Chivite reivindica al PSN ante los “proyectos excluyentes” de la derecha y el nacionalismo

Acusa a UPN de perder su esencia y al cuatripartito de gobernar para los suyos

09.02.2020 | 00:50
Sánchez y María Chivite, líder del PSN, al final del acto.

pamplona - El frente de derechas recién pactado entre UPN, Ciudadanos y PP, y la cohesión que han mantenido durante toda la legislatura Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra dejan, sobre el papel, un espacio al PSN. Y a él se va a agarrar con uñas y dientes su secretaria general, María Chivite, que presentó a su partido como la vía intermedia entre los "proyectos excluyentes" que a su juicio encarnan la derecha y el nacionalismo y como "el único defensor de la foralidad en estos momentos". "Si algo somos los socialistas es peleones, y la pelea la vamos a dar", avanzó.

La mención que Chivite hizo a la supuesta defensa que su partido hace de la foralidad llegó solo unas horas después de que el Consejo de Ministros anunciara la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Foral de Residuos en un nuevo ataque al autogobierno de Navarra.

doblete Metida de lleno en la precampaña ya no solo de las generales, sino también de las autonómicas del 26 de mayo, Chivite hizo ayer doblete: por la mañana en el Foro Ser Navarra y por la tarde le dio paso a Sánchez. Lógicamente, en el Arena no aportó novedades sobre lo ya avanzado en el desayuno informativo, donde se movió con calculada ambigüedad para no desvelar cómo va a gestionar su representación parlamentaria tras las elecciones. "El PSN no está pensando en dar sus votos a otro partido, sino en liderar el próximo Gobierno", subrayó en ambos sitios.

Chivite, que incidió en que "ahora mismo eso de que gobierne la lista más votada es una opción que todo el mundo ha descartado", escurrió el bulto sobre posibles alianzas en Navarra recordando que "cualquier acuerdo de gobierno lo decidirán los militantes".

A la espera de que después de las elecciones el PSN descubra sus cartas, de momento tiene terreno de juego para repartir críticas hacia ambos lados. De la "coalición de derechas", dedujo con acierto que UPN "ha renunciado a su esencia, ya que nació para defender los Fueros", con tal de "sumar votos con PP y Ciudadanos".

"Intentan convencernos que es para defender nuestro autogobierno pero no cuela, sabemos que el PP lo que quiere es recentralizar competencias, homogeneizar España", aseguró la líder del PSN, aludiendo también a las palabras de Luis Garicano, responsable del área económica de Ciudadanos, sobre la intención de que todos los territorios tengan el mismo régimen fiscal. Tampoco ahorró reproches hacia "los nacionalistas y una presidenta abertzale en una comunidad que no los es, pero a la que no le ha importado nada que Navarra no sea mayoritariamente abertzale".

"No queremos una Navarra gobernada por el nacionalismo, ni la utilización política de una lengua que es de todos los navarros, ni que se cuestionen determinados modelos educativos, ni que se ninguneen los símbolos que nos unen a todos y todas", añadió Chivite, quien se puso el reto de "liderar el próximo Gobierno para que ni las derechas ni el nacionalismo marquen el futuro de la Comunidad".

Correspondió abrir el mitin a Maite Esporrín. La candidata por Pamplona pronunció la única palabra en euskera de todo el acto, cuando aludió a "la vieja Iruña". Afirmó que "solo con los socialistas se podrá devolver a la ciudadanía todos los derechos que nos quitó el PP" y fue muy crítica con Joseba Asiron. "Prometieron un cambio, pero estamos sufriendo el rodillo de un alcalde nacionalista".

Por su parte Toni Magdaleno, candidato al Senado, se mostró contrariado con los acuerdos de coalición de la derecha y el cuatripartito para concurrir a la Cámara Alta, que le dejan sin opciones. "Dicen que se unen para defender Navarra, pero la derecha y los nacionalistas no se unen por principios sino por intereses", denunció Magdaleno.