Detenido el exdirigente de ETA Josu Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', en 'paradero desconocido' desde 2002

El que fuera jefe del aparato político ha sido arrestado en Sallanches, en los Alpes franceses, en una operación de la Gendarmería en colaboración con la Guardia Civil

Vinculado con todos los intentos de negociación desarrollados por la banda, fue el protagonista del comunicado de mayo de 2018 en el que ETA anunció su disolución

09.02.2020 | 08:47
José Antonio Urrutikoetxea, en una imagen de archivo fechada en 2002, cuando era parlamentario vasco por Batasuna

MADRID. El exdirigente histórico de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera, ha sido trasladado a la prisión de Bonneville tras comparecer ante un juez de esta misma localidad francesa.

El procurador Patrice Guigone dijo a los periodistas que Ternera tiene diez días para oponerse a la pena de ocho años de cárcel que se le impuso en Francia en 2017, cuando fue juzgado en rebeldía.

Ternera permanecerá un máximo de cuatro días en la prisión de Bonneville mientras se organiza su traslado a París, indicó el procurador

El ex dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, detenido este jueves en Francia, había sido trasladado ya a la ciudad de Bonneville para prestar declaración ante el juez, según confirmaron a EFE fuentes policiales.

Custodiado por agentes de la policía francesa, el histórico jefe de la banda abandonó la comisaría de Sallanches, en el departamento francés de Alta Saboya, a bordo de un automóvil, escoltado por otro vehículo policial.

Previamente, había sido hospitalizado después de pasar por un cuartel de la Gendarmería, informaron fuentes de la Fiscalía de París.

Urrutikoetxea pidió ser examinado por un médico en la brigada de la Gendarmería adonde fue trasladado tras su arresto y a continuación se le condujo a un hospital, donde ha quedado ingresado debido a los problemas de salud que arrastra, precisaron las fuentes.

Urrutikoetxea ha sido detenido este jueves por la mañana en el aparcamiento del hospital de Sallanches donde recibía tratamiento desde hacía un tiempo, explicó el alcalde de esta localidad de los Alpes franceses. Georges Morand precisó a Efe que el arresto se ha producido a las 7.30 locales (5.30 GMT) en el aparcamiento cuando se dirigía a ese centro hospitalario, en el que trabaja un millar de personas y al que acudía por el seguimiento de su enfermedad.

"No vivía en Sallanches", según Morand, sino en Saint Nicolas de Véroce, un pequeño pueblo que pertenece al municipio de Saint Gervais les Bains.

Mientras purga su pena en la cárcel en Francia, la Audiencia Nacional española podría revisar si tiene elementos acusatorios en su contra y solicitar una entrega temporal a las autoridades francesas, añadieron las fuentes.

Urrutikoetxea, que llevaba en la clandestinidad desde 2002, fue arrestado en el departamento de Alta Saboya, en una operación conjunta entre la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI, los servicios de inteligencia de la policía francesa) y la Guardia Civil.

Fue capturado en Sallanches, una localidad de 15.000 habitantes en pleno corazón de los Alpes franceses y muy cerca de Suiza, a unos 50 kilómetros de Ginebra.

Nacido en Bizkaia el 24 de diciembre de 1950, a "Josu Ternera" se le considera uno de los históricos miembros de la cúpula de ETA, y participante en los intentos de negociación desarrollados por la banda.

Fue uno de los componentes, con David Pla e Iratxe Sorzábal, de la comisión de la organización que se desplazó en 2011 a Oslo para intentar una interlocución con las autoridades españolas que no se produjo. Los tres fueron finalmente expulsados de Noruega.

Su papel en ese tiempo en el aparato político le valió una condena en rebeldía en Francia a ocho años en junio de 2017.

También fue el protagonista del comunicado de mayo del pasado año en el que ETA anunció su disolución.

En su larga vida en la clandestinidad, "Josu Ternera" escapó "por poco varias veces" al cerco de la policía, según dijo la fiscal en el último juicio celebrado contra él en Francia.

En particular, la operación policial que se organizó contra él el 16 de julio de 2015 en una granja de los Pirineos del departamento de Ariège, sobre la base de informaciones recibidas de las fuerzas del orden españolas.

Aunque la víspera los investigadores habían creído identificarlo en esa explotación de la localidad de Durban-sur-Arize junto a su pareja, Agnès Cerlo, y la hija de ambos, el cuerpo de operaciones especiales de la Gendarmería (GIGN) sólo encontró a estos dos últimos.

También iban tras él las fuerzas del orden francesas cuando el 7 de octubre de 2015 dieron en Saint Denis, ciudad al norte de París, con su hijo Egoitz, que también estaba en busca y captura por su pertenencia a ETA y acumulaba tres condenas en rebeldía.

Antes de la condena a ocho años de 2017, "Josu Ternera" había sido condenado dos veces en Francia, una de ellas igualmente en rebeldía, en diciembre de 2010.

La primera fue a diez años de prisión tras su detención en Baiona el 11 de enero de 1989. Tras cumplir esa pena, fue entregado en 1996 a España, donde se le ha vinculado con el atentado del 11 de diciembre de 1987 de la casa cuartel de Zaragoza (norte) en el que murieron once personas -seis menores-.

La Audiencia Nacional española lo mantuvo preso por su relación con el hallazgo de armas y documentación de ETA en la cooperativa Sokoa de Hendaia, hasta que el Tribunal Supremo ordenó su puesta en libertad en enero de 2000, al entender que por esos hechos ya había sido juzgado y condenado en Francia.

Mientras estaba en prisión fue elegido diputado en el Parlamento vasco por Euskal Herritarrok (EH), e incluso miembro de la comisión de Derechos Humanos de esa Cámara, y concejal en Ugao-Miraballes, su pueblo natal.

El Tribunal Supremo (debido a su condición de parlamentario) lo citó a declarar en noviembre de 2002 por el atentado de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza. La Fiscalía argumentó que "necesariamente" tomó la decisión de cometer ese atentado en el que murieron once personas.

"Josu Ternera" no compareció en ninguna de las dos ocasiones en las que lo citó el Tribunal Supremo, de modo que este organismo dictó orden de busca y captura internacional contra él en 2002. Permanecía desde entonces en paradero desconocido e incluido en la lista de más buscados de Interpol.

La dirección de ETA puso a "Josu Ternera" como negociador en las conversaciones de Argel en 1989 y en las de la tregua de 1998 pese a que en ambos casos estaba preso.

¿QUIÉN ES QUIÉN? Estos son algunos de los nombres que, por una u otra razón, han tenido mayor repercusión mediática en los casi sesenta años de historia de ETA: entre otros, los miembros más sanguinarios, dirigentes de la organización, arrepentidos y los últimos jefes de la banda armada.

En cuanto a los fundadores destacan José Luis Álvarez Emparanza, Txillardegi, fue uno de los fundadores de ETA en 1959, de la que se desvinculó en 1967. Participó en la fundación de Herri Batasuna, en 1978, y militó después en Aralar. También Julen Madariaga Agirre, miembro destacado de Herri Batasuna, fue después fundador de Aralar y miembro de la organización pacifista Elkarri.

Respecto a los dirigentes históricos hay que citar a José Miguel Beñaran Ordeñana, Argala, que participó en la Operación Ogro para asesinar al presidente del Gobierno con Franco, Luis Carrero Blanco; Josu Urrutikoetxea, Josu Ternera, fue un histórico dirigente de ETA en la década de 1970. Tras la muerte de Txomin se convirtió en el número uno de la organización y en 1988 fue elegido diputado de Euskal Herritarrok en el Parlamento Vasco.

A ellos hay que sumar a Lorenzo Lasa Mitxelena Txikerdi, dirigente de ETA en los llamados años de plomo; y a Ibon Fernández Iradi, Susper, acusado de participar en asesinatos como el del político Juan María Jáuregui, el empresario José María Korta, el mando de la Ertzaintza Mikel Uribe y el director financiero de El Diario Vasco Santiago Oleaga.

Asimismo, Francisco Javier López Peña, Thierry, el responsable de que ETA rompiera en 2007 la tregua iniciada en marzo de 2006 y quien decidió perpetrar el atentado de la T4, en el que murieron dos ciudadanos ecuatorianos. Murió en 2013. Los últimos jefes de ETA fueron Mikel Irastorza, detenido en Francia en 2016 sin delitos de sangre, puede ser considerado el último mandamás de la banda; y David Pla, uno de los tres portavoces de ETA que leyeron el comunicado de octubre de 2011 en el que declaró el cese definitivo de las acciones terroristas.

De Kubati a de Juana Chaos Entre los más sanguinarios, Antxon López Ruiz, Kubati, condenado a 1.200 años de cárcel por más de una docena de asesinatos, entre ellos el de la exactivista de ETA María Dolores González Catarain Yoyes en Ordizia cuando paseaba a su hijo; Domingo Troitiño, jefe del comando Barcelona que el 19 de junio de 1987 cometió la matanza de Hipercor, con 21 muertos; Inés del Río, quien recurrió su condena al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y consiguió tumbar en 2013 la llamada doctrina Parot; Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros; y el colectivo Artapalo formado por Francisco Mujika Garmendia Pakito, José Luis Álvarez Santacristina, Txelis y Joseba Arregi Erostarbe, Fiti. También Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, autor material del asesinato de Miguel Ángel Blanco y participó en los del socialista Fernando Múgica y Gregorio Ordóñez. E Iñaki de Juana Chaos, que cometió una veintena de asesinatos en los años 80 con el comando Madrid.

Cabe citar asimismo a Josu Uribetxebarria Bolinaga, detenido por el secuestro del funcionario de prisiones Ortega Lara en 1996. Entre los disidentes que abogaron por la vía Nanclares y se desmarcaron de la banda y de su actividad violenta, José Luis Álvarez Santacristina, Txelis; Kepa Pikabea Ugalde; Joseba Urrosolo Sistiaga; y Juan Manuel Soares Gamboa.