Marco de actuación

La ciudadanía como agente activo de la innovación social

La dimensión participativa es fundamental para construir soluciones sociales que generen espacios de creación colectiva y fomenten ecosistemas relacionales que posibiliten unir diferentes realidades en un escenario más integrador, justo, igualitario y sostenible

26.10.2020 | 09:54
Tras la exposición de la aportación de los participantes a la Guía, la mesa de debate planteó retos actuales de la innovación social.

El crecimiento poblacional; el aumento de la esperanza de vida; la movilidad de las personas, con el consiguiente intercambio cultural; hace necesario modificar el modo en que están organizados los pueblos y las ciudades, y en cómo se relaciona la ciudadanía, "a fin de contribuir a la configuración de sociedades más justas e igualitarias; y ello hace necesario innovar socialmente". Durante el Encuentro DNN los participantes coincidieron en señalar que la sociedad se encuentra en un continuo proceso de cambio y de transformación, pero que a diferencia de la evolución producida en siglos precedentes, "hoy día los cambios se están produciendo a una velocidad vertiginosa con su consecuente complejidad". Por ello, surge la necesidad de "innovar con mayor rapidez y de establecer un modelo de referencia que permita enseñar el horizonte hacia dónde y cómo se deben dirigir las acciones sociales".

Al hilo de este comentario, Julen Etxebeste apuntó que "es la propia sociedad la que se inventa y se transforma" por lo que cada vez es más importante que las administraciones públicas tengan en cuenta la sociedad como agente activo y motor de las acciones sociales. "La ciudadanía ha dejado de ser un mero espectador para participar activamente en la transformación de la sociedad". La innovación social, por tanto, se plantea como una "oportunidad para dar una respuesta integral y estructurada ante los retos que ésta plantea" porque para Ricardo Ibarra, "la transformación se va a producir sí o sí". A lo que Monge recalcó que "la sociedad es un bicho que no para quieto. Está en constante transformación. Otra cosa es que no nos guste la dirección que toma".

En este sentido, "las administraciones públicas tienen el deber de mostrar las herramientas que faciliten a la sociedad esa transformación", añadió la consejera del departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mari Carmen Maeztu. A lo que al respecto señaló Dolores López que "la participación debe ser la protagonista de toda innovación social y no un mero instrumento para captar opinión, incluyendo la involucración de los participantes en el proceso de evaluación, porque escuchando a las personas se aporta valor al proceso de transformación social".

Bajo este paraguas, los intervinientes pusieron especial énfasis en la necesidad de aunar esfuerzos en desarrollar técnicas específicas para medir los resultados de las iniciativas desarrolladas y evaluar el desempeño de sus participantes como indicadores de desarrollo. Es decir, "en qué medida se aproxima la iniciativa a la consecución de sus objetivos". Pero antes de llegar a este proceso de evaluación, Ricardo Ibarra apuntó que "es necesario identificar el rol que queremos tener, que muchas veces se limita a principios básicos de la democracia, como es la justicia e igualdad". Una democracia que, en la que en los últimos años han tomado fuerza nuevas identidades del sistema "como el populismo o el nacionalismo, que refuerzan la idea de refugio de la unidad del grupo ante la falta de políticas sociales que contemplan la cooperación o cocreación", añadió Raúl Oliván, que prosiguió diciendo que "hace falta aunar esfuerzos para que toda esa energía social tenga una conectividad útil y de valor". Para ello, " resulta necesario diferenciar qué es diálogo, debate o discusión para construir una inteligencia colectiva capaz de liderar el empoderamiento de la ciudadanía" recalcó Federico Buyolo. "Un compromiso que debe contemplar los valores éticos y la implicación de una ciudadanía crítica y solidaria como motor de la transformación social", señaló la consejera Mari Carmen Maeztu.

Sobre este aspecto de que las personas deben convertirse en agentes activos de la transformación social, la politóloga Cristina Monge destacó que es "esencial configurar el espacio público que se ha perdido por la polarización de la sociedad que tiende a relacionarse con aquellos que son iguales y menos con los que son diferentes", muy en relación de cómo exponen su discurso las redes o los medios de comunicación. "La privatización de ese espacio público genera desigualdades y el acceso a la educación del conocimiento, por lo que las administraciones públicas deben plantearse cómo hacerlo, y así mismo, tener en cuenta si el tejido social está preparado para generar sinergias". No obstante, Ibarra añadió que la polarización de la sociedad y la privatización del espacio público que genera desigualdades "se debe en parte a las nuevas tecnologías o la comunicación, además de las diferentes crisis económicas, lo que provoca la paradoja de que todos los ciudadanos no puedan acceder en igualdad de condiciones a la innovación social". Un aspecto que para Ibarra "es imprescindible a la hora de diseñar proyectos o políticas sociales, especialmente públicas".

LIDERAR EL CAMBIO A lo largo del Encuentro DNN se expuso sobre la mesa el efecto que está causando la pandemia en la sociedad, una crisis sanitaria que ha puesto de manifiesto "la existencia de una necesidad acuciante de transformación social por el aumento de desigualdades sociales. Desafíos a los que hay que dar una respuesta rápida y que en muchos casos exigen soluciones disruptivas, en los que la innovación social puede ayudar a mejorar el nivel y la calidad de vida de las personas", comentó el director del Observatorio de Realidad Social de Gobierno de Navarra, Luis Campos. "Ahora es el mejor momento porque, generalmente, las innovaciones sociales surgen en condiciones adversas". Además, Campos aportó al discurso que el departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra ya trabaja desde hace tiempo en ámbitos que se recogen en la Guía de Innovación Social como el envejecimiento o la cooperación, así como los objetivos de desarrollo sostenible marcados por la Agenda 2030 de Europa que, "por primera vez, establece de forma común la base para dar respuesta a los problemas sociales. Un reto que debe ser liderado desde la Administración Pública, en colaboración con las entidades y organizaciones privadas, con la innovación social de la mano y con las personas en el centro de cualquier acción". A este hilo, Buyolo aportó que "se trata de la base de todo contrato social". Por su parte, Ibarra añadió que es necesario, además, que "la Administración Pública repiense su función de cómo afronta los problemas, como distribuidor que es de la riqueza".

Para concluir la mesa de debate la consejera del departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mari Carmen Maeztu, expuso que las instituciones tienen una labor esencial en todo este cambio, "de repensar un sistema de protección más eficaz –sobre todo en estos tiempos de pandemia–. y de aplicar una innovación abierta, que esté centrada principalmente en las personas".

"Desde las instituciones debemos apostar por una innovación abierta, con el foco en las personas"

Mari Carmen Maeztu

Consejera de Derechos Sociales

"La ciudadanía ha dejado de ser un agente pasivo para participar en la transformación social"

Julen Etxebeste

Coordinador de la Guía

"La participación debe convertirse en protagonista de toda innovación social"

Dolores López

Doctora en Geografía Humana por la Universidad de Navarra

"Hace falta aunar esfuerzos para que toda la energía social tenga valor y utilidad"

Raúl Oliván

Director de Gobierno Abierto e IS en el Gobierno de Aragón

"La Administración debe liderar los retos sociales, en colaboración con las entidades privadas"

Luis Campos

Director Observatorio Realidad Social

"La sociedad está polarizada. Resulta necesario recuperar el espacio público"

Cristina Monge

Politóloga y Doctora por la Universidad de Zaragoza

"En el escenario actual existe una desigualdad social, más latente aún a raíz de la pandemia"

Ricardo Ibarra

Director de la Plataforma Infancia

"La inteligencia colectiva debe liderar el empoderamiento de la ciudadanía"

Federico Buyolo

Director adjunto en el gabinete del Ministerio de Educación y FP