El tribunal del ‘procés’ estalla contra defensas y testigos

Marchena abronca a una compareciente que pretendía utilizar el catalán y a otra por decir que “alucinó” en el 1-O

09.02.2020 | 08:36
Manuel Marchena.

pamplona - La jornada 44 del juicio del procés, podría terminar en la primera quincena de junio, vio cómo el tribunal se plantaba ante la "intolerable" actitud de testigos y abogados con algún interrogatorio repleto de valoraciones personales, que la Sala consideró una "provocación". El tribunal, ayer especialmente molesto con las defensas, cuyos testigos redundaron en comentarios opinativos. Una actitud "intolerable" a juicio unánime de la Sala, que representa una "provocación" que puede incluso chocar con el "código deontológico de la abogacía", según fuentes del tribunal. El malestar se vio en las continuas intervenciones del presidente del tribunal, Manuel Marchena, que abroncó a una testigo, en concreto, a la filósofa Marina Garcés por decir que "alucinó" el 1-O. "Sus valoraciones personales no tienen interés", le espetó. "Correcto, mucho mejor", dijo cuando el letrado Benet Salellas, de Cuixart, se rindió y declinó hacer más preguntas. "Si no quiere contestar en castellano, usted se levanta, asume las consecuencias legales de su protesta y hemos terminado", le amenazó a un testigo que quería responder en catalán.

La anécdota la protagonizó una votante, visiblemente nerviosa que dio un golpe a la mesa al recordar la intervención policial el 1-O: "Vino un policía (...), me estrelló al suelo. Me fracturó el ala derecha de la pelvis. (...) No lo olvidaré jamás". Tras la petición del juez de que se tranquilizase, prosiguió su declaración, en la que comentó que llegó al colegio tras estar con sus nietos, "que son preciosos", y que fue a expresar su opinión como "ciudadana libre". - D.N.