Los partidos navarros apelan a la "serenidad" y el "diálogo" en Catalunya

La presidenta María Chivite condena los disturbios y pide "templanza y prudencia"

Koldo Martínez señala que Geroa Bai "no desea para Navarra la situación de Catalunya" y tacha de "lamentable" que Esparza "acuse de lo contrario"

10.02.2020 | 07:58
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite

Chivite condena los disturbios en Catalunya y pide "templanza y prudencia" - Koldo Martínez señala que Geroa Bai "no desea para Navarra la situación de Catalunya" y tacha de "lamentable" que Esparza "acuse de lo contrario".

PAMPLONA. La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha condenado este jueves la violencia en Catalunya y ha apelado a la "serenidad" y a la "convivencia". "No es responsable alimentar los discursos del odio ni alimentar los discursos de la confrontación", ha manifestado.

En declaraciones a los medios de comunicación, Chivite ha señalado que "la violencia nunca es una vía de solución", por lo que ha hecho un llamamiento a que todas las fuerzas políticas condenen los episodios de violencia ocurridos en Catalunya.

La presidenta de Navarra ha manifestado que "no es responsable alimentar los discursos del odio ni alimentar los discursos de la confrontación", por lo que ha pedido "templanza, prudencia y serenidad".

Según ha dicho, "ya oímos ayer al presidente del Gobierno de España no descartando ningún escenario, pero tan importante es la medida que se tome como el momento en el que se tome". "Ahora toca serenidad, prudencia, templanza y mucha moderación", ha insistido.

"Frente a los que quieren respuestas más radicales, el presidente apeló a la serenidad y a la moderación", ha añadido María Chivite, quien se ha mostrado partidaria de "bajar ese nivel de crispación, de tensión que se está viviendo".

El portavoz parlamentario de Navarra Suma, Javier Esparza, ha trasladado su apoyo al Gobierno de España y "la exigencia de firmeza" con el fin de poder "garantizar los derechos y libertades".

En declaraciones a los periodistas antes del inicio del pleno del Parlamento, ha indicado que la respuesta del Gobierno de España debe ser "sin medias tintas, de forma proporcional, serena y contundente si es necesario", en relación a la aplicación del artículo 155.

También ha llamado a los políticos independentistas a paralizar esta situación que "han provocado".

A su vez, ha apuntado que la convivencia en Catalunya "está siendo alterada por los de siempre" y ha condenado "las actitudes violentas y fascistas que buscan romper esta convivencia" y que, ha asegurado, "están recortando derechos".

Por otro lado ha agradecido a "Mossos, Policía Nacional y fuerzas policiales locales" que hayan garantizado la convivencia "dando respuesta a lo ocurrido".

Por último, ha señalado que "el nacionalismo supone ruptura" y ha apuntado como "poco halagüeño" escuchar en Navarra a formaciones políticas "que apoyan a los políticos catalanes que han llevado a Cataluña a esta situación".

El parlamentario de Geroa Bai Koldo Martínez ha señalado que su formación "no desea para Navarra la situación de Catalunya" y ha tachado de "lamentable" que el portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, "acuse a Geroa Bai de lo contrario".

En relación a los hechos ocurridos en Catalunya, ha mostrado su "condena y rechazo" y ha señalado que "la violencia nunca soluciona nada en los problemas políticos".

En este sentido, en declaraciones a los periodistas antes del inicio del pleno del Parlamento, ha considerado que "la aplicación del 155 sería echar gasolina al fuego".

A su vez, se ha mostrado partidario de buscar "soluciones y planteamientos bilaterales" ya que "la única salida a los problemas políticos es la política", por lo que ha instado a todas las partes a "buscar negociación y acuerdo".

En vista de los resultados electorales del 10-N, ha señalado que "es posible" que la sentencia del 'procés' "tenga su repercusión en los resultados electorales".

Por último, ha indicado que "la única" alternativa "para Catalunya y también para Navarra" es "la moderación".

La parlamentaria de I-E Marisa de Simón ha hecho un llamamiento al Gobierno en funciones para que "tome medidas" en Catalunya, al tiempo que ha descartado que el 155 sea la solución, puesto que "su aplicación ha llevado a la situación actual".

Ha lamentado lo ocurrido en Catalunya tras la sentencia del procés, pero ha señalado que se trata "de la crónica de una muerte anunciada", puesto que "no se debería haber convertido un problema político en un problema jurídico".

Sobre ello, ha indicado que "ha habido una incapacidad clara en particular del Partido Popular" a la hora de buscar soluciones, ante una situación en la que "los independentistas, una parte minoritaria, ha querido imponerse a otra parte de la población catalana".

En este sentido, también ha indicado que su formación "no apoya las reivindicaciones ni pretensiones de los independentistas catalanes" pero tampoco "apoya la aplicación del 155" y ha señalado como solución la creación de "una tercera República federal".

Sobre los efectos de esta situación en el 10N, ha acusado "a la extrema derecha y a las derechas en general" de "intentar sacar rédito político", al tiempo que ha señalado que "en ocasiones, los extremos coinciden en sus objetivos".

Por último, ha defendido que "el acuerdo y el diálogo" son las vías por las que tanto "el Gobierno del Estado como el catalán" puesto que sin diálogo "no se puede dar solución" a los hechos actuales.

El parlamentario de Podemos Ahal-Dugu Mikel Buil ha señalado como solución la "creación de una mesa de partidos, donde el diálogo esté por delante", tal y como ya propuso el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

En este sentido, ha indicado a los periodistas que "todas las recetas de la derecha han fracasado estrepitosamente" y, además, la "judicialización del conflicto solo ha inflamado la situación".

A su vez, ha señalado como "irresponsable" pedir la aplicación del 155 ni aplicar la ley de seguridad, puesto que "los Mossos están colaborando con la Policía Nacional".

Por último, ha apuntado que "la situación en Cataluña se convierte en un arma electoral" que, ha añadido, "hace que no veamos los verdaderos problemas del país", como la "creciente precariedad o las marchas de los pensionistas".