La ultraderecha frena un nuevo batacazo del PP

Los populares recuperan plazas emblemáticas, pero pierden 8 de sus 21 capitales pese al apoyo de Cs y Vox

El PSOE se impone en 20 de las 52 capitales del Estado, en Burgos y Huesca de forma inesperada

09.02.2020 | 15:08
Los ayuntamientos del cambio sufren un duro revés al mantenerse solo en Barcelona, Cádiz y Valencia

Los populares recuperan plazas emblemáticas, pero pierden 8 de sus 21 capitales pese al apoyo de Cs y Vox.

madrid - Los pactos con Cs y Vox permitieron ayer al PP salvar parte del poder municipal y recuperar plazas emblemáticas como Madrid y Zaragoza, además de Málaga y Murcia, aunque pese a ello sufrieron una nueva derrota al perder ocho capitales de provincia y pasar de liderar 21 a 13.

En la jornada de ayer no faltaron sorpresas como en Burgos y Huesca donde, pese a acuerdos cerrados, las alcaldías acabaron en manos del PSOE, que lideran al menos 20 de las 52 capitales del Estado, a falta de saber qué ocurre con León y Segovia.

Si en Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida se hizo con la Alcaldía tras un acuerdo in extremis con Vox, en Zaragoza, su colega de partido, Jorge Azcón, se la arrebató a las confluencias, como estaba previsto.

La sorpresa se dio en Burgos, donde dos concejales de Vox facilitaron la investidura del socialista Daniel de la Rosa al votar su propia candidatura en lugar de la de Cs, como les había ordenado la Ejecutiva nacional.

Precisamente, el concurso de Vox fue determinante en la investidura de alcaldes de derechas, aunque su papel en estos gobiernos se definirá en los próximos 20 días, según anunció la formación, que cuenta con seis alcaldías, todas de pequeños municipios.

Un voto en blanco anónimo (que Vox y Cs aseguran no haber emitido) dio en Huesca la alcaldía al socialista Luis Felipe contra todo pronóstico, ya que hasta el último minuto estaba previsto investir a la popular Ana Alós.

En Melilla, el único diputado de Cs, Eduardo de Castro, se convirtió en presidente de la ciudad autónoma con el apoyo de Cs por Melilla y del PSOE, arrebatando la presidencia a Juan José Imbroda, que desempeñaba el cargo desde julio de 2000. Tras perder la votación, Imbroda, que dedicó un mal gesto a su sucesor, anunció que renunciará a su acta de diputado en la Asamblea y tachó a De Castro de "sinvergüenza", "amoral" y "traidor".

continuidad Sigue en Barcelona la líder de los comunes, Ada Colau, tras aceptar los votos del PSC y los tres concejales independientes de Manuel Valls, pese a que ERC fue la lista más votada. Por contra, el partido independentista arrebató al PSC las alcaldías de Lleida y Tarragona, mientras que Girona continúa en manos de JxCat.

Los pactos a tres bandas (PP, Cs y Vox) no surtieron efecto en Castilla-La Mancha, donde los de Albert Rivera optaron por los socialistas para repartirse el mandato (dos años cada uno) en Albacete y Ciudad Real, mientras que Cuenca, Toledo y Guadalajara el PSOE gobernará en solitario.

Por primera vez, Cs se impone en las alcaldías de Granada y Palencia, y en Badajoz repite la fórmula de la alternancia, pero esta vez con el PP.

Los ayuntamientos del cambio de la pasada legislatura sufrieron ayer un serio revés ya que solo se mantienen los de Barcelona, Cádiz y Valencia.

El PNV asienta sus feudos en las tres capitales vascas y se impone en la mayoría de municipios de la CAV; CC cae en Santa Cruz de Tenerife, que pasa al PSOE; el BNG persiste en Pontevedra, y Democracia Ourensana se impone en Ourense, pese a ser la tercera fuerza en las elecciones y a cambio de dar al PP la Diputación.

La jornada de constitución de los más de 8.100 ayuntamientos se desarrolló con normalidad salvo en Sabadell, donde varios concentrados a las puertas del Ayuntamiento intentaron entrar en el consistorio para protestar por el apoyo que Podem le dió al PSC para que Marta Farrés fuera elegida alcaldesa. También en las puertas del Ayuntamiento de Barcelona, varios concentrados abuchearon a Ada Colau antes de la investidura.

En Vigo, donde el PSOE con Abel Caballero obtuvo mayoría absoluta, un bombero se quemó a lo bonzo -equipado con un traje ignífugo-, frente al Ayuntamiento para exigir nuevas contrataciones en la plantilla.

También como nota anecdótica, en Elda (Alicante), población que acogió la última sede del gobierno republicano, la emblemática vara de Manuel Azaña protagonizó la investidura del socialista Rubén Alfaro.

Quedan ahora pendientes de constituir algunos ayuntamientos sobre los que pesan contenciosos electorales y que, según la ley, se deberán conformar el 5 de julio. Entre ellos están los ayuntamientos de León, sobre el que pesa un recurso de PP y Vox para un nuevo escrutinio, y Segovia, donde Cs ha interpuesto un contencioso por un supuesto error en el recuento que, de resolverse a favor, podría suponer un cuarto concejal para la formación naranja. - Efe