GIPUZKOA | PATRIMONIO HISTÓRICO

Huellas de un valioso legado

Historiak ondare baliotsu bat utzi du Gipuzkoan zehar, turistak bere balio eta interes arkitektonikoagatik txundituta uzteko gaitasunarekin. Hainbat garaitako eraikin erraldoi eta artearen aztarnak, historiaurretik hasita, lurralde honen barnealderaino, asko dira bisitatzeko dituen leku interesgarriak

03.07.2020 | 15:42
Huellas de un valioso legado

Santuario de Arantzazu

OÑATI - A los pies del Parque Natural de Aizkorri-Aratz se levantó en los años 50 sobre un precipicio este impresionante conjunto de arte de vanguardia. En este santuario en honor a la virgen que un pastorcillo vio en el siglo XV sobre un espino han dejado su huella artistas de relieve como Francisco Javier Sáenz de Oiza y Luis Laorga, autores del proyecto ganador para la realización de la iglesia; el escultor Jorge Oteiza, autor de las esculturas de los 14 apóstoles de la fachada; Eduardo Chillida, quien realizó las puertas de hierro; y Néstor Basterretxea y Lucio Muñoz en las obra pictóricas.

El santuario de la patrona de Gipuzkoa es, por tanto, testimonio único de la labor ejercida por un plantel de artistas que avanzó lo que sería la vanguardia artística, rompiendo con los moldes arquitectónicos de la época. - Itziar Acereda

Santuario y basílica de Loiola, majestuosos

AZPEITIA - En mitad del Valle del Urola, rodeado de montañas y en un entorno idílico se enclava este complejo monumental y religioso construido entre 1688 y 1888 alrededor de la casa natal de Inazio de Loiola, fundador de la Compañía de Jesús.

El centro del santuario barroco está ocupado por la basílica circular, que data de 1738, con su majestuosa cúpula. Por su parte, la casa natal del santo traslada al visitante a la época feudal a través del linaje de la familia de Oñaz y Loyola, que se conoce desde el siglo XIII. Sus muros de casi dos metros de espesor, troneras y bombardas antiguas corresponden a una fortaleza medieval, como era el edificio original.

Una vez dentro, en su altar mayor se puede ver la estatua de plata de San Ignacio, donada por la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, entidad de comercio naval con América clave en la historia de Gipuzkoa. - I. A.

Oñati, villa monumental

Oñati - En la comarca del Alto Deba, es la villa más monumental de Gipuzkoa. A los pies del monte Aloña, alberga un excepcional casco histórico, jalonado por edificios de gran valor arquitectónico.

La universidad Sancti Spiritus es una de las joyas de la arquitectura civil del renacimiento vasco. De especial interés son también la iglesia de San Miguel, con una mezcla de gótico, barroco y neoclásico; el monasterio de Bidaurreta, de fachada gótica; la imponente plaza de los Fueros, presidida por el Ayuntamiento; y la plaza de Santa Marina, rodeada de palacios como Antia, Madinabeitia y Baruekua. - I. A.

Un balneario histórico

ZESTOA - Zestoa y su conocido balneario es la cuna del turismo termal en Gipuzkoa, con programas terapéuticos, relajantes, de belleza€ De hecho, de los numerosos balnearios que existían en este territorio a principios del siglo XX, tras 200 años, es el único establecimiento que sigue en funcionamiento. Este hotel balneario se encuentra en un edificio modernista de finales del siglo XIX, reformado cuidadosamente para mantener el ambiente romántico de los balnearios de esa época.

Es uno de los más clásicos y prestigiosos balnearios de toda la Peninsula y está dotado de las más modernas instalaciones y técnicas hidroterápicas que hacen de él un lugar ideal para recobrar la salud o relajarse y descansar. - I. A.

Joya del románico

ZUMARRAGA - La ermita de Santa María, La Antigua, de Zumarraga fue declarada Monumento Histórico - Artístico Nacional y Monumento Histórico Artístico Vasco en 1984, siendo un ejemplar único del románico vasco y de la arquitectura popular religiosa.

Prácticamente todo el interior, a excepción de muros y columnas, es de madera. Situada en el monte Beloki, su origen se establece en el siglo XII o XIII. - I. A.

Ruta de los dólmenes

BERGARA- La ruta PR-Gi 94 brinda un trayecto de 20 kilómetros visitando a lo largo del cordal monumentos prehistóricos: 19 dólmenes, túmulos y un menhir del Neolítico y la Edad de Bronce. Este didáctico itinerario, que atraviesa paisajes de gran valor cultural, une las localidades de Elgoibar, Soraluze y Bergara, y da la oportunidad de descubrir elementos megalíticos de notable interés.

Este recorrido se introduce en un territorio que fue desde antiguo ruta de paso entre los valles de los ríos Deba y Urola. De la distancia total, 11 kilómetros corresponden al cordal Karakate-Iturriberri, un recorrido de dificultad baja y desnivel reducido, adecuado para hacer en familia. Los restantes 9 kilómetros comprenden los senderos de subida desde los tres citados municipios. - I. A.

Arte subterráneo en Arrikrutz y Ekainberri

OÑATI - En la cordillera de Aizkorri, la cueva de Oñati-Arrikrutz invita a conocer el sexto continente. Es una de las más extensas de Gipuzkoa y constituye un excepcional escaparate del paisaje kárstico vasco. Esta cueva ha sido una de las pioneras en la investigación espeleológica y paleontológica en Euskadi. En ella se han hallado huellas del rinoceronte lanudo, la hiena de las cavernas y ciervos gigantes, además de osamentas de osos cavernarios, si bien el descubrimiento más importante allí es el del esqueleto completo de un león de las cavernas.

Por su parte, en Ekainberri, ubicada en el valle de Sastarrain, se descubrirán la pintura de la primera cabeza de caballo encontrada en Ekain y alrededor de 70 dibujos pintados hace 14.000 años en la cueva original. - I. A.


Puerto de Pasaia, esencial

PASAIA - En el centro del Golfo de Bizkaia, a 15 kilómetros de la frontera francesa y directamente conectado con el Corredor Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte, el puerto de Pasaia se convierte en un instrumento imprescindible para el desarrollo de la industria, el comercio y el turismo en su radio de influencia.

Además, ofrece un gran potencial para las escalas de cruceros en el mar Cantábrico. - I. A.

Hitos alpinos que apuntan al cielo

Gipuzkoako lurraldeak paisaia berdez betetako edertasun natural izugarria dauka. Zeruertza tontor, mendigune eta mendilerro mitikoekin mozten duten haran eta tontorrek zeharkatzen dute, oinez gozatzeko inguru paregabe bat

Aizkorri-Aratz, en lo más alto

ZEGAMA- Esta cadena montañosa separa las vertientes cantábrica y mediterránea y ejerce de frontera natural entre Álava y Gipuzkoa. Su pico más elevado es el Aitzuri, la montaña más alta de Euskadi, con 1.551 metros.

En esta larga sierra se distinguen dos zonas: las abruptas y rocosas crestas calizas, que incluyen llanuras de pastos en el valle como Urbia, y los encadenamientos de lomas y collados silíceos cubiertos de vegetación que apenas dejan ver la roca. - I. A.

Txindoki y Ernio, míticas cumbres

ABALTZISKETA - El monte Txindoki, en la sierra de Aralar, es la cumbre mítica del territorio, identificada por su silueta piramidal. Precisamente por su forma, a este pico puntiagudo se le conoce como el Cervino vasco.

Con 1.346 metros de altitud, proporciona una de las mejores panorámicas del Goierri guipuzcoano. A sus pies se sitúa la ermita de Ntra. Sra. de los Remedios, en Larraitz.

Por su parte, el macizo de Hernio se considera el centro geográfico de Gipuzkoa. El monte Hernio se alza a 1.078 metros, entre los ríos Urola y Oria en su curso bajo. - I. A.

Fascinante valle de Leitzaran

Andoain - Un caso único de valle despoblado en Gipuzkoa, cuyas cimas guardan destacados monumentos megalíticos. Sus laderas fueron horadadas por minas hoy olvidadas.

Por la orilla del río Leitzaran, que nace en Leitza (Navarra) y desemboca en el río Oria en Andoain, discurrió entre 1914 y 1953 el ferrocarril del Plazaola, que enlazaba Iruña y Donostia, comunicando Gipuzkoa y Navarra. Declarado biotopo protegido en 1995, sus túneles y puentes se han transformado hoy en una tranquila Vía Verde. - I. Acereda

Aiako Harria, desde la cima

Oiartzun - El Parque Natural Aiako Harria representa un enclave de singular belleza situado en las estribaciones de los Pirineos, en el extremo oriental de Gipuzkoa. Desde allí se puede admirar la bahía de Txingudi, el Monte Jaizkibel y el valle de Oiartzun. El barranco de Aiztondo, con una cascada de 100 metros de desnivel, ofrece un paisaje admirable. - I. A.