Barkos ve a UPN incapaz de defender Navarra y aspira a ganar las elecciones

Carga contra Esparza por dejarse arrastrar por el discurso reaccionario de la ultraderecha
Defiende el trabajo serio y riguroso y afirma que en el cambio todos han sido “imprescindibles”

08.02.2020 | 18:53
Barkos y cargos de Geroa Bai aplauden al final del acto celebrado en Baluarte.

La presidenta del Gobierno carga contra Esparza por dejarse arrastrar por el discurso reaccionario de la ultraderecha. Defiende el trabajo serio y riguroso y afirma que en el cambio todos han sido “imprescindibles”.

Pamplona - A por todas. La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, denunció ayer la incapacidad de UPN para defender los intereses de Navarra y de sus ciudadanos, y aseguró que Geroa Bai saldrá "a ganar" las elecciones forales del próximo 26 de mayo como garantía para la continuidad del cambio. "No lo soñemos, vamos a hacerlo. Vamos a salir a ganar. A ganar más Navarra y más futuro", proclamó la presidenta durante el acto político que su formación celebró ayer en Baluarte, y que da inicio a una precampaña electoral en la que Barkos aspira a la reelección con un mensaje centrado en una gestión eficiente, la justicia social, el medio ambiente y los valores europeos. Pero sobre todo, en la autonomía de Navarra en un momento en el que soplan vientos de recentralización. "Queremos más autogobierno porque queremos ser dueños de nuestro propio destino", enfatizó Barkos.

Lo hizo ante una sala repleta por cerca de medio millar de simpatizantes y cargos públicos de la coalición, la misma que UPN llenó hace un par de semanas, y que Geroa Bai buscó ayer como símbolo de fortaleza en una confrontación política que la coalición quiere llevar a la próxima campaña electoral con la aspiración de ser primera fuerza. Un reto ambicioso si se tiene en cuenta que a ambas fuerzas les separan 6 escaños (9 y 15), pero que en la coalición de Barkos ven posible por la fragmentación de la derecha y la renuncia ideológica que UPN ha hecho de algunos de sus postulados históricos, fundamentalmente la defensa del autogobierno y del régimen foral. Un espacio que UPN ha abandonado arrastrado por la pugna que ha generado en la derecha la irrupción de Vox, y que Geroa Bai pretende ocupar desde la centralidad política.

El error de UPN No desaprovechó Barkos ayer la presencia de UPN en Madrid en la concentración contra Pedro Sánchez impulsada por el PP y Ciudadanos, pero protagonizada por Vox y grupos ultras, para cuestionar el compromiso del partido de Javier Esparza tanto con el autogobierno -muy cuestionado por los promotores de la manifestación contra el PSOE- como con el interés general de los ciudadanos. "Su presencia en Madrid es la prueba de que los intereses electorales de UPN están por encima de los intereses de los navarros y del autogobierno", apuntó la presidenta del Gobierno, que criticó el "tufo caciquil y franquista que algunos desde las calles de Madrid nos quieren imponer" también en Navarra.

Barkos pronosticó por ello que el de ayer va a ser "un punto de inflexión" porque demuestra la "incapacidad para defender el autogobierno de Navarra" de UPN, a quienes incluso calificó de "pequeños gamazos" por "no haber batallado en más de 40 años ni una sola transferencia. ¿Qué pinta el primer partido del Parlamento de Navarra en Madrid? Se puede defender la unidad de España, es legítimo, pero no contra el Amejoramiento, el Convenio Económico, el Régimen foral y declarando la guerra al autogobierno de Navarra", reprochó.

Porque para la presidenta del Gobierno foral, y candidata de Geroa Bai a la reelección, lo de ayer en Madrid era algo más que una protesta contra el Gobierno de España por su papel en el conflicto catalán. "El motivo es que el PSOE haya accedido por la vía de una moción de censura al Gobierno que ostentaba el PP. No hay más. Y han tratado de vestirlo en contra de un supuesto diálogo entre gobiernos, entre partidos", apuntó Barkos, que defendió el papel de Daniel Innerarity para facilitar el acuerdo entre las partes.

Criticó sin embargo que en esa urgencia por recuperar el poder cuanto antes, la derecha, fragmentada hoy en tres partidos -cuatro en Navarra- haya rescatado "lo peor de la historia reciente", llamando "al enfrentamiento y al desprecio al diferente como única forma de relación. Se instalan en la mentira, en la desinformación y usan datos falsos para poder sostener la carga de miedo y poder así exagerar sus discursos", denunció la presidenta, que contrapuso a quienes utilizan "su propia bandera como elemento de agresión al contrario" con quienes, como Geroa Bai defienden que "todos los símbolos, todas las identidades y todas las maneras de pensar tienen espacio para convivir".

Rigor y seriedad Barkos recordó que al inicio de la legislatura algunos auguraban "unos pocos meses" al cambio, pero señaló que estos cuatro años han servido para demostrar que "una Navarra mejor es posible". Unos logros que quiso compartir con el resto de fuerzas del cuatripartito. "En el cambio todos hemos sido imprescindibles", apuntó la presidenta, que se mostró "orgullosa" de haber compartido un cambio "plural" que ha obligado a llegar a acuerdos que "a veces no nos daban seguridad plena". Sin embargo, consideró que "la mayor traición al cambio está en la falta de trabajo serio y riguroso" y, en ese sentido, defendió que "ni los socios ni los adversarios" pueden dar lección a Geroa Bai "sobre el trabajo serio y la defensa del interés general".