Pautas que recomienda Adecana con las armas

Con un arma siempre hay que actuar como si estuviera cargada

05.01.2020 | 12:10
Un cazador colocando un cartel informativo de batida.

Continuando con la prevención de los riesgos y seguridad en la práctica de la caza, en este artículo el doctor Miguel Iñigo, especialista en seguridad y autor de un interesante manual práctico acerca de ello que puede leerse en la pestaña de manuales de adecana.com, donde este experimentado cazador repasa las pautas de seguridad que los cazadores debemos tener siempre con las armas, tanto en los domicilios, en su transporte al lugar de caza y durante la actividad cinegética, como en su mantenimiento y cuidado.

SEGURIDAD EN NUESTROS DOMICILIOS

Nuestras armas están muchas más horas guardadas en nuestras viviendas que acompañándonos en el monte. Por ello es muy importante el impedir o dificultar tanto el robo como la manipulación de las armas por menores de edad o cualquier otra persona sin nuestra autorización y también colaborar a su mejor conservación. Al terminar nuestra jornada de caza o tiro y antes de guardar las armas en sus fundas o maletines de transporte siempre es imprescindible comprobar (apuntando hacia un lugar seguro) que están descargadas. Recordar que es obligatorio para las armas largas rayadas (rifles) y muy aconsejable para las escopetas el guardarlas en armeros de seguridad que estén homologados, siendo interesante para mayor seguridad el desmontar y retirar de las armas alguna pieza fundamental para su funcionamiento (cerrojo, delantera o guardamanos...) que guardaremos junto a la munición y documentación en un lugar seguro y separado de las armas. Incluso estando seguros de que están descargadas evitaremos e impediremos apuntar con ellas hacia personas u otros objetivos que puedan ser peligrosos, actuando siempre con la misma prudencia que si estuviesen cargadas.

SEGURIDAD EN EL TRANSPORTE

Al transportar las armas en nuestros vehículos debemos tener presentes unas normas de seguridad destinadas a impedir accidentes, el robo de las armas o su deterioro. En el coche las armas deben ir obligatoriamente descargadas y en sus fundas, no solo por seguridad, también para evitar daños producidos por golpes durante el transporte. Muy importante no olvidar el tenerlas siempre bajo nuestro control y vigilancia.

SEGURIDAD DURANTE LA CAZA

Estadísticamente que el número de accidentes por el uso de las armas no supera el tercio de todos los ocurridos durante el ejercicio de la caza. Pautas que conviene destacar. Cada vez que saquemos un arma del armero, de la funda, lo primero que debemos hacer es siempre comprobar que se encuentra descargada, evitando apuntar o hacer otros gestos hacia objetivos que no sean absolutamente seguros. Antes de usarla aseguraremos de que se encuentra en perfectas condiciones, limpia y sin obstáculos en el cañón, que la munición es la adecuada y se encuentra en buen estado. Ojo con posibles obstáculos que puedan obstruir el cañón, como tierra o nieve. Si en algún momento el arma se "encasquilla" o sufre cualquier tipo de interrupción o avería, intentaremos resolver el problema después de descargarla y orientando el cañón hacia un lugar seguro. Descargar nuestra arma siempre que atravesemos un obstáculo (tapia, alambrada, acequia, etc) o nos detenemos para hablar con otra persona o paremos a almorzar o comer. siempre llevar el arma con el seguro puesto y con el dedo apartado del disparador hasta que nos la encaremos para efectuar el disparo, que nunca realizaremos salvo sobre los animales que estemos cazando y una vez que estén perfectamente identificados, jamás sobre matas, bultos u objeto dudoso. Nunca disparar contra el viso, agua, hielo u otras superficies que puedan provocar rebotes. En la modalidad de caza a rececho, el arma debe ir sin bala en la recámara hasta que el disparo sea inminente.

CAZA MAYOR EN BATIDA Y MONTERÍA

Las batidas de caza mayor y la caza en las palomeras son las modalidades de caza en que más accidentes se producen. Recordemos la obligación de señalizar los caminos y accesos a la zona en que se está desarrollando la batida, no somos los únicos que disfrutamos de la naturaleza y debemos ser respetuosos con todos aquellos que comparten su uso y disfrute con nosotros, siempre portar los obligatorios chalecos o prendas de alta visibilidad para todos los participantes en la batida, cumpliendo todas las indicaciones y consignas que nos den los responsables de la batida, las armas descargadas y enfundadas hasta llegar al puesto, descargarlas y enfundarlas después de abandonarlo. En el puesto localizaremos a nuestros vecinos y nos haremos ver por ellos, estableciendo las zonas de seguridad o ángulos (30 grados) correspondientes, hacia donde evitaremos hacer disparos.
No abandonaremos el puesto asignado hasta que los organizadores o responsables nos comuniquen la finalización de la batida ni nos desplazaremos para intentar mejorarlo. Los puestos deben de intentar colocarse y separados entre sí por obstáculos naturales, siendo preferible el colocar los puestos en la linde más próxima a la zona que se está batiendo. Con la prohibición de disparar hacia el frente, de esta forma todos los disparos se realizarán cuando el animal haya sobrepasado la línea de cazadores con total seguridad para ellos y para los batidores o resacadores.