Trump redobla sus ataques racistas como herramienta electoral y la multitud le sigue en un mitin: “¡Envíalas de vuelta!”

La Cámara baja condena sus comentarios “racistas” contra 4 congresistas demócratas de ascendencia extranjera - Aprueba la resolución con el voto favorable de cuatro de los representantes republicanos

09.02.2020 | 20:16
La representante demócrata, Ilhan Omar, una de las atacadas por Trump, a su salida del Capitolio.
Trump, respondiendo a preguntas de la prensa este miércoles.

La Cámara condena sus comentarios “racistas” contra 4 congresistas demócratas de ascendencia extranjera

Washington - El presidente estadounidense, Donald Trump, ha vuelto a arremeter este miércoles contra cuatro congresistas demócratas de ascendencia extranjera durante un mitin en la localidad de Greenville, en Carolina del Norte. Al nombrarlas durante el mitin, miles de seguidores del magnate neoyorquino han proferido gritos y han coreado al unísono: "¡Envíalas de vuelta!".

A pesar de las críticas recibidas durante los últimos días por haber instado a las diputadas a abandonar el país, el dirigente ha vuelto a tildarlas de "extremistas", según ha informado la cadena de noticias local ABC.

Trump, que las había acusado de "escupir" algunas de las expresiones "más viles, odiosas y asquerosas que haya dicho nunca un político en la Cámara de Representantes o el Senado", ha señalado que las congresistas "están contribuyendo a crear e impulsar una militancia peligrosa de extrema izquierda".

El presidente ha vuelto a cargar así contra las cuatro congresistas situadas en la corriente más progresista del Partido Demócrata (Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayana Pressley y Rashiba Tlaib) y que se han mostrado especialmente críticas con la política migratoria del Gobierno. Trump ha aprovechado la ocasión para reiterar sus ataques.

"Tengo una sugerencia para las extremistas llenas de odio que están constantemente tratando de romper este país", ha manifestado. "Nunca tienen nada bueno que decir, por eso les digo que si no les gusta, que lo dejen ir", ha sostenido.

Tras finalizar el mitin, el presidente ha asegurado que "juntos, los estadounidenses seguirán liberando el poder de las empresas estadounidenses para que todos los estadounidenses puedan conocer la dignidad del trabajo y el orgullo de un sueldo. ¡Con su ayuda, elegiremos un Congreso Republicano para crear un sistema de inmigración seguro, moderno, justo y LEGAL!".

En este sentido, ha subrayado que el Partido Republicano es la formación de "todos los estadounidenses". "Somos el partido de los trabajadores estadounidenses, de la familia estadounidense y del sueño estadounidense", ha afirmado.

UNA AFRENTA La Cámara Baja de EEUU autorizó ayer una resolución contra unos polémicos tuits del presidente estadounidense, Donald Trump, en los que pidió "volver a su país" a cuatro congresistas demócratas latinas, musulmanas o negras y que son ciudadanas estadounidenses. "Esto es una afrenta no solo contra las cuatro congresistas, sino contra los 22 millones de estadounidenses naturalizados que nacieron en otro país e hicieron su camino hacia Estados Unidos", subrayó el legislador demócrata Jamie Raskin, uno de los impulsores del documento, en el pleno de la Cámara antes de la votación. La votación (240-187), en la que todos los demócratas votaron a favor, tuvo lugar dos días después del tuit inicial de Trump que generó controversia a nivel nacional.

Cuatro republicanos -Will Hurd, Fred Upton, Brian Fitzpatrick y Susan Brooks- votaron a favor de la resolución, respaldada además por el independiente pero conservador Justin Amash. El texto respondía al tuit en el que Trump preguntó este domingo "por qué esas legisladoras no vuelven a sus países y ayudan a arreglar los lugares completamente rotos e infestados de crimen de donde vienen". Trump se refería a Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashida Tlaib y Ayanna Pressley. Todas ellas son ciudadanas estadounidenses, y tres de ellas nacieron en Estados Unidos, mientras que Omar procede de Mogadiscio (Somalia) pero obtuvo la ciudadanía estadounidense cuando era adolescente, después de llegar como refugiada al país.

La declaración aprobada ayer condena los "comentarios racistas" de Trump y considera que "han legitimado el miedo y el odio hacia los nuevos estadounidenses y las personas de color", según el texto.

La resolución señala además que "los inmigrantes y sus descendientes han fortalecido a Estados Unidos y que quienes prestan el juramento de ciudadanía son tan estadounidenses como aquellos cuyas familias han vivido en Estados Unidos durante muchas generaciones".

Por eso, la Cámara Baja, controlada por demócratas, se comprometió a mantener a Estados Unidos "abierto a aquellos que buscan legalmente refugio y asilo de la violencia y la opresión, y aquellos que están dispuestos a trabajar arduamente para vivir el sueño americano, sin importar su raza, etnia, fe o país de origen". La votación estuvo precedida por un tenso debate sobre la frase "el tuit racista del presidente" pronunciada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, durante un discurso en el pleno del hemiciclo.

Presidente "racista" Los republicanos protestaron porque las reglas de la Cámara impedían calificar a un presidente de "racista" y lograron que las palabras de Pelosi se retiraran del registro escrito de la sesión, pero los demócratas se impusieron en una segunda votación sobre el tema y permitieron que la líder demócrata usara ese calificativo.

En medio de la fuerte controversia que ha generado nuevas acusaciones de racismo y supremacismo blanco contra Trump, el presidente ha redoblado sus críticas a las legisladoras, que llegaron al Congreso este año y se han convertido en voces muy influyentes en el movimiento progresista en el país.

En medio de la polémica, el líder de la mayoría republicana en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, llamó a los involucrados a "bajar toda esta retórica incendiaria". McConnel, cuya esposa es inmigrante y obtuvo la nacionalidad estadounidense, se consideró "un gran fanático de la inmigración legal", al asegurar que "ha sido una gran parte de su familia durante un cuarto de siglo". Y al citar a Antonin Scalia, un exmagistrado asociado de la Corte Suprema, defendió que no ataca "a las personas" sino "a las ideas". "Creo que es una buena lección para todos nosotros. Desde el presidente hasta la presidenta (de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi), hasta los miembros nuevos , todos tenemos la responsabilidad de elevar el discurso público", puntualizó McConnell.

Por otro lado, un juez de Nueva York dio ayer por cerrado el caso que llevaba contra Michael Cohen, el ex abogado personal del presidente de EE.UU., Donald Trump, y dijo que con ello podrán hacerse públicos lo documentos que se obtuvieron durante la investigación. El magistrado William Pauley, que llevaba el caso por presuntas irregularidades en la financiación de la campaña electoral de Trump, rechazó mantener en secreto los documentos del caso y aseguró que "es hora de que todo estadounidense tenga la oportunidad de revisar el material". - Efe