Mascarillas transparentes para poder verse la cara de nuevo

Una empresa suiza ha creado un tipo de mascarilla quirúrgica con tejido transparente para mejorar la relación entre sanitarios y pacientes

12.06.2020 | 23:54
Imagen de cómo será la mascarilla transparente

La primera mascarilla enteramente transparente ha quedado lista para entrar en fase de producción, anunció hoy la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), donde se desarrolló esta invención que estará destinada en una primera etapa al personal sanitario.

La institución académica y de innovación suiza trabajaba desde hace dos años en esta mascarilla y la etapa final de su desarrollo coincidió con la pandemia de coronavirus, lo que hecho que su utilidad sea todavía más relevante y la financiación para comenzar su producción haya sido fácil de obtener.

Encontrar el material adecuado ha sido uno de los escollos más importantes que tuvo que superarse. Para esto el EPFL acudió al Centro de Investigación de Materiales de Suiza y en conjunto desarrollaron un material compuesto en gran parte de biomasa.

Mejorar la relación sanitario-paciente

El propósito del nuevo producto es mejorar la relación entre el personal médico y los pacientes, en particular grupos frágiles como niños, ancianos y personas discapacitadas.

El EPFL relata en un comunicado que la inspiración inicial provino de una antigua contadora de cuentos activa en el Hospital de Ginebra, quien lamentaba que los niños gravemente enfermos, y en presencia de los cuales el uso de una mascarilla era obligatorio, no pudieran ver las expresiones de su rostro.

El proyecto fue presentado por dos científicos del EPFL al director de uno de sus centros de tecnología, Klaus Schonenberger, quien fue especialmente sensible a la idea por la experiencia que había tenido en el contexto de la lucha contra la epidemia de ébola de 2015 en Africa occidental.

Como responsable del área del EPFL que busca poner la tecnología al servicio de la acción humanitaria, Schonenberger había sido testigo de una cierta forma de deshumanización que imperaba cuando los pacientes eran atendidos por sanitarios que no podían ver porque estaban cubiertos de la cabeza a los pies por material de protección, ya que el ébola es una enfermedad altamente contagiosa.

En ese contexto, las enfermeras tuvieron la idea de pegarse a la altura del pecho una foto para que los enfermos conocieran a quienes intentaban salvarles la vida.

Deja pasar el aire pero filtra el virus

Aunque una simple búsqueda en internet puede dar como resultado numerosos sitios que venden mascarillas transparentes en todos los casos se trata de una parte de plástico integrada en una tradicional, a lo que se agrega que utilizan un tipo de polímero sintético que impide respirar bien y produce vaho.

Después de dos años de estudios y pruebas, los participantes en el proyecto del EPFL dieron con un tipo de polímero a partir del cual crearon una membrana en el que las fibras están unidas de tal manera que dejan espacios de 100 nanómetros (igual que en las mascarillas quirúrgicas) que dejan pasar el aire, pero filtran los virus y bacterias.

Frente a la preocupación ecológica que provoca el hecho de que, como las quirúrgicas, estas mascarillas transparentes también tendrán un solo uso, el EFPL precisó que el 99 de los materiales utilizados son derivados de biomasa y que se sigue trabajando para que sean totalmente ecocompatibles.

La producción empezará luego de que el proyecto recibiese una inversión de casi un millón de euros. Otras ofertas de financiamiento siguieron, pero la institución ha decidido no aceptarlas por el momento y centrarse en la producción para los establecimientos médicos.

Los dentistas también han mostrado interesados por esta original mascarilla, a la que se ha llamado HelloMask.