El PSN pide “pasar página” tras los ayuntamientos, pero insiste en una Mesa sin Bildu

ÁBALOS VUELVE A ANTEPONER EL INTERÉS DEL | Gobierno central al de Navarra

09.02.2020 | 15:35
Ramón Alzórriz, secretario de Organización del PSN.

pamplona - Ante la sesión de apertura de la nueva legislatura mañana en el Parlamento de Navarra, el PSN pretende obtener la presidencia de la Cámara y dejar fuera a EH Bildu. Así lo dijo ayer el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, antes de la reunión con Geroa Bai, Podemos e I-E: "Las negociaciones tienen que ir en buen tono y reflejar en la Mesa del Parlamento la pluralidad del futuro gobierno que pretendemos". Estas declaraciones fueron hechas en la Cadena Ser, donde también propuso "pasar página" tras la constitución de los ayuntamientos, porque según opinó "todos los partidos nos podemos sentir agraviados". Según Alzórriz, otros tendrían que hacer autocrítica y darles a los navarros "lo que han pedido, un gobierno progresista liderado por el PSN". Cuestionado por el motivo que les había llevado a no apoyar a los candidatos de Geroa Bai en Egüés y Zizur respondió preguntando por qué no les habían apoyado a ellos en Pamplona, Burlada, Berriozar, Barañáin o Ansoáin. "El PSN ha sido fiel a lo que dijo. No íbamos a dar nuestros votos a Navarra Suma ni a EH Bildu y hemos optado por formar gobiernos progresistas".

Respecto al escenario que se plantea de cara a la negociación de un gobierno, Alzórriz dijo que "la ciudadanía tiene que estar tranquila y confiada porque va a haber una determinación clara" para dar a Navarra un gobierno progresista y plural "liderado por el PSN". Ese es el objetivo que consideró deben tener todas las fuerzas llamadas a negociar, "ponernos de acuerdo empezando por la mesa y siguiendo por el Gobierno".

Declaraciones que realizó ayer, unas horas antes de su reunión con Geroa Bai, Podemos e I-E en lo que fue el inicio de los encuentros para formar la mesa del parlamento y sobre el que no quiso hacer valoraciones. Negociaciones que, señaló antes de la reunión, "deben "ir en buen tono" y que, afirmó, deben desembocar en una mesa que refleje "la pluralidad que queremos para el futuro gobierno y ese gobierno que pretendemos liderar tiene que ser prevalente en la mesa". En este sentido, Alzórriz recordó que hace cuatro años su partido se quedó "fuera de la mesa y entonces no se pusieron tantos agobios porque se quedara fuera el PSN". Ahora, sin embargo, subrayó que quien tiene que liderar la Mesa y el Gobierno son los socialistas navarros. Aunque reconoció que cuando se negocia hay que "ceder en algunos términos", pero también apuntó que "en otros asuntos tendrán que ceder los otros".

"primando el interés de españa" Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, fue de nuevo ambivalente en su respuesta a si barajan sacar la investidura gracias a la abstención de los dos diputados de UPN, que exigen a cambio que los socialistas navarros renuncien a intentar un gobierno alternativo y permitan que gobierne la lista más votada, Navarra Suma, que conforman UPN, PP y Ciudadanos. Ábalos se limitó a insistir en que en la constitución de los ayuntamientos se ha visto que no ha habido "ningún intercambio de cromos" entre el PSN y EH Bildu, y puso en valor cómo en Pamplona y en otros municipios, los socialistas navarros han permitido que gobierne la lista más votada.

Preguntado por si en Navarra van a renunciar a que la líder del PSN, María Chivite, se presente a la investidura -necesita la abstención de Bildu para superar la votación-, Ábalos se limitó a señalar que la situación no ha cambiado, en el sentido de que la línea roja establecida por el PSOE, y compartida por el PSN, es que "no puede haber acuerdos con Bildu ni por acción ni por omisión". Es decir, que una posible abstención de Bildu no puede tener ninguna contrapartida. Ahora bien, indicó que, en lo que a la constitución de los Gobiernos autonómicos se refiere, el PSOE "actuará con rigor, con la mayor coherencia posible, primando siempre el interés general de España sobre cualquier otro interés partidista".

Un gobierno, el de España, que según dijo pretenden conformar a la mayor rapidez posible, presentando la investidura de Pedro Sánchez "en breve", tenga o no tenga amarrados antes todos los apoyos que le garantizarían superar la votación. Así lo expresó el secretario de Organización del PSOE, quien contempla el escenario de que haya votos que se decidan "en ese momento" mismo del debate de investidura.