Trump suspende por 30 días todos los viajes desde Europa hacia Estados Unidos

La prohibición afecta a 26 países, los pertenecientes al Espacio Schengen, como medida de prevención

12.03.2020 | 13:57
El presidente Donald Trump firma el memorandum en el despacho oval. EP

MADRID. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este miércoles que ha suspendido la entrada al país norteamericano a los extranjeros que hayan estado en un total de 26 países europeos, los pertenecientes al Espacio Schengen, como medida de prevención y control del nuevo coronavirus.

"Vamos a suspender todos los viajes desde Europa a Estados Unidos durante los próximos 30 días", ha trasladado Trump en un discurso dirigido a la nación pronunciado desde el Despacho Oval. La medida entrará en vigor "la medianoche del viernes", ha agregado, antes de asegurar que las restricciones "se ajustarán según las condiciones", que surjan, sin que haya proporcionado más información.

Asimismo, el mandatario, que ha justificado su decisión aludiendo a "evitar que nuevos casos entren" en Estados Unidos, ha señalado que habrá "ciertas excepciones para ciertos ciudadanos americanos" que se hayan sometido "a las evaluaciones apropiadas".

"Estas prohibiciones no sólo se aplicarán a la tremenda cantidad de comercio y cargas, sino a varias otras cosas a medida que obtengamos la aprobación", ha añadido. "Cualquier cosa que venga de Europa a Estados Unidos es lo que estamos discutiendo", ha zanjado.

Durante su discurso, Trump no ha especificado qué países están incluidos en la medida o a quién afecta. Así, posteriormente, la Casa Blanca ha precisado que las restricciones a los viajes se aplican "a los extranjeros que hayan estado en los 26 países que tienen acuerdos de fronteras abiertas en los últimos 14 días", aludiendo al Espacio Schengen, según un mensaje publicado en la red social Twitter.

En estos momentos, los Estados Schengen son, además de España, Alemania, Austria, Bélgica Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza.

Las personas que están exentas de estas restricciones, como los ciudadanos estadounidenses, serán trasladados a aeropuertos "limitados" donde puedan realizarse controles, ha agregado la Casa Blanca.

En este sentido se ha expresado también el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, que ha trasladado en un comunicado la misma información que la Casa Blanca y ha insistido en que "no se aplica a los residentes estadounidenses legales permanentes (en general), a los familiares directos de ciudadanos estadounidenses y a otras personas identificadas" en la proclamación presidencial.

El secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Chad Wolf, ha señalado que Trump toma estas medidas "para mantener a los estadounidenses a salvo y salvar vidas estadounidenses", al tiempo que ha celebrado la decisión y ha reconocido al mandatario "tomar esta decisión difícil pero necesaria".

"Si bien estas nuevas restricciones de viaje serán perjudiciales para algunos viajeros, esta acción decisiva es necesaria para proteger al público estadounidense de una mayor exposición al coronavirus potencialmente mortal", ha remachado Wolf.

Por último, horas después, Trump ha expresado mediante la citada red social que "es muy importante" que todos los países y empresas sepan que el comercio "no se verá afectado de ninguna manera por la restricción". "La restricción detiene a las personas, no a los bienes", ha aseverado.

AYUDA ECONÓMICA DE "EMERGENCIA"

Por otra parte, el presidente estadounidense ha especificado que proporcionará ayuda económica de emergencia a los americanos afectados por el coronavirus.

"Para asegurar que los trabajadores americanos que están afectados por el virus puedan quedarse en casa sin miedo a los apuros financieros, pronto llevaré a cabo una acción de emergencia, que no tiene precedentes, para proporcionar una ayuda financiera", ha precisado Trump, al tiempo que ha matizado que está dirigida a trabajadores que "están enfermos, en cuarentena o cuidando de otros por el coronavirus". "Pediré a la Cámara de Representantes iniciar una acción legislativa para extender esta ayuda", ha aseverado.

Asimismo, ha insistido en que la situación derivada del coronavirus, originado en China, "no es una crisis financiera". "Sólo es un momento temporal del tiempo que venceremos como nación y como mundo", ha abundado.

MEDIDAS ADICIONALES

Trump también ha anunciado medidas adicionales, algunas de las cuales ya se habían dado a conocer con anterioridad, como proporcionar capital y liquidez a las empresas con plantilla afectada por el nuevo coronavirus y destinar préstamos económicos a los estados y territorios estadounidenses afectados.

"Estos préstamos de interés bajo ayudarán a las pequeñas empresas a superar las interrupciones temporales causadas por el virus", ha apuntado.

"Estoy seguro de que tomando estas medidas reduciremos significativamente la amenaza a nuestros ciudadanos y finalmente venceremos este virus", ha señalado.

Por último, el mandatario ha querido trasladar un mensaje de ánimo y tranquilidad a la población. "El virus no tiene ninguna oportunidad contra nosotros", ha asegurado. "Ningún país está más preparado que Estados Unidos. Estamos en esto juntos, como una nación y un país. Estados Unidos siempre está preparado para los retos", ha concluido.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado este miércoles de que, tras los elevados casos de contagio del nuevo coronavirus, se ha pasado a calificar de pandemia el brote. A nivel global, los casos confirmados sobrepasan los 126.000 y las muertes se sitúan en más de 4.600, según los datos oficiales recopilados por la Universidad Johns Hopkins. En Estados Unidos, hay más de 1.300 afectados y 30 víctimas mortales.

LA UNIÓN EUROPEA DEPLORA LA MEDIDA

Los presidentes de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel, deploraron este jueves la decisión "unilateral" del presidente estadounidense, Donald Trump, de suspender todos los viajes desde gran parte de Europa a EEUU como prevención ante el coronavirus.

"La Unión Europea desaprueba el hecho de que la decisión de Estados Unidos de imponer una prohibición de viaje fuese tomada de forma unilateral y sin consultas", señalan los dos dirigentes en un comunicado conjunto.

"El coronavirus es una crisis global, no limitada a ningún continente, y requiere cooperación y no acciones unilaterales", añaden.

El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció este miércoles la suspensión de todos los viajes desde los países que pertenecen al espacio europeo Schengen de libre circulación a Estados Unidos para prevenir la propagación del coronavirus.

La suspensión entrará en efecto en la medianoche de este viernes y durará al menos 30 días, según el mensaje de Trump, emitido desde el Despacho Oval de la Casa Blanca.

En el comunicado, Michel y Von der Leyen aseguran que la UE está "llevando a cabo acciones fuertes para limitar la expansión del virus".

Según los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, la UE, el Reino Unido, Islandia, Liechtenstein y Noruega suman 22.105 contagios y 943 fallecimientos por el brote de coronavirus.

En la rueda de prensa diaria de la CE, el portavoz comunitario, Eric Mamer, aseguró que Bruselas no tiene "la costumbre de reaccionar sin pensar", preguntado por la respuesta europea ante esta decisión.

"Las buenas políticas requieren reflexión y coordinación internacional, y vamos a analizar las consecuencias que tiene esta prohibición y reflexionar sobre posibles pasos a seguir, pero definitivamente no vamos a tomar una decisión inmediatamente", afirmó el portavoz.

Además, señaló que no van a comentar cada medida que tome "una parte u otra" y consideró que los ciudadanos europeos "esperan que sus autoridades públicas lidien con los asuntos que les preocupan: su salud y bienestar y la gestión de la crisis".

"Esta es una crisis global, nos afecta a todos, no a un país o a un continente. El asunto es asegurar que las medidas que tomamos dentro o fuera de la UE sean tras consultarnos, para asegurar que son efectivas", añadió el portavoz.

Diariamente, los ministerios de Sanidad e Interior de los Estados miembros mantendrán una conferencia para compartir información y medidas con el resto de socios e instituciones europeas para reforzar la coordinación, recordó el Ejecutivo comunitario.