Navarra y la CAV se preparan para sufrir los "daños colaterales" de la cumbre del G7 en Biarritz

La recomendación es evitar el paso por Irun y elegir como alternativa Valcarlos y Dantxarinea si es imprescindible cruzar la frontera

10.02.2020 | 00:48
Operarios del ejército norteamericano trabajan en un helicóptero que han descargado este martes de un avión militar de grandes dimensiones que ha aterrizado en el aeropuerto de Hondarribia.
Un gendarme pide identificarse a varios turistas en la muga. En el vídeo, rueda de prensa de Javier Remírez

La recomendación es evitar Irun y elegir como alternativa Valcarlos y Dantxarinea si es imprescindible cruzar.

PAMPLONA. Resignación es la palabra que mejor define el ánimo con el que Navarra y la CAV se disponen a soportar los "daños colaterales", en forma de kilométricos atascos de tráfico, previstos en el territorio a raíz de la cumbre que el G7 celebrará en la localidad de Biarritz del 24 al 26 de agosto.

La recomendación es evitar el paso por Irun y elegir como alternativa Valcarlos y Dantxarinea si es imprescindible cruzar la frontera. La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, Fenadismer, expresó su "preocupación" por las "graves afecciones" y pérdidas "millonarias" que provocará esta cumbre en la muga de Irun, por la que transitan diariamente más de 10.000 camiones.

El Gobierno de Navarra recomienda a toda la ciudadanía y al sector profesional del transporte que posponga hasta al menos el próximo martes 27 de agosto cualquier desplazamiento previsto entre la Comunidad Foral e Iparralde, en ambos sentidos, dadas las afecciones al tráfico que los gobiernos de España y de Francia prevén desde este jueves 22 y hasta el lunes 26 inclusive en todas las carreteras fronterizas al coincidir la operación de tráfico de fin de verano y las medidas de seguridad adoptadas con motivo de la Cumbre del G-7 que se celebrará durante todo el fin de semana en la localidad labortana de Biarritz.

En el caso de los viajes impostergables en turismo, la recomendación es utilizar la carretera N-135 Pamplona ? Francia por Luzaide / Valcarlos. Para el tráfico pesado, la recomendación para quienes no puedan esperar es utilizar el paso fronterizo de la Jonquera (Girona), en el corredor mediterráneo entre España y Francia.

Estas son las principales consideraciones que el vicepresidente Javier Remírez ha trasladado tras la Sesión de Gobierno celebrada hoy a los medios de comunicación. Remírez, en calidad de consejero de Interior, ha dado cuenta hoy al Ejecutivo Foral de la creación ayer martes de un grupo de trabajo interdepartamental con el fin de gestionar las consecuencias en la Comunidad Foral de la Cumbre del G-7 que va a tener lugar en Biarritz. En el grupo participan las y los directores generales de Interior, Amparo López; de Transportes, Berta Miranda; de Comunicación y Relaciones Institucionales, Pablo Roncal; de Transformación Digital, Guzmán Garmendia (competente en materia de telecomunicaciones); representantes del Servicio de Navarro de Salud ? Osasunbidea; y el jefe de la Policía Foral, Juan Carlos Zapico.

El grupo de trabajo tiene por objeto estudiar y hacer un seguimiento continuo de las consecuencias de la Cumbre en los aspectos de seguridad y emergencias de las localidades limítrofes, así como del tráfico rodado en la Comunidad Foral de Navarra. Dicho grupo y sus responsables están trabajando de manera coordinada con responsables de seguridad y tráfico del Gobierno Vasco y del Gobierno Central. Igualmente, ya a nivel operativo, la Policía Foral se está coordinando igualmente con Guardia Civil, Policía Nacional, Ertzaintza y Gendarmeria Francesa.

Escenarios posibles para las carreteras navarras

Desde mañana jueves, la señalización electrónica de las carreteras y autovías navarras, también en los puntos de acceso desde el sur a Navarra, ofrecerá estas recomendaciones e irá informando permanentemente de la evolución del tráfico en la zona fronteriza. Asimismo, tres patrullas de tráfico de la Policía Foral trabajarán en turnos de mañana, tarde y noche en la regulación y apoyo al tráfico en tránsito, con el apoyo de otra veintena de patrullas policiales de las comisarías de Altsasu / Alsasua, Elizondo (Baztan), Sangüesa / Zangoza y Pamplona / Iruña para las actuaciones concretas que sean precisas en sus áreas de influencia.

La Policía Foral, además, a través de su cuenta de Twitter @policiaforal_na ofrecerá información permanente sobre las afecciones de tráfico en la red foral de carreteras durante todo el fin de semana; y tanto la web de carreteras.navarra.es como el tfno. de información 848-42 35 00 informarán de los cortes y embotellamientos que puedan surgir. La información sobre el paso a Iparralde por la localidad guipuzcoana de Irun podrá consultarse en la web www.trafikoa.eus.

Cabe recordar que el último fin de semana de agosto es una fecha que tradicionalmente provoca largas retenciones en el paso fronterizo de Irún, con colas de hasta 14 kilómetros en 2018, por citar un ejemplo. Con los problemas que por añadidura puede provocar el dispositivo de seguridad que rodea a la Cumbre de Biarritz, el Gobierno Vasco, competente en materia de tráfico, ha acordado restricciones preventivas al tráfico pesado y de mercancías para esas fechas.

Además, baraja escenarios alternativos de cortes puntuales o totales de tráfico en la Comunidad Autónoma Vasca, que podrían afectar a las carreteras navarras, especialmente en Altsasu / Alsasua (Autovía del Norte A-1 y Autovía de la Sakana A-10), Leitza (A-15, Autovía de Leitzaran) y Bera (N-121-A, Pamplona ? Francia por Behobia).

En este sentido, y en colaboración con la Ertzaintza y la Gendarmeria Francesa, Policía Foral y Guardia Civil trabajarán para, además de regular el tráfico propio de Navarra con dirección al país galo, los desvíos que puedan arbitrarse desde la CAV discurran con fluidez hasta la capital navarra, donde se habilitarán bolsas de aparcamiento en los polígonos industriales habituales o se ofrecerá al tráfico pesado la opción de continuar viaje por la Autopista de Navarra (AP-15) hacia el corredor mediterráneo.

La Dirección General de Interior también baraja habilitar, si la situación lo requiere, otras bolsas de aparcamiento en las zonas contiguas al corredor de la Autovía del Norte (A-1), en Alsasua, y en la N-121-A, en los municipios del Valle del Bidasoa. Y está en contacto con las asociaciones colaboradoras por si hubiera que asistir a estos viajeros y transportistas.

La atención sanitaria de las zonas limítrofes, garantizada

Por su parte, el Servicio Navarro de Salud ? Osasunbidea garantiza la normal prestación de los servicios habituales de los centros de salud y consultorios de las zonas limítrofes con Francia, así como de los servicios extrahospitalarios de urgencias de estos enclaves durante el fin de semana.

Salud está en contacto tanto con Osakidetza (Servicio Vasco de Salud) como con el Hospital de Bayona para coordinar y garantizar las derivaciones hospitalarias ordinarias que por cercanía se realizan desde localidades navarras a hospitales guipuzcoanos y al mencionado de Bayona.

Asimismo, en previsión de escenarios de dificultades importantes para los desplazamientos en las localidades limítrofes con Francia, la Sala de Coordinación 112 hará uso de los helicópteros para el traslado a centros sanitarios y hospitalarios de pacientes graves que, en otra situación, serían evacuados en ambulancia.

Finalmente, cabe señalar que la Dirección General de Transportes ha abierto un canal permanente de comunicación con las principales asociaciones del sector para que la información con los profesionales fluya bidireccionalmente y con rapidez.

AFECCIONES Los ciudadanos de Gipuzkoa, los más afectados por las rigurosas medidas de seguridad adoptadas en el país vecino cruzan además los dedos para que la "contracumbre" organizada de forma paralela por dos plataformas alternativas en la ciudad fronteriza de Irun (Gipuzkoa) y que arranca este miércoles se desarrolle sin incidentes.

A pesar de que los responsables de ambos colectivos ("G7 Ez" y "Alternatives G7") han garantizado el carácter "pacífico" de sus actividades a ambos lados de la frontera y de la manifestación entre Hendaia e Irun que constituirá su acto central, las imágenes de las recientes protestas de los denominados "chalecos amarillos" en el país vecino están aún cercanas en las retinas.

Esta circunstancia, unida a posibles amenazas terroristas han llevado al Gobierno francés a cerrar el aeropuerto de Biarritz durante la cumbre y a realizar controles en la frontera, además de limitar el tránsito de vehículos pesados y blindar estos días la turística localidad vascofrancesa con accesos restringidos que no han resultado del agrado de muchos vecinos ni de algunos comerciantes galos.

Los ministros del Interior de España, Fernando Grande-Marlaska, y de Francia, Christophe Castaner, se reunieron ya el pasado julio en la comisaría de la Gendarmería gala en Hendaia para cerrar los últimos aspectos de coordinación del dispositivo de seguridad de la cumbre, en la que se prevé la participación de 24 delegaciones y más de 4.000 personas.

Las fechas elegidas para la reunión de los más altos representantes de los siete países más industrializados del mundo (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Japón, Italia y Canadá), coinciden con la Operación Retorno de vacaciones, lo que ha llevado a las autoridades vascas y a la Dirección General de Tráfico a colaborar en un plan de actuación ante los distintos escenarios posibles.

Los atascos en las carreteras que discurren hacia la frontera parecen estar garantizados en estas fechas ya que, incluso sin la celebración de eventos como la cumbre del G7, las colas se repiten cada año debido al regreso de turistas que han pasado sus vacaciones en España y Portugal y de ciudadanos magrebíes que vuelven desde el norte de África.

El año pasado, en un fin de semana similar, los pasos fronterizos guipuzcoanos de Behobia, Biriatou y el Puente de Santiago, junto al navarro de Dantxarinea, soportaron una intensidad del tráfico en dirección a Francia que superó los 200.000 vehículos y provocó retenciones de hasta catorce kilómetros.

Por ello, incluso el Ayuntamiento de San Sebastián, distante 50 kilómetros de Biarritz, y el más cercano de Irun han hecho ya una "previsión" para "habilitar espacios" que permitan "dar respuesta" a un eventual cierre de la frontera francesa que pudiera dejar a conductores y personas "colgados" en este lado de la frontera.

Pese a que las colas de tráfico aún no han sido significativas, aunque este martes alcanzaron ya los siete kilómetros, los guipuzcoanos ya han comenzado a notar las primeras incidencias de la cumbre ya que, desde el pasado domingo la estación que Euskotren tiene en Hendaia permanece cerrada hasta el próximo 26 de agosto.

Además, los vecinos de la zona habituados a cruzar sin restricciones la frontera en sus paseos cotidianos ya ven limitados sus movimientos por las identificaciones que se les requiere al pasar de uno a otro país, mientras que los comerciantes de Irun más próximos a los pasos fronterizos se enfrentan con recelo a una posible disminución de su clientela en unas de fechas en las que habitualmente se produce un mayor número de ventas.

noticias de noticiasdenavarra