El comisario de Kitchen confiesa que robó a Bárcenas datos para el ex número dos de Interior

El juez del caso Villarejo analiza la documentación extraída de un móvil del extesorero entregada a Francisco Martínez

09.02.2020 | 13:46
Enrique García Castaño. Fotos: Efe

pamplona - El ex jefe de la Unidad Central Adjunta Operativa de la Policía Nacional Enrique García Castaño, El Gordo, ha aportado al juez de la Audiencia Nacional que investiga la operación Kitchen documentación extraída de un móvil del extesorero del PP Luis Bárcenas con la que se hizo en el marco de aquel operativo policial sin supervisión judicial, según informaron fuentes jurídicas a Europa Press.

Kitchen es la séptima pieza separada del caso Tándem, que investiga las actividades ilícitas del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo. Se trata de un operativo policial desarrollado a partir de 2013 bajo la Dirección Adjunta Operativa que comandaba Eugenio Pino y diseñado, según la tesis que manejan los investigadores, para sustraer a Bárcenas información sensible del PP que obraba en su poder.

García Castaño, que tiene intención de colaborar con la Justicia según fuentes de su defensa consultadas por Europa Press, ha venido detallando ante el juez y la Fiscalía Anticorrupción su rol en aquel operativo, como entrar personalmente en un estudio de la mujer de Bárcenas para buscar unos discos duros cuyo contenido podría comprometer al PP en la investigación de su presunta financiación irregular o al propio extesorero en tanto probase que tenía fondos ocultos y testaferros.

En este contexto, el comisario reconoció que tuvo acceso al volcado de dos teléfonos móviles de Bárcenas a través del chófer del extesorero, Sergio Ríos, que había sido captado como confidente a razón de 2.000 euros al mes procedentes de los fondos reservados.

móviles clonados Según adelantó El Independiente y confirmó Europa Press en fuentes jurídicas, García Castaño declaró este martes en sede judicial que hizo entrega de ese material al entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que no está imputado en esta causa.

Sin embargo, conservó documentación de aquel clonado de los móviles que ha aportado a la causa, si bien aún se está analizando su posible valor probatorio para este procedimiento o para el que sigue el otro juez de la Audiencia Nacional que investiga la presunta financiación irregular del Partido Popular, de acuerdo a las fuentes consultadas.

Precisamente, el exUCAO compareció de nuevo este martes ante el juez y los fiscales a petición propia para aportar más detalles sobre aquella documentación de los móviles de Bárcenas, ya que cuando declaró sobre este tema el pasado mes de abril tenía lagunas en nombres y fechas. Este martes esos blancos habrían quedado solventados.

No es la primera vez que García Castaño señala a Francisco Martínez, pues ya en su declaración sobre la pieza Kitchen el pasado mes de abril afirmó que fue el secretario de Estado quien ordenó poner en marcha aquel operativo. Hasta ese momento, sólo había apuntado a Eugenio Pino, que sí está investigado en esta pieza, pues siempre según su versión, era quien encabezaba el despliegue policial.

Martínez niega haber recibido documentación alguna o haber tenido vinculación con la pieza Kitchen. Incide en que si llega el momento de dar explicaciones ante las autoridades, lo hará. Esto todavía no ha ocurrido pues el que fue secretario de Estado con Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior no ha sido llamado a la Audiencia Nacional ni como testigo ni como investigado.

Tampoco es la primera vez que se analizan papeles de Bárcenas que podrían proceder de Kitchen. El juez que investiga la caja B del PP recabó del diario El Mundo una serie de anotaciones realizadas por su mujer, Rosalía Iglesias, en sus visitas a prisión con objetivo de ayudarle a preparar su defensa. De acuerdo a las fuentes consultadas, no constaban datos en aquel material que no estuvieran ya en esa causa.

Sí tenían una referencia aquellas notas en la que viene incidiendo García Castaño en sede judicial y es una anotación de Iglesias relativa a un disco duro de Bárcenas que podría obrar en manos del Partido Popular. Su tesis es que no encontró aquellos dispositivos de almacenamiento porque el propio Sergio Ríos quizá sí había dado con ellos y se los había dado a otro comisario implicado en este asunto, Andrés Gómez Gordo, persona considerada próxima a la que era secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Hasta el momento, ocho policías están imputados en esta séptima pieza: además de Villarejo, García Castaño, Pino y Gómez Gordo, se investiga al que fuera jefe de la Unidad de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas, a los inspectores José Ángel Fuentes Gago y Bonifacio Díaz Sevillano y al propio Ríos, que ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía después de participar en este operativo. - D.N.

el dato

Imputación. Con esta declaración el juez y el fiscal deben decidir si citan a declarar en calidad de investigado al exsecretario de Estado de Interior, una medida que no se ha acordado hasta el momento al no disponer de pruebas suficientes que le incriminaran.