Tardà tilda al Supremo de "casa de los horrores" y dice que el 20S fue "espontáneo"

08.02.2020 | 21:37
Joan Tardá, este miércoles en el Supremo.
Joan Tardá, este miércoles en el Supremo.

"A Rajoy entiendo que le tratarán bastante bien, como cuando fue a declarar con la trama Gürtel", apunta.

MADRID. El diputado de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha considerado este miércoles, tras su declaración en el Supremo como testigo del juicio del "procés", que el juicio "no tiene ni pies ni cabeza" y está únicamente "inspirado en la venganza" y en "escarmentar al pueblo de Cataluña".

En declaraciones a la salida del Supremo, tras haber sido hoy el primer testigo en declarar, Tardà ha opinado que "a medida que avanza el juicio va quedando demostrado que las personas que están siendo juzgadas son inocentes, demócratas, representantes de un pueblo indefenso y cívico".

"Este juicio no tiene ni pies ni cabeza. Es un juicio inspirado en la venganza", ha sugerido el diputado, que ha considerado que el Estado sintió una "humillación absurda" en el 1-O que "se ha traducido en un juicio inspirado en la venganza y con voluntad de escarmentar al pueblo de Cataluña".

Para Tardà, el único resultado debe ser la "absolución" y "el Estado deberá pedir perdón por lo acaecido", ha aseverado el dirigente republicano, que ha insistido en la vía del diálogo y la negociación para encauzar un "acuerdo que satisfaga a las partes y la democracia venza".

Sobre el hecho de que no haya podido testificar en catalán, Tardà ha explicado que él pretendía responder en catalán específicamente a las preguntas de la acusación popular de la "ultraderecha" de Vox, mientras que sí iba a responder a las demás partes en castellano, que "también es nuestra lengua, de los catalanes".

Precisamente sobre las preguntas de Vox, el diputado ha preferido "no opinar", porque, ha dicho, "ya me parece una vergüenza que la ultraderecha esté aquí dentro haciendo lo que está haciendo. Tenía la obligación de responder a todos y así lo he hecho".

CONCENTRACIÓN ESPONTÁNEA Tardá ha asegurado que lo que sucedió el 20 de septiembre de 2017 en la Consellería de Economía fue una concentración "absolutamente espontánea", pacífica y sin violencia pues "ni la unidad de España ni la independencia de Cataluña valen una mínima violencia".

Nada más comenzar, Tardá, que luce un lazo amarillo y ha sido advertido de que no tenía derecho a declarar en catalán, ha manifestado que "este juicio es una venganza", momento en el que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, le ha recordado que los testigos no pueden emitir valoraciones, sino ceñirse a los hechos.

Respecto al 20 de septiembre de 2017, el diputado ha contado que se dirigía al hospital porque estaba de baja por una fractura en un brazo cuando se enteró por la radio de lo que estaba ocurriendo en la sede de Economía, de manera que decidió acercarse y participar pese a que "tenía el húmero roto y mucho dolor".

"El 20S fue absolutamente espontáneo pero sin ningún escenario de tensión", ha dicho Tardá, que pronunció un discurso a la gente que estaba en Economía a los que conminó a no caer en ninguna provocación y evitar cualquier violencia.

Y ha añadido: "No me sentí violentado por nadie ni que nadie me violentara, ni las personas que estuvieron a mi lado estuvieran tensas".

Para Tardá, a quien la Fiscalía no ha preguntado, aquello "no era un escenario de tensión, más bien de una indignación de estar viviendo una situación absolutamente anómala" y, desde su punto de vista, "inmerecida".

Respecto al referéndum del 1-O, que ha calificado como uno de los momentos "más emotivos" de su vida, Tardá ha criticado que la entonces diputada del PSOE y actual ministra de Defensa, Margarita Robles, presentara una interpelación en el Congreso para "reprobar la represión" contra el referéndum y la retirara después del discurso del 3 de octubre el rey Felipe VI que la "legitimaba".

Según Tardà, con la iniciativa del PSOE "queda claro que la sorpresa y la indignación" por la intervención policial del 1-O "no solo afectaba a quienes lo habíamos vivido física y directamente sino a cualquier demócrata, incluso a personas tan alejadas de nuestras tesis como Robles".

Por ese motivo, el diputado de ERC ha lamentado el "escenario surrealista" actual, en que el Gobierno socialista "lo que hace es publicitar ante el mundo que los hechos del 1 de octubre represivos son una noticia falsa. Eso no cuadra", ha considerado.

El diputado de ERC ha asegurado que desconoce el documento Enfocats sobre la hoja de ruta independentista y que durante los hechos participó en todas las reuniones de su partido, pero nada más.

El diputado aseguraba antes de declarar en el Tribunal Supremo que entra en "la casa de los horrores", ya que a su entender en este juicio del "procés" hay personas "inocentes y demócratas que están sufriendo por haber defendido la democracia".

Acompañado de dirigentes de su formación que le han arropado hasta la entrada del Supremo, Tardà se ha fundido en un abrazo con su compañero de bancada Gabriel Rufián y ha recibido una ovación de la comitiva de ERC mientras accedía al interior del edificio.

"Entro en la casa de los horrores", ha admitido Tardà en declaraciones previas, una "metáfora" con la que ha querido reflejar que "aquí hay unos hombres y mujeres inocentes, demócratas, elegidos democráticamente por su pueblo y que están sufriendo por haber defendido la democracia, y eso no debería ocurrir en sociedad avanzada, que se dice demócrata, en el corazón de Europa".