gastronomía

Este queso huele a libertad

28.05.2020 | 00:22
Unai Campo, cocinero del restaurante Porrue de Bilbao, corta el nuevo queso Idiazabal.

El nuevo queso Idiazabal se presentó ayer en el parque Oiangu de Ordizia. El acto se celebra siempre durante el Artzai Eguna, pero en su día fue suspendido.

Aunque el Artzai Eguna que se celebra todos los años en Ordizia quedó suspendido, el Ayuntamiento, la Cofradía del Queso Idiazabal de Ordizia y la Denominación de Origen del Queso Idiazabal no se dieron por vencidos. Como impulsores del primer sector y de los productores de queso, ayer por la mañana presentaron el XXVI nuevo queso Idiazabal con el tradicional corte de queso, que este año protagonizó el cocinero Unai Campo, del restaurante Porrue de Bilbao. Además, también se entregaron los premios de regularidad a las queserías La Leze y Goine.

La jornada ya se presentaba especial ya que, aunque al inicio se pensaba que el acto se realizaría en el salón de actos, como es habitual, se decidió cambiar de lugar y realizarlo en el parque Oiangu. Si bien el paso de ovejas por el casco urbano es uno de los acontecimientos del Artzai Eguna, se quiso hacer un guiño y las ovejas de la familia Iztueta de la casa In-tzartzu de Lazkaomendi llegaron hasta el parque.

Para entonces, el alcalde de Ordizia, Adur Ezenarro; Jesús Mari Ormaetxea, gran maestre de la Cofradía del Queso Idiazabal de Ordizia; Miriam Molina, gerente de la Denominación de Origen del Queso Idiazabal; Xabier Arruti, director de Agricultura y Desarrollo Rural de la Diputación Foral de Gipuzkoa; y Bittor Oroz, viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, ya se habían situado en sus posiciones, que fueron marcadas por la organización en forma de equis, para mantener las distancias entre todos.

A las 12.00 horas todos los asistentes se sumaron al minuto de silencio en memoria de las personas fallecidas por el covid-19. Al término del minuto de silencio, se otorgaron los premios a la regularidad. Como nadie podía entregarles los diplomas a los galardonados, fueron ellos mismos quienes los recogieron. Lo mismo ocurrió con Unai Campo, que tuvo que ponerse él mismo la medalla, coger el cuchillo que tiene grabado su nombre y la fecha, y cortar el queso.

Su reacción no se hizo esperar: "Este queso huele a libertad, huele a que poco a poco vamos a ir recuperando nuestra normalidad". Más que orgulloso, declaró que siempre es un placer participar en eventos que tengan que ver con los productos locales. "A ver si de una vez nos entra en la cabeza que tenemos que apostar por lo nuestro, por nuestros productos y nuestros baserritarras. Si no, vamos a ir mal". Y a la pregunta que si el queso Idiazabal le parecía el mejor del mundo, respondió con una amplia sonrisa: "¡Pues claro que sí, de eso no hay duda!".

tiempos difíciles El alcalde, por su parte, subrayó que son "tiempos difíciles, especialmente para el sector primario", aunque no perdió la oportunidad para felicitar a las queserías por su trabajo. Fiel defensor del mercado de Ordizia, mostró a las autoridades que durante los dos meses se habían sentido "abandonados" y pidió que no se olviden los apoyos necesarios para "mantener y reforzar las ferias que llevamos adelante, incluso con los recursos cada vez más escasos que tenemos los ayuntamientos en nuestros pueblos".

Tanto Arruti como Oroz destacaron la importancia de consumir el producto local, e hicieron un llamamiento a la ciudadanía para que apueste por los productos kilómetro cero. Molina, por su parte, dio a conocer los datos de producción de 2019. "El dato asciende a 1.420.586 kilos", dijo, subrayando que ha sido uno de los mejores datos pero que hay que continuar apoyando a los productores de queso.