Tan imprescindibles como peligrosas

Las redes sociales, que nacieron como lugares de intercambio de información, se han convertido en plataformas publicitarias

01.07.2020 | 14:39
Cuatro personas observan las pantallas de sus teléfonos móviles

Tik Tok ha desplazado a Instagram como la red favorita de los menores; los mayores han descubierto nuevas utilidades de las más populares, entre ellas WhatsApp; y las más extendidas, como YouTube, Facebook o Twitter, se han consolidado en el ránking; tan imprescindibles como peligrosas, las redes sociales "celebraron" ayer su Día Internacional. La clave, según los expertos, es aprender a utilizar las redes y que no sean ellas las que utilicen a sus usuarios. "En las redes más que lo que queremos ver, vemos lo que ellas nos quieren enseñar", manifiesta el profesor Chema Lamirán, director del Máster en Marketing Digital y Big Data de la Universidad Europea. Todavía no existen estudios que revelen cómo ha quedado el ránking de las redes sociales tras la crisis sanitaria y el consiguiente confinamiento, pero sí la certeza de que su uso se ha disparado y de que han sido el vehículo que ha permitido una mayor comunicación y la puerta de entrada principal de la información y el entretenimiento.

Solo unos días antes del confinamiento, la agencia We Are Social especializada en este tipo de medios y la plataforma de gestión de redes Hootsuite publicaron su informe anual (Digital 2020), que recoge las principales tendencias digitales y de redes. uso de las redes Revelaba este informe que unos 29 millones de españoles (el 62% de la población) usan diariamente las redes y pasan unas seis horas en Internet dos de ellas en las redes sociales; que hay más suscripciones a móviles que personas en España; y que consumen sobre todo vídeos y música. La más utilizada seguía entonces siendo YouTube (por el 89% de los usuarios de redes), seguida de WhatsApp (el 86%), Facebook (79%), Instagram (65%) y Twitter (53%). Centrado en el ámbito de los menores, la plataforma Qustodio especializada en seguridad digital y con presencia en Italia, España, Francia o Estados Unidos publicó un informe sobre la nueva normalidad, en el que ha analizado cómo el confinamiento ha disparado las competencias digitales de la sociedad española. Aunque prefieren YouTube para ver vídeos, los menores han situado Tik Tok como su red social preferida, seguida de Instagram, y el tiempo que pasan en las redes ha aumentado en torno al 100% durante el último años, aunque durante los meses de confinamiento ese incremento ha llegado a ser del 200%.

"La digitalización de la sociedad es la antesala de la transformación digital", señala Chema Lamirán, y ha observado que la crisis y el confinamiento han enseñado a muchas personas que la comunicación es posible a través de las pantallas y las redes sociales (las videollamadas con Zoom, WhatsApp, Facetime o los "directos" de Instagram). uso "Correcto" Pero determinar si la población hace un uso "correcto" de las redes y de los dispositivos tecnológicos es algo muy subjetivo, según el profesor universitario, quien ha observado que estar en ellas implica estar "expuesto", tanto a la información que se emite como a la que se recibe. Sí considera "totalmente improcedente" y "poco inteligente" que los únicos medios por los que una persona se informe sean las redes sociales; "con la evolución de las mismas la información viene totalmente sesgada y pensar que lo vemos en ellas es dogma no tiene ningún sentido".

Las redes sociales, según Chema Lamirán, han cambiado mucho desde su inicio, cuando eran "lugares" de mero intercambio de información, y han pasado a ser principalmente plataformas publicitarias. "Por ello al estar en redes no sólo estamos expuestos al impacto de propaganda política sino a todo tipo de publicidad. Los famosos algoritmos nos muestran aquello con lo que somos más afines y la propaganda política, y con ellas las noticias falsas son un factor muy importante". "Comunicación, valores y ejemplo", es el consejo de este profesor universitario, que incide en que no se debe ni propiciar un uso desmesurado ni demonizar las redes sociales.

Aunque surgió hace diez años como una iniciativa privada, el Día Internacional de las Redes Sociales se ha consolidado en el calendario y en torno a esta fecha se celebran numerosos eventos para reflexionar sobre las bondades y los riesgos de las redes.