tras haber cumplido íntegramente su condena

Mikel Antza, histórico jefe de ETA, en libertad tras ser entregado por Francia

08.02.2020 | 16:01
Mikel Albisu fue detenido en el Bearn, sur de Francia, en 2004.

MADRID- El histórico exdirigente de ETA Mikel Albisu, alias Mikel Antza, quedó anoche en libertad en el aeropuerto de Barajas (Madrid), después de ser expulsado de Francia y haber sido conducido en un avión hasta España. Una vez llegado al aeródromo madrileño, la Policía le permitió seguir su camino al no tener causas pendientes en España.

Albisu salió el sábado de la cárcel de Reau, cerca de París, al haber cumplido íntegramente su condena. Posteriormente, fue llevado a un centro de retención en París para al parecer analizar su situación. Tras permanecer dos días en la capital francesa, finalmente las autoridades galas decidieron poner fin a este episodio sacándolo de su territorio y poniéndolo en suelo español.

Antza huyó a Francia en julio de 1985 tras participar en la famosa fuga de la prisión de Martutene de los miembros de ETA Joseba Sarrionaindia -con quien estaba muy vinculado por su afición y dedicación a la literatura en euskera- e Iñaki Pikabea, durante la celebración de un concierto del cantante Imanol. Junto a su pareja Marixol Iparragirre, conocida como Anboto, el histórico etarra fue condenado a 20 años de cárcel en diciembre de 2010 como ideólogo y responsable político de ETA en Francia.

Asumió la dirección de la banda armada a principios de la década de los noventa hasta el momento de su arresto, en 2004 en el Bearn, fruto de una investigación que se prolongó durante cuatro años por la Guardia Civil en el sur de Francia y que culminó con la detención de un amplio número de miembros y colaboradores de ETA.

Participó en la reunión con el Gobierno español de José María Aznar celebrada en 1999 en Zúrich. Se le considera uno de los principales artífices del periodo de Lizarra-Garazi, durante el cual se reunió con numerosos agentes políticos y sociales vascos, y llegó a firmar un acuerdo en nombre de ETA con EA y PNV, que llevó a la primera tregua indefinida de ETA. En diciembre de 2003 se reunió en Perpignan con el entonces conseller en cap catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, y fue uno de los impulsores de la propuesta para que PNV y EA fueran a las elecciones municipales en una lista única.

Durante sus últimos años de condena en prisión, ha pertenecido a la interlocución del colectivo de presos, EPPK, junto con otros reclusos de la banda. - DEIA