La tecnología revoluciona la agricultura china

La Inteligencia Artificial, el big data o las redes 5G frenan la emigración hacia las ciudades y mitigan la dificultad de encontrar mano de obra para el campo

31.08.2020 | 10:11
Una plantación local de kiwis cerca de Guiyang, en la provincia china de Guizhou

Las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA), los big data o las redes 5G están transformando la agricultura china y ayudando a mitigar la emigración hacia las ciudades de las últimas décadas, que ha mermado los brazos disponibles en el campo. En los últimos años, China ha dado prioridad a la aplicación de las nuevas tecnologías en el mundo rural y a la automatización de los procesos de cultivo, aunque su presencia en la agricultura todavía esté lejos de la de otros sectores de la vida cotidiana del país. Queda todavía bastante para convertir la mayor agricultura del mundo en una "huerta digital automatizada" que permita a un país con el 5% de la superficie cultivable mundial alimentar a sus 1.400 millones de habitantes, el 15% de la población mundial. Según el plan de desarrollo agrícola 2019-2025, el Gobierno chino pretende digitalizar el campo en los próximos cinco años hasta alcanzar una cobertura 5G del 70% y conseguir que las nuevas tecnologías representen al menos el 15% del valor añadido agrícola. Robots que detectan enfermedades y plagas y ayudan a pastorear animales, Internet de las Cosas (IoT), aplicaciones móviles para monitorear los cultivos, drones que se encargan del riego o la fumigación e imágenes por satélite para prevenir desastres naturales son algunas de las tecnologías que ya se emplean.

Plantaciones locales de kiwis

En Xiuwen, un condado montañoso de la provincia de Guizhou, en el remoto sur de China, la Corporación Estatal de Inversión y Desarrollo recaba y gestiona datos de las cooperativas agrícolas y las explotaciones familiares locales, además de sobre las preferencias de los consumidores o los canales de distribución. Zheng Jian, portavoz de la compañía, explica que gracias a los macrodatos y la IA pueden conocer en tiempo real la evolución de los cultivos, cuáles son las demandas de los consumidores o qué tipo de pesticidas recomendar. La corporación estatal trabaja con las plantaciones locales de kiwis, uno de los principales productos del condado, que abarcan una superficie montañosa de 167.000 mus chinos (11.133 hectáreas). También se encarga de establecer los precios de venta a los distribuidores, con macrodatos que calculan la media nacional y el precio en mercados. "En nuestra provincia si cultivas kiwi en diferentes alturas tendrán diferentes tamaños y sabores. Mi sistema analiza dónde puedes plantar las frutas estándar", explica Zheng. Casi todas las plantaciones de kiwis, la mayoría agrupadas ahora en cooperativas, tienen instaladas cámaras de vídeo que permiten identificar en tiempo real las plagas, el grado de maduración del producto. La red de big data de Xiuwen, que está conectada con la base de datos del Ministerio de Agricultura, consta de 1.656 nodos que contienen toda la información de la cadena industrial, desde los datos de las plantaciones y las observaciones de los campesinos a los de los almacenes o las tiendas de fertilizantes. Hasta ahora solo han completado 300 nodos, por lo que necesitan todavía gestionar la información de otros 1.300 para que el sistema funcione a la perfección. A través del código QR incorporado a los kiwis, realizan encuestas a los consumidores para conocer sus preferencias. Los directivos utilizan la aplicación móvil para consultar los datos, mientras que para los campesinos se ha desarrollado un "miniprograma" de la aplicación de mensajería WeChat en el que pueden introducir y consultar la información. Zheng conoce cuánto y qué compra en las tiendas de fertilizantes y pesticidas cada agricultor, que debe identificarse personalmente en los establecimientos. Zheng asegura que la tecnología aplicada a las plantaciones de kiwi ha posibilitado que 645 personas saliesen del umbral de la pobreza en 2019 en el condado, de 360.000 habitantes. El "miniprograma" de WeChat, conectado a la estación meteorológica local, permite a los campesinos descubrir enfermedades y plagas de los kiwis en tiempo real, así como los cambios en la composición del suelo o las previsiones sobre velocidad del viento, lluvias o temporales.

Drones para fumigar

En otras partes de China se emplean también cada vez más drones. Los drones pueden reducir el uso de pesticidas en un 30 o un 40%, según expertos. Dispositivos de IA e Internet de las Cosas instalados en las explotaciones recogen datos como la temperatura, la humedad o el nivel de PH de la fruta, y permiten a los campesinos monitorear los cultivos y reaccionar de inmediato en caso de emergencia. En el pueblo de Xian Ba Hu, perdido entre los montes de Guizhou, funciona una cooperativa de producción de kiwis creada hace unos años por campesinos. Su coordinador, Zou Zhanping, de 55 años, cree que la cooperativa ha "mejorado mucho" el rendimiento de su trabajo ya que la tecnología ha potenciado "la orientación de los agricultores y mejorado la cantidad y la calidad de la fruta". La empresa emplea a un total de 36 campesinos, , 16 de ellos de forma permanente, que ganan cerca de 100 yuanes (15 euros) al día, según Zou. Según la Administración del Ciberespacio de China, la provincia de Guizhou construyó el pasado año 49 centros y más de 8.000 estaciones de servicio rural de comercio electrónico, que China prevé que distribuya el 15% de la producción agrícola en 2025.