que el final del túnel se acerca y de que falta menos para la vuelta de todos a El Sadar. Un estadio nuevo, que no volverá a ser el de antes, pero al que todos tienen ganas de conocer y formar esa olla a presión que se le presupone.

El tiempo de espera para que se haga realidad es una incógnita y algo que muchos se preguntan. A algunos Tajonar les supo a poco. Se quedaron con hambre de más Osasuna. Pero por algo se empieza, y lo del sábado fue un gran paso.


"Es el primer partido que veo con afición desde la pandemia; sin gente no era fútbol de verdad"
AARÓN RUIZ, Aficionado burgalés de Osasuna



"Por algo había que empezar, pero lo importante es que volvamos al nuevo estadio pronto"
PEIO URRIZOLA, Socio de Osasuna

 

"Tenía muchas ganas de volver a ver a los jugadores, y también tengo ganas de ir otra vez a El Sadar"
IKER GONZÁLEZ, Socio de Osasuna



"Tajonar ha sido el aperitivo y El Sadar será el plato fuerte, aunque animar en un amistoso es artificial"
XABIER URRIZOLA, Socio de Osasuna



"Ha sido bonito volver a ver el fútbol en directo, no tiene nada que ver con la televisión"
MIKEL OREJA, Socio de Osasuna




"Había muchas ganas de volver a vivir este 'ambientico' de los partidos; ha sido muy bonito"
MARTA CURIEL, Socia de Osasuna




"Se ha hecho larga la espera para volver a ver a los jugadores de cerca durante un partido"
JAVIER ELIZALDE, Socio de Osasuna



"Kike García nos da la lucha y entrega que necesitamos. A Cote y Areso también les he visto bien"
JON GRADOS, Socio de Osasuna


 

noticias de noticiasdenavarra