Detenidos dos agentes por la muerte del militar opositor venezolano

El Parlamento denuncia que el capitán Rafael Acosta Arévalo fue torturado y asesinado en la cárcel

09.02.2020 | 18:16
Un militar retira las ofrendas florales por Rafael Acosta Arévalo.

caracas - Un tribunal venezolano anunció en la noche del lunes la detención de dos militares por su presunta responsabilidad en la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo, que estaba preso tras ser acusado de golpista por el Gobierno y que la oposición denuncia que fue torturado.

Los detenidos son el suboficial Estiben José Zárate Zoto, de 22 años, y el sargento segundo Ascanio Antonio Tarascio Mejía, de 23 años, ambos pertenecientes a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

Un tribunal de Caracas ordenó prisión preventiva para los dos militares "por su presunta vinculación en la muerte" de Acosta Arévalo, capitán de corbeta, "quien se encontraba detenido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim)", señaló el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en un comunicado.

Zárate Zoto y Tarascio Mejía, quien ostenta el rango de teniente, fueron acusados de "homicidio preterintencional" y permanecerán recluidos en el mismo lugar donde estuvo detenido el capitán fallecido.

Por su parte, el Parlamento venezolano, de mayoría opositora, denunció ayer que Rafael Acosta Arévalo fue torturado y "asesinado" mientras estaba bajo custodia del Estado.

"brutalmente torturado" En una rueda de prensa, en nombre del Legislativo, la diputada Delsa Solórzano aseguró que Acosta Arévalo "estaba brutalmente torturado, tenía símbolos visibles de tortura" la semana pasada cuando fue llevado a tribunales para la audiencia de presentación.

"El resto de los detenidos también habían sido torturados", prosiguió Solórzano en alusión al grupo de hombres detenidos después de que el Gobierno les acusara de conspiradores y de que la Fiscalía pidiera encarcelarles.

Por ello, la legisladora informó de que el Parlamento ha solicitado a la ONU aplicar los protocolos internacionales en Venezuela para investigar casos de tortura de forma "independiente, imparcial, sin ningún tipo de sesgo político por parte de las autoridades correspondientes". Bajo esta premisa, prosiguió, el fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, no debe encabezar las averiguaciones pues "no es más que un instrumento político" del presidente Maduro "y de sus cómplices".- Efe