Nueva normalidad en blanco y rojo

Ni encierros, ni conciertos, ni ningún tipo de acto festivo que ponga en riesgo la salud de todos...

06.07.2020 | 09:51
Las mascarillas con motivos sanfermineros pueden convertirse en un artículo esencial en estas fechas.

La nueva normalidad suprimirá este año todos los rincones de la fiesta. Unos Sanfermines 2020 que, sin duda, permanecerán para siempre en nuestra memoria

Pamplona – Fue el pasado 21 de abril cuando conocimos la triste, pero esperada confirmación de que este año 2020 no habría Sanfermines. Al menos, no tal y como los conocemos. Fue la teniente alcalde del Ayuntamiento de Iruñea, Ana Elizalde, la encargada de dar la noticia a los medios de comunicación y a todos los pamploneses.

En sustitución del alcalde Enrique Maya, que por aquellas fechas estaba todavía recuperándose del Covid-19, Elizalde destacó: "Por muy esperado que fuese, este anuncio no deja de producirnos a todos un poso de tristeza". Y es cierto, por pequeño que fuera, todos los pamploneses guardábamos un ápice de esperanza de que, al fin, saldríamos adelante antes de lo esperado y podríamos disfrutar de las mejores fiestas del mundo. La noticia cayó como un jarro de agua fría sobre los sanfermineros, pero tras lo vivido durante las semanas de confinamiento, lo entendimos y aceptamos. Dos guerras mundiales no pudieron con nuestras fiestas, pero sí el estallido de una pandemia mundial que nos ha cambiado la vida a todos y todas.

El tradicional almuercico del 6 de julio no se producirá, ya que el Ayuntamiento ha prohibido la instalación de mesas en las calles de la vieja Iruña con el fin de evitar aglomeraciones y escenas de multitudes que puedan dañar la imagen de la ciudad. Incluso se ha fijado un aforo máximo tanto en la Plaza Consistorial como en la Plaza del Castillo en las horas próximas al no-Txupinazo (12.00h). Tampoco saldrán las peñas a las calles con sus txarangas, ni los gaiteros o joteros, que todos los años amenizan las horas vespertinas. Si hay un acto que disfrutan los aficionados a la pelota vasca es el Torneo de San Fermín, que se celebra en el Frontón Labrit y que este año también tendrá sus puertas cerradas del 6 al 14 de julio.

A pesar de todo, durante las inminentes fechas marcadas en rojo en nuestro calendario, podremos disfrutar, de modo responsable, de otras actividades. El 7 de julio, como cabía esperar, no se celebrará la procesión de San Fermín, pero sí una misa en la parroquia de San Lorenzo. Sin embargo, se seguirán las normas de seguridad a rajatabla. En palabras del arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, "no entrarán más que aquellos que pueden entrar, no va a ser una misa masiva". Para los más fieles, la misa se emitirá en directo en los siguientes medios: Navarra TV, Pamplona TV y 13 TV. El 14 de julio también se celebrará "La Octava a San Fermín".

Otro de los clásicos Sanfermineros, dirigido a los más pequeños de la casa y al margen de la feria de atracciones que este año no se celebrará, es el Circo Universal, que vuelve estas fechas a pesar de la suspensión de las fiestas. Del 10 al 19 de julio se situará en el polígono Agustinos, cumpliendo con las medidas sanitarias.

Los amantes del fútbol podrán saciar su sed de competición con dos partidos de Osasuna. La pandemia ha retrasado el final de La Liga hasta mediados de este mes, y en las fechas sanfermineras el club rojillo disputará dos encuentros. Eso sí, serán a puerta cerrada, por lo que habrá que seguirlos por televisión. Con la permanencia prácticamente asegurada, Osasuna tratará de quedar lo más alto posible en la tabla. El miércoles 8 de julio viajará a Sevilla para enfrentarse al Betis, a las 19.00 horas; y el sábado 11 de julio recibirá en El Sadar, a las 17.00 horas, al Celta.

Pero si algo echaremos de menos serán los nervios y emociones de los encierros. Este año no se verán a los astados recorriendo los más de 800 metros del recorrido por el Casco Viejo, pero tendremos la posibilidad de recordar varios de los encierros más emocionantes de otros años, ya que TVE emitirá uno de ellos cada día, a las 08.00 horas.

Está claro que este año no viviremos los Sanfermines en la calle, pero sí en nuestro corazón. Con responsabilidad y coraje, saldremos más fuertes que nunca de esta para que el próximo año preparemos la ropa blanca junto al pañuelo y la faja roja con más ganas que nunca. Porque volverán las mejores fiestas. ¡Ya falta menos!