Masiva movilización del soberanismo catalán

Miles de personas claman en Barcelona por la libertad de los líderes del 1-O condenados
Exigen al Govern y al Parlament una “respuesta política a la altura del momento”

10.02.2020 | 10:42
Cabecera de la manifestación, que congregó ayer a miles de personas, a su paso por la calle Marina de Barcelona.

Miles de personas claman en Barcelona por la libertad de los líderes del 1-O condenados.

barcelona - El soberanismo catalán volvió a protagonizar ayer una multitudinaria movilización en Barcelona, para exigir la libertad para los líderes independentistas condenados por el Tribunal Supremo y para reclamar al Govern y al Parlament una "respuesta política" que esté "a la altura del momento".

La cifra total de asistentes a la manifestación, de dos kilómetros y medio a lo largo de la calle Marina, fue motivo de polémica entre las entidades organizadoras y el Ayuntamiento de Barcelona.

Según la Guardia Urbana, la movilización convocada bajo el lema "Libertad" congregó a unas 350.000 personas -por debajo de las 525.000 que calculó en la manifestación de la semana pasada-, cifra que el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, consideró "inadmisible" y "una vergüenza" y que atribuyó al teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento, Albert Batlle, que milita en Units per Avançar y está integrado en el grupo municipal del PSC. "Pediremos explicaciones", aseguró Mauri, que recordó que el 11 de noviembre de 2017 el soberanismo también llenó la calle Marina para protestar por el encarcelamiento de los líderes del procés, y entonces la Guardia Urbana habló de 750.000 personas.

La manifestación reunió al conjunto de fuerzas independentistas, desde JxCat y ERC hasta la CUP, y a ella acudieron, entre otros, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el presidente del Parlament, Roger Torrent. "Iremos tan lejos como el pueblo de Cataluña quiera", dijo Torra al inicio de la marcha. "Hoy volveremos a demostrar que aquello que une a la mayoría de la sociedad catalana es la libertad, la amnistía y el referéndum, y que no pararemos hasta conseguirlo", aseguró a su vez Torrent.

Pese a que la ANC, Òmnium y el resto de entidades convocantes habían hecho una apelación también a los "no independentistas" a unirse a la movilización para protestar contra la sentencia del procés, la cúpula de los comunes no estuvo presente y solo se vieron dirigentes a título individual, como la portavoz de Catalunya en Comú Podem en el Parlament, Susanna Segovia.

Al final de la manifestación, desde el escenario instalado junto a la avenida Icària, representantes de las entidades organizadoras leyeron un manifiesto en el que, además de reivindicar la "unidad" y el carácter "no violento" del movimiento independentista, exigieron al Govern y al Parlament que den "urgentemente una respuesta política e institucional a la altura del momento histórico".

"Ante este ataque sin precedentes en democracia", señalaba el manifiesto, hacen falta desde las instituciones "propuestas políticas que recojan el clamor" de las manifestaciones.

banderas y pancartas Los manifestantes exhibieron numerosas banderas estelades y pancartas con eslóganes como "La prisión no es la solución", "Basta de represión", "Amnistía" o "Spain, sit and talk" ("España, siéntate a hablar") y, al final de los parlamentos, cuando ya oscurecía, muchos encendieron sus móviles para proyectar luz, como se hizo en la movilización de noviembre de 2017.

"Gracias a todos los que hoy de manera masiva, pacífica y reivindicativa habéis hecho oír vuestra voz para defender la libertad de los presos políticos, el derecho a la autodeterminación y la independencia de Cataluña", escribió desde Twitter el exconseller preso Jordi Turull.

Entre los asistentes a la marcha se encontraba el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, quien afirmó que "toca hacer política" en favor del proceso de independencia de Catalunya y advirtió que el "adversario es muy poderoso y empleará todas sus herramientas" pero "hay que continuar". "El futuro es hacer política, diálogo, negociación y ser firmes", señaló Rufián.

El número dos de la CUP al Congreso por Barcelona, Albert Botran, afirmó que "la gente está cansada de un Estado que ante los problemas políticos solo responde con represión". Bortran declaró que la manifestación independentista en Barcelona era "masiva" porque "la gente está cansada" y está a la "altura" para "dar una respuesta" a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el procés. "Quien no ha estado a la altura ha sido el Govern de la Generalitat", que ha "participado en la represión" de todas las movilizaciones y manifestaciones de las últimas semanas, sostuvo.

La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, afirmó, por su parte, que "a más represión, más movilización" de los independentistas catalanes.

Paluzie criticó el "mensaje del Estado español con la represión en las últimas semanas". La presidenta de la ANC aseguró que el Gobierno español pretende que las organizaciones independentistas abandonen la lucha por la autodeterminación e independencia.